Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El Canon: Hace 50 años, en junio de 1967, se estrenó “Doce del patíbulo”

Por Gerardo Gonzalo

Levaba tiempo sin enviar ningún artículo a OjoCritico.com, el mismo que en mi cabeza iba rondando la manera de crear algún tipo de rutina, o ejercicio cinéfilo alargado en el tiempo que pudiera resultar interesante.

Decantarse por la actualidad es sin duda el camino no sólo más obvio, sino el más seguro, y que yo cortejo puesto que soy el primero en, como mínimo, acudir una vez a la semana a las salas de cine.

Lo que pasa es que estrenos o novedades, con la revolución tecnológica que hace años que llevamos encima, puede ser prácticamente todo lo que se ha hecho en cine desde los hermanos Lumiere, y en breves segundos tenemos a nuestra disposición cualquier película de cualquier época que queramos descubrir o revisitar.

Llegados a este punto, y con un arte con más de 100 años de historia a sus espaldas, porqué no vamos recopilando, redescubriendo, o en el mejor de los casos descubriendo esos títulos que conforman la historia del cine. Pues bien, me propongo hacer un índice, un canon crítico donde una vez al mes hablaré de la película más significativa estrenada justo hace 50 años.

En junio de 1967, tuvo lugar el estreno de Los doce del patíbulo (The dirty dozen), uno de los films más populares de aquel año, y una película que ha mantenido un buen nivel de visibilidad hasta la actualidad.

La película nos narra el encargo que le dan a un comandante americano, de realizar una muy dificultosa misión en el contexto de la segunda guerra mundial, que es asaltar una fortaleza nazi en Francia y matar a sus ocupantes. Para realizar tan ardua labor  contará con un grupo de doce presidiarios condenados por los peores delitos.

doce-del-patibulo-2

El film está dirigido por Robert Aldrich, un autor que irrumpe en los finales del Hollywood clásico, que alternó películas ambiciosas con otras de corte más “independiente”, siempre con una tendencia a deambular por los bordes del sistema, y que aquí realiza el que quizás sea su film más popular, y que lo continúa siendo con el paso del tiempo.

La verdad es que la historia es potente y muy interesante, dando pie a que se produzcan toda una serie de conflictos, evolución de los personajes, tensión y por supuesto acción.

Además hay que reconocer el acierto en la gran mayoría del casting, Lee Marvin está espléndido en una de sus mejores interpretaciones de su vida, y algunos secundarios como Charles Bronson, Donald Sutherland o el nominado al Oscar John Cassavetes (al que Aldrich en cierta manera recupera del ostracismo después de varios años sin dirigir ni actuar por el enfrentamiento con la industria que tuvo, a raíz de los cambios que acometió Stanley Kramer en su película Ángeles sin Paraíso).

 No obstante, y ya dije que se trataba de un canon crítico, el veredicto que le doy a este film no es muy positivo. Sé que el film es casi un icono, y su planteamiento es atractivo, pero realmente su visionado, aunque no deja de entretener, a día de hoy está muy lejos de apasionar, y es fácil encontrarle muchos peros. Aquí mis razones.

Por un lado hay una parte, la mayoritaria, dedicada a la instrucción de estos “dirty dozen”, y uno tiene la impresión de las potenciales posibilidades que esto permite en cuanto a inmersión en las vidas de cada uno, la dureza tiránica, de gran tradición cinematográfica, de un instructor frente a sus subordinados en el ejército con las situaciones límites que esto produce, y por último, el sentimiento de lealtad, de reconocimiento, de dar la vuelta a las relaciones, con que suele terminar este proceso. Pues aquí no es así, lo que se produce es una instrucción yo diría que bastante light, sin exceso de conflictos, y más bien dominada por los chascarrillos y gracietas, que por una real intensidad dramática, aquí llevada de forma excesivamente ligera.

Luego está la parte final, la misión en sí, y esta hay que reconocer que no está mal, todos tanto personajes como espectadores acabamos, en los momentos previos, interiorizando lo que va a suceder, y se producen buenas dosis de tensión y acción. No obstante, aun absolviendo esta parte final, no puedo evitar reseñar la forma en que se pretende liquidar a los nazis, de una manera tan cruel, y acompañados por mujeres, que la verdad es que lo que debería ser presentado como un ajusticiamiento, un acto de guerra heroico de buenos contra malos, acaba transmitiendo una situación rara, de pena e incluso cierta compasión por los verdugos nazis con sus parejas, y que se muestran casi como animalillos asustados e indefensos. Curiosa y poca épica la forma en que se ejecuta el objetivo de la misión.

Por último, no me resisto a reseñar esa anécdota en la versión española, que sorprendentemente aun hoy se mantiene en el subtitulado en castellano de su versión original, donde al personaje de John Cassavetes se le denomina como Frank, cuando realmente como se llama, y así le llaman el resto de personajes, es Franco….bueno, cosas de la censura.

En cualquier caso un film que forma parte de la iconografía esencial del cine de Hollywood, que siempre superará cualquier crítica negativa, y que indudablemente, al mismo tiempo que en parte la condeno, no dejo de recomendarla, es parte de la historia del cine, y como tal, hay que verla y respetarla.

Comentarios

  1. Enrique Fernández Lópiz

    Felicitaciones, buenos comentarios para una emblemática película. Por si te interesa, te mando mis comentarios de hace ya algún tiempo. Saludos.

    DOCE DEL PATÍBULO (1967)

    http://www.ojocritico.com/criticas/una-entretenida-pelicula-de-genero-belico-fantastico/

    Una entretenida película de género bélico-fantástico

Escribe un comentario