Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El cine más emocionante posible. Dolor y amor en estado puro.

Por Javier Morales

El secreto de sus ojos, 2009

Desde ya, una de mis películas favoritas de todos los tiempos, El secreto de sus ojos se me desvela como un batiburrillo de emociones incesante de dos horas, y eso, amigos de Master card, sí que no tiene precio.

Adaptando una novela de Sacheri, récord en ventas allende los mares, la película gira alrededor de dos ejes conectados que reflexionan sobre cosas tan grandes como el amor, así con mayúsculas, la pasión, la venganza y la justicia de manera absolutamente brillante y deslumbrante. Nada sobra en la cinta. Nada falta. Y nada queda sin sujetar.

El secreto de sus ojos pasa sin ningún tipo de complejo ni miramiento del momento desternillante a la más pura de las emociones dejando al espectador sin resuello, feliz, que no complacido, y sobresaltado. Los actores, en absoluto estado de gracia dan una lección de interpretación pura, de esa que sale de las entrañas y duele al espectador imbuído por completo ya no en la trama, sino en la subtrama, en el trasfondo… En serio, no recuerdo haber experimentado sensaciones iguales jamás, y mira que he tragado cine de todo tipo. Soledad Villamil, de infarto, habla más con los ojos que con la boca, milagro foniatra donde los haya, y Pablo Rago encarna uno de esos personajes que merecen, sin duda alguna, pasar a los anales de la historia del cine, de ese cine que se deja querer casi sin planteárselo, de ese cine que cada vez abunda menos.

elsecretodetusojos2

Y ahora, horas después de haberla visto, de haberla disfrutado, sé que tiene momentos, secuencias, instantes que nunca voy a olvidar. Para muestra un botón. Un abotonamiento mas bien:

- Una máquina de escribir que no teclea las aes en palabras tan sustanciales como el verbo amar.
- Una secuencia, arranque-acercamiento al estadio de fútbol, de lo mejor que se ha rodado jamás.
- Unos ojos que demuestran amor puro, sin el lastre que supone lo obligado y cotidiano.
- La sencillez de lo cómico y lo cruel.
- Dos historias de amor en paralelo, marcadas por la pasión interrumpida, una sin solución y la otra quién sabe.
- El final más romántico, emocionante, clásico y alentador que recuerdo.
- El paso de la risa al llanto tan bien planeado, dirigido.
- Dos horas de goce y satisfacción absoluta. Brillante.

Nunca he sido fan de Campanella, desde su debut con El niño que gritó puta, y tampoco de su trilogía improvisada de lágrima fácil que ahora me veo obligado, obligadísimo a revisar, pero su estreno en el cine negro me parece lo más fresco, amable, profundo y perfecto de los últimos años. Una obra maestra de visión necesaria. Obligatoria.

Hablar de lo mejor y lo peor sería redundante. Todo y nada. Con eso basta.

Comentarios

  1. Lourdes lueiro

    Maravillosa crítica para una de mis películas favoritas, pronto podrás leer mi crítica en esta misma página, pero desde luego mis palabras son muy parecidas a las tuyas, como tú dices nada sobra y nada falta, es cine puro, una tremenda obra maestra. Saludos

  2. JESUS PALACIO ROLLÁN

    Sensacional crítica. Con decir que me he emocionado y me dispongo a verla otra vez te digo todo.
    Genial.
    Felicidades.

  3. RAMON

    ACABO DE VERLA Y ME PARECE QUE NO TE FALTA UNA SOLA PALABRA EN TU CRÍTICA.
    FELICIDADES POR ELLA.
    RAMON.

Escribe un comentario