Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Efervescente, imaginativa, trepidante y técnicamente impecable

Por Enrique Fernández Lópiz

La nueva entrega Disney de El libro de la selva, engrandece la versión de 1967 (hubo otras adaptaciones anteriores pero ésta es la más conocida); no es meramente un remake, aunque al fin y al cabo sea de nuevo la adaptación de la afamada novela The Jungle Book (1894), una colección de historias del Premio Nobel de Literatura en 1907, el británico nacido en Bombay, Joseph Rudyard Kipling (1865-1936). Las tales historias eran cuentos inspirados en la selva india y en los animales que la pueblan, vistas de forma antropomórfica y que planteaban lecciones morales y formas de comportamiento en ese entorno. También quiero recordar que Kipling es muy conocido por su obra poética, recuerdo aquí su famoso poema “If—” (“Si—“), de 1895: «If you can meet with Triumph and Disaster and treat those two impostors just the same…». De manera que de nuevo tenemos, esta vez encarnado en un niño de once años (Neel Sethi), al conocido niño salvaje o mejor, criado por lobos, Mowgli. Y las dificultades en la selva, sobre por la beligerancia del tigre Shere Khan, el niño debe emprender un fascinante periplo por la selva, que será un viaje de autodescubrimiento, por la difícil decisión de abandonar su hogar como cuasi-lobezno, el único hogar que ha conocido en su vida cuando un desgraciado episodio lo dejó sólo y abandonado en la selva.

El director Jon Favreau, director de fama por filmes como Iron Man (2008); Cowboys & Aliens (2011); o Chef (2014), le da un maravilloso toque de agilidad y emoción a esta aventura, que puede calificarse de absorbente; y aunque Diysney en 1967 realizara en dibujos con animación un clásico y un encanto de película, Favreau hace una joya tan esplendorosa, que la verdad, ni merece la pena hacer muchas comparaciones, como luego diré. Yo, que he visto ambas, las dos me gustan, cada una en su estilo. Dejo, aquí, a propósito, siete curiosidades sobre el rodaje de esta película con algunas referencias a la anterior.

el-libro-de-la-selva-2

El guión de Justin Marks, adaptación de la maravillosa novela de Kipling, es una singular reescritura de la película Disney ´67. Como dice Ocaña: … película tan enérgica, efervescente, eficaz e imaginativa como respetuosa con sus fuentes. Así es, una obra ligera e inteligente, y la secuenciación de las escenas se desarrollan con un ritmo y una capacidad enorme para que el espectador no levante su mirada de la pantalla. No hay tregua, todo es entretenimiento y vibración: “… no hay forma de cerrar los ojos un solo segundo. Pocas veces los animales hablaron con tanta claridad; nunca antes los orangutanes (hablamos del rey Louie) impresionaron más y, quién sabe si por primera vez, se explica con una claridad meridiana la manía que el tigre Shere Khan le tiene a Mowgli”. Tiene una música genial de John Debney, que respeta piezas cantadas de la anterior versión, todo un acierto (“Busca lo más vital…”, del entrañable oso Baloo; o “Quiero ser como tú”, del tarambana rey Louie). Además, Richard M. Sherman, que junto a su desaparecido hermano Robert B. Sherman escribieron canciones para la anterior entrega de la historia, ha escrito canciones nuevas para esta película. Por cierto, la famosa canción “The Bare Necessities” es cantada en esta cinta por Bill Murray: https://www.youtube.com/watch?v=pfRj-YKrNCQ. Grande y luminosa la fotografía de Bill Pope.

El reparto humano es ante todo el ágil y grácil niño, el neoyorquino Neel Sethi, que interpreta un papel de Mowgli encantador y con una presencia que llena pantalla; y no es sólo su agilidad física, es también su presencia de niño prodigio, en el mejor sentido del término. Una actuación la de Sethi que fusiona humor y sentimiento y que con 11 años carga con la película en sus hombros y sale airoso del lance, convirtiéndose con toda probabilidad en una futura estrella: un artistazo infantil. Y luego en la versión original podemos disfrutar de las voces de actores y actrices grandes como Bill Murray, Ben Kingsley, Idris Elba, Lupita Nyong´o, Scarlett Johanson, Giancarlo Esposito, Christopher Walken o Garry Shanding. Estupendos, y hay más. Por cierto, el doblaje en castellano es de lujo, haciendo buena la fama de nuestros dobladores, de entre los que quiero tener aquí un recuerdo afectuoso para mi colega de Ojo Crítico Miguel Ávalos.

La película es todo un prodigio de técnica de una perfección nunca vista, al menos por mí. Con una selva que aunque sabemos que es digital, atrapa desde la escena inicial. Mi colega de Ojo Crítico Víctor Lozano ha escrito sobre este film así: “Favreau ha dejado el listón muy alto con esta película, que es posiblemente el mejor remake de Disney en acción real basándose en uno de sus clásicos de animación. Un remake que no ha dejado indiferente a nadie, que te hará pensar que es como si fuese la primera adaptación. Excelente dosis de aventuras, humor y drama y con un ritmo vertiginoso desde el primer minuto hasta esos idóneos créditos finales que te mantendrá pegado a la butaca y no te hará pensar cuánto dura la película”. Y yo acuerdo plenamente. Estamos ante un gran film de fauna parlante y de trepidante acción donde parece no sobrar ni faltar casi nada.

Yo, que vi en su momento la película anterior del ´67, podría decir que aquella tenía gran encanto, que era maravillosa a los ojos de los niños, unos impecables dibujos Disney, una música extraordinaria que sólo parcialmente retoma la nueva versión, podría, en fin, ponerme nostálgico. Pero fijaros lo que me pasó por si sirviera de ejemplo del resultado de la película. A mi lado, en el cine, junto a su padre, con las gafas 3D, se sentó un niño; mientras visionaba el film observé cómo se movía agitado, saltaba, exclamaba, o gritaba; a mí, la verdad, no me molestaba en absoluto; pero ese niño estaba viviendo la película de una forma intensa, identificado con los personajes y con la historia, con lo que ocurría, temeroso del tigre Shere Khan, alegre con Baloo, seguro con Bagheera ¿No es eso felicidad y empatía en un film? Cuando acabó la película el niñito apareció con casi todas las palomitas por encima de sus hombros y no en la panza. Tal fue su conmoción ¿Alguien puede dar mejor ejemplo de lo que digo?

La recomiendo para mayores y niños, es excepcionalmente bella, cautivadora y con un hermoso tinte afectivo. No la olvidarás.

Tráiler: https://www.youtube.com/watch?v=jKNV1E79CA8.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Comentarios

  1. Sancho P.

    Me daba cierto reparo verla porque tengo muy grato recuerdo de la versión en dibujos animados de Disney y no quería estropearlo pero después de leer tu crítica me has convencido para darle una oportunidad.

  2. Enrique Fdez. Lópiz

    Muy bien amigo; yo también vi la primera, que tiene gran encanto, pero esta es un alarde de técnica e igualmente interesante y “bonita”. Espero que te guste. Saludos

  3. Miguel Ávalos

    Excelente artículo gran Enrique, tengo pendiente verla, a ver si este próximo fin de semana es posible
    Aunque ya sabía que esta película la quería ver, tu crítica me anima incluso más.
    Y mil gracias por tus palabras sobre el Doblaje crack, es genial que hayan personas como tú que tan buena y sensatamente consideren el Doblaje de España en lo que vale.

    Un abrazo compañero!

Escribe un comentario