Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El cine cincuentero de la mano de Antonio Del Amo

Por Enrique Fernández Lópiz

Día tras día es una película de género social de 1951 que se ve con agrado. En los años cincuenta, en España era prácticamente imposible hacer cine neorrealista. Sin embargo, este film que ahora me convoca, cuenta una historia valiente, que se atreve a sacar la cámara a la calle y a contar lo que puede observarse en ese entorno natural-urbano, los problemas reales de una juventud que aun no teniéndolo nada fácil, lucha para labrarse un futuro y conseguir sus ansiadas metas. Entre otras, el padre José intenta enderezar la vida de dos feligreses de la parroquia del Rastro, Anselmo y Ernesto, en tanto una muchacha, Luisa, se enamora de este último.

El director Antonio del Amo (1911-1991) fue una figura paradójica de nuestro cine, como afirma Luis E. Parés, porque todo el mundo lo reconoce como el autor de las películas de Joselito (El pequeño ruiseñor, 1956; Saeta del ruiseñor, 1957; El ruiseñor de las cumbres, 1958; Escucha mi canción, 1959; o, Bello recuerdo, 1961); y también películas de Antonio Molina o Raphael. Pero no era éste el cine que realmente le interesaba o le inspiraba. Estas obras sencillas a mayor gloria de Joselito y Cia., las hacía para subsistir. Tenemos que saber que en los años cuarenta, cuando empezó su carrera en el cine, Del Amo ya llevaba casi veinte años trabajando en este campo. Por ejemplo, trabajó a las órdenes de Buñuel como “chico para todo”, y este cúmulo de experiencia le sirvió de mucho. Interesante es conocer que durante la guerra civil española, Del Amo era de ideología comunista, y en el bando republicano hizo diferentes documentales para el frente republicano. Estos antecedentes le llevarían a la cárcel, de la cual lo saca su mejor amigo, Rafael Gil. Gil, productor y director de cine que lo contrata como ayudante de dirección. Así empezó a hacer cine en la línea de Rafael Gil, comedias humanistas (Cuatro mujeres, 1947); esta obra es la última película de esta primera etapa de su filmografía.

dia-tras-dia-2

Buen guión de guion Juan Bosch y Antonio del Amo, adaptación de una historia de Ignacio RubioJuan Bosch. Música correcta de Jesús García Leoz y una fotografía en blanco y negro excelente de Juan Mariné.

Estamos ante una película emblemática de lo que fue el cine español de los años cincuenta, pues el de los años cuarenta, en plena penuria de postguerra, el cine estaba volcado en transmitir ideología, o era negacionista y escapista de la cruda realidad que se vivía, o buscaba hacer comedias para que el público olvidara sus problemas. Pero el cine de los cincuenta tuvo como propósito reflejar los problemas sociales y humanos desde un abordaje realista. Este film es un ejemplo de un cine en el cual por vez primera se transmite ese afán neorrealista de mostrar las calles y sobre todo los problemas genuinos de la juventud de aquellos años. Es un realismo que está en la trama y también en la manera de rodar. En la trama porque por vez primera se centra en un aspecto que después sería muy contado: el de las dificultades de los jóvenes para labrarse un futuro digno. Esto se ve a las claras en los personajes y también en el mundo exterior del Rastro y barrios reconocibles de Madrid, zonas muy pobladas en que la gente no se da cuenta que la cámara rueda, con tintes de documental incluso. Rodar en la calle es siempre una tarea ardua y esta cinta abunda en ello y lo logra con notable éxito.

Así pues, describe muy bien la vida de los barrios de la gran ciudad de Madrid de la época, lugares emblemáticos con sus variopintos personajes tratando de sacar algunas monedas para ir tirando lo mejor posible el “día a día” en aquel contexto paupérrimo.

En el reparto destaco a un protagonista que es un actor que habitualmente hacía de secundario, Mario Berriatúa. Berriatúa no acababa de cuajar como galán, que es lo que pretendía, quizá por su forma sobria y recogida en su forma de interpretar, como apunta Parés. Sin embargo había hecho papeles secundarios muy importantes con José Luis Sáez de Heredia. Pero aquí es el personaje central sobre cuyos hombros pivota toda la trama, personaje atormentado, acorde a su estilo actoral. Y junto a él tenemos a unos secundarios estupendos como María de Leza, descubierta por Del Amo. José Prada, en un papel que le encaja muy bien, como sacerdote bueno y redentor que ayuda a los jóvenes. Y un jovencísimo Manuel Zarzo, que con sus dieciocho años interpreta su primer papel en el que ya demostraba su fuerza y su carácter actoral, y que sabía interpretar sentida y verazmente. De manera que buenas interpretaciones a las que se añaden otros artistas excelentes como con Jacinto San Emeterio, Julio F. Alyman, Antonio Barta, Benito Cobeña, Manuel Requena, Nela Conjiu, Manrique Gil, Carmen Martín, Vicente Mullor, Elisa Méndez, Amelia Ortas, Pepe Ortiz, Ofelia G. Otero, Ramón Oteyza y Magda Peiró.

La película se ve bien a pesar de los años. Puede que en algún aspecto haya envejecido un tanto, por la excesiva carga de moralina. Moralizante en el plano religioso sobre todo, con la Iglesia Católica como salvadora de almas perdidas, personificada por un sacerdote popular que es un verdadero santo, aun con sus cosillas, pues el “el fin justifica los medios”. Pero si tenemos en cuenta la forma y el estilo de rodaje, esta cinta nos sigue contando muchas cosas: la vivencia directa de la cámara en el exterior bullicioso de un Madrid de tardo-postguerra, ese vivir el rodaje como algo espontáneo e improvisado, con escenas muy emotivas como la persecución en un tiovivo, donde hay humor, costumbrismo, diálogos fluidos y excelente ambientación, gracias a la muy estimable dirección artística del maestro Parrondo.

Ya la recomiendo, sobre todo para que la juventud cinéfila de habla hispana, descubra las joyas y perlas que tenemos en nuestro haber cinematográfico. Son películas españolas olvidadas que merece la pena re-visionar.

Película completa: https://www.youtube.com/watch?v=VTNPnA5eZfM.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario