Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El aviador

Por Jon San José Beitia

Ambicioso y poderoso proyecto dirigido por Martin Scorsese alrededor de la vida y obra de uno de los grandes magnates del Hollywood clásico y del mundo de la aviación, Howard Hughes.

Scorsese firma la densa y polémica biografía de uno de los personajes más rocambolescos, Howard Hughes, trasladando su vida y obra de una forma irregular e inconexa, donde toca tres puntos fundamentales característicos del personaje: su pasión por la aviación, su ambición a la hora de afrontar grandes proyectos y su lado más extraño y paranoico, rozando la caricatura del personaje.

El director americano se disfraza del propio Hughes  y toma los mandos de un ambicioso e interminable proyecto que recuerda a Los ángeles del infierno del anterior, viajando por las obras y momentos más importantes de la vida del polifacético  Howard Hughes.

elaviador2

Scorsese se rodea de un reparto estelar y de primera línea, encabezado por su habitual actor fetiche, Leonardo Dicaprio, en la piel del magnate, acompañado por numerosas estrellas encargadas de dar vida a antiguas estrellas del cine de Hollywood, como Cate Blanchett, Kate Beckinsale, Ian Holm, Alec Baldwin, Willem Dafoe, Jude Law, Alan Alda y John C. Reilly, entre otros. Todos los intépretes están a la altura de la calidad de la película, destacando la labor de Blanchett, ganadora del Oscar como actriz secundaria.

El dibujo cómico que hace de alguno de los personajes ayuda a sobrellevar la densidad del relato, pero puede resultar ofensivo para los seguidores de grandes estrellas de la talla de Katherine Hepburn y Spencer Tracy. El argumento recoge de forma inconexa, las vivencias del joven magnate, sus coqueteos con las altas esferas del séptimo arte, sus pasiones y obsesiones, junto con sus paranoias, ofreciendo un relato irregular e inconexo que peca de ambicioso y de falta de fondo sólido. Todo lo que cuenta está plagado de interés y resulta atractivo, pero, de alguna forma, Scorsese olvida una parte importante a la hora de contar historias. Hace gala de la calidad de las grandes producciones del Hollywood dorado, con un apartado técnico espectacular y muy cuidado donde la fotografía, el estilo visual y la banda sonora brillan con luz propia, recogiendo la magia exultante de la época, plagada de excesos y espectacularidad. Se adentra en el oscuro mundo plagado de ambición y paranoia que pudo adueñarse del protagonista y va desarrollando sus problemas, progresivamente, para dar paso a su lucha por el desarrollo de la tecnología de la aviación. El resultado es una obra muy cuidada, pero carente de solidez. Todo el brillo y la espectacularidad de la que hace gala se queda en maquillaje fácil para una vida y obra mucho más compleja e interesante.

Scorsese es un aviador con experiencia a la hora de llevar al cine grandes personajes, pero se estrella pilotando el gran avión de Howard Hughes. Mucho peso y densidad para unas bases poco sólidas.

Jon San José Beitia

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario