Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El Camino de Vuelta

Por Alejandro Arranz

-Una comedia encantadora con auténtico espíritu y que te llena de ganas de vivir.
-Tiene la cantidad justa de comedia y de drama, su gran historia y su guión la abalan y el reparto hace el resto.
-No llega al nivel de Los Descendientes o Pequeña Miss Sunshine pero por muy poco, es una gran película sobre la vida, muy real y muy positiva.

Los directores Nat Faxon y Jim Rash (ganador del Oscar al mejor guión adaptado por Los Descendientes) nos traen su primera película; una comedia dramática sobre la adolescencia con mucho humor y mucha miga. Con una buena historia y un excelente guión (escrito por los propios directores), solo faltaba un gran reparto; y eso es exactamente lo que tiene esta película; destaca la impresionante labor de Sam Rockwell, su alocada y al mismo tiempo contenida interpretación es uno de los puntos fuertes de la película, sin embargo el reparto al completo está espectacular, desde Liam James como Duncan hasta Steve Carell, Toni Collete, Allison Janney e incluso los dos directores, que hacen pequeños papeles pero muy divertidos.

Me ha encantado desde el primer minuto, la escena en el coche es tan divertida como trágica, podemos estar riéndonos a carcajada limpia y en un momento la película vuelve para hacernos sentir mal, para conseguir que sintamos lo que Duncan siente; su guión es aún mejor de lo que parece a plena vista; consigue tocar muchos temas interesantes; los divorcios, la relación con la nueva familia, la soledad, los “amigos con coche”; y los personajes me gustan, de hecho me encantan, me identifico con algunas de sus situaciones y empatizo con ellos.

elcaminodevuelta2

El humor es mordaz e irónico; la película no tiene pelos en la lengua; tiene la dosis de humor necesaria para cada situación dramática y aunque Rockwell es su mayor distribuidor, también los secundarios como River Álexander o la desternillante Allison Janney con un personaje prácticamente inolvidable llenan el ambiente risas, es una película realmente divertida.

Desde su propuesta inicial la película y el guión ganan mucha profundidad, y es un alivio ver como, por ejemplo, no cae en los tópicos con respecto a la relación romántica de Duncan y explota más la faceta de melodrama familiar, que posee más variedad y una mayor complejidad moral al mismo tiempo que consigue que su reparto aparezca en pantalla para demostrar de lo que son capaces.

El desenlace no toma el camino fácil, no nos deja una sonrisa de felicidad manufacturada por final perfecto y sin sentido, nos deja una sonrisa de haber visto un peliculón lleno de emociones y sentimientos y que nos ha llegado al corazón desde el minuto uno hasta su potente conclusión.

Prácticamente todo lo que la rodea es perfecto, desde reparto hasta diálogos, el guión rebosa inteligencia, sutileza y destellos de grandeza, sus personajes son especiales, todos tienen muchas emociones, hacen cosas buenas y otras malas y se comportan según sus sentimientos y las consecuencias de sus actos, me he enamorado de todos y cada uno de ellos, de su humor, de sus ganas de vivir e incluso del parque acuático Walter Wizz, sin embargo la película contiene algún que otro cliché, dos o tres situaciones que no concuerdan y un punto previsible, por lo demás no tengo pegas para ella, es maravillosa.

Te hará reír, puede que incluso te haga llorar pero de un modo u otro te apasionara, puede que sea la comedia dramática del año, la película con mejor desenlace del año y la película con mejor interpretación cómica del año (la de Sam Rockwell), puede que sea todo eso y más, lo que es seguro es que es una de mis favoritas de 2013.

Escribe un comentario