Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El bailarín del desierto

Por Jon San José Beitia

Maravillosa y preciosista película basada en la historia real de Afshin Ghaffarian, un joven que arriesgó todo en el año 2009 para formar una compañía de danza en su país natal, Irán, en medio de los conflictos políticos, las elecciones presidenciales de aquel año y desafiando la prohibición que rige en el país sobre el baile.

Un relato emotivo e inspirador que, desde la sencillez, logra plasmar la idea de la opresión y sometimiento vivido en la actualidad, donde el arte, la cultura y diversos aspectos son perseguidos por ir contra una mentalidad y una religión.

El bailarín del desierto es un canto a la libertad de expresión en todas sus formas, en este caso, volcándose en el mundo de la danza con la lucha personal encabezada por un apasionado del baile, enfrentándose a todas las ataduras de un régimen opresivo.

elbailarindeldesierto2

Los responsables de la película no profundizan en ciertos aspectos políticos, pero, sin duda, logran transmitir un sentimiento claro y contundente: el de la libertad. Todo un acierto que llega a resultar hipnótico, con el empleo del lenguaje de la danza en su máxima expresión.

La película tiene un encanto especial y una belleza artística poco habitual, ofreciendo secuencias de baile bien coreografiadas, con un estilismo visual preciosista y colorista que contrasta con el gris mundo que le rodea. La banda sonora se convierte en otro aspecto fundamental de la película, ya que acompaña a los protagonistas en su odisea particular, logrando crear una armonía artística exquisita. Las coreografías presentadas llegan a transmitir muchas emociones y sentimientos con cada movimiento y mirada, una auténtica maravilla visual.  Las interpretaciones del reparto son limitadas y cabe destacar la participación de una espléndida, Freida Pinto, inundando el relato con su belleza, como ya lo hiciera en Slumdog Millionaire.

Jon San José Beitia

El bailarín del desierto logra cautivar y emocionar al espectador, trasmitiendo un mensaje de libertad claro y conciso a través de la belleza del arte de la danza.

Escribe un comentario