Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El buen cine argentino

Por Enrique Fernández Lópiz

Cuestión de principios es una película argentina con un una buena dirección de Rodrigo Grande y un acertado guión cómico y satírico del propio Grande y Roberto Fontanarrosa. Acertada la música de Ruy Folguera y buena fotografía de Pablo Schverdfinger.

En cuanto al reparto, destacan las buenas interpretaciones de Federico Luppi y de la excelente actriz Norma Leandro, sin olvidar al resto de actores y actrices que hacen, todos ellos, una excelente interpretación coral: Pablo Echarri, María Carámbula, Pepe Novoa, Oscar Núñez, Mónica Antonopulos y Mabel Pessen.

La historia narra los conflictos entre un mediocre empleado de oficina de apellido Castilla (Luppi), ya de cierta edad y a punto de jubilarse, y su joven jefe que pretende comprarle un número de una revista a toda costa, para completar su colección. Pero Castilla se niega a vendérselo por una “cuestión de principios” y para darle a entender que no todo tiene un precio en dinero (https://www.youtube.com/watch?v=2AdMbyzu428).

La historia trata puntos centrales de nuestra convivencia social, muchos de ellos olvidados como los principios y los valores, el peso de las creencias y convicciones, el respeto por las personas de edad y las relaciones entre generaciones.

cuestiondeprincipios2

Para mí, el cine argentino, sin tanta subvención ni tanta gaita le da mil vueltas al cine español de hoy. Además, tiene grandes directores, guionistas, y actores y actrices.

Roberto Fontanarrosa parece preguntarse en el film sobre si existen personas con principios auténticos capaces de sostenerlos hasta sus últimas consecuencias ¿Realmente hay gente con principios, capaz de llevarlos hasta el final? Seguro que sí, pero qué difícil resulta hallarlos. Como escribe Ocaña: Fontanarrosa y Rodrigo Grande, coguionista y director, reflexionan sobre la fina línea que a veces separa la dignidad de la irresponsabilidad, la honestidad de la cabezonería, por medio de uno de esos dilemas aparentemente inocuos que surgen casi sin comerlo ni beberlo, pero que se pueden convertir en la esencia de la existencia.” Y lo bueno es que ambos guionistas lo hacen sin el relumbrón de lo trascendente, sino con una historia cotidiana, popular podría decirse, que a todos nos podría ocurrir. Además, Grande parece conocer los recovecos de la maldad de ciertas personas, y Fontanarrosa refleja tendencia de la gente, de la plebe, a hacer siempre un hueco al insulto. Y en último extremo, como dice el Nuevo Testamento: El espíritu está pronto, pero la carne es débil”. Es débil cuando que la tentación es grande, como ocurre en el film. Como agudamente escribió Groucho Marx: “Estos son mis principios. Si no le gustan, tengo otros“.

Aunque sea un film convencional y sin excesivos alardes, su trama, la forma de cerrar la historia y las interpretaciones meritorias de sus actores y actrices, hacen de esta película una obra muy recomendable. Os hará pensar y a la vez pasar un buen rato.

Puedes ver aquí el tráiler: https://www.youtube.com/watch?v=yjYd5grMkPI.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario