Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Eduardo Manostijeras, a veces aún bailo bajo la nieve

Por Lourdes Lueiro

No sé si sabré reflejar en unas pocas líneas todos los sentimientos que evoca en mí esta película (no son pocos, y todos son excepcionales), el film está rodeado de magia pura, de una atmósfera fantástica y un talento sinfín.

Recuerdo ver esta película un montón de veces a lo largo de mi vida, recuerdo el fortísimo impacto que causó en mi su banda sonora, impacto que siguió (y seguirá) presente todas las veces posteriores que visualicé el film; recuerdo que no podía apartar la mirada de la pantalla, era como si de un hechizo se tratase, recuerdo que al terminar me sentí maravillada, extasiada, recuerdo que gracias a ella conocí a mi adoradísimo Johnny Deep, y también gracias a ella comencé a admirar al excéntrico Tim Burton.

Eduardo Manostijeras nace en 1990 como la obra maestra por excelencia de Burton, la primera colaboración con el que se convertiría en su actor fetiche, Johnny Depp, una colaboración que empezaba como experimento, pero que acabó en éxito total; y la corroboración de que estábamos asistiendo a su mejor film, un film que con el paso de los años se convertiría en un clásico imprescindible para todos los cinéfilos, un film que hoy compone una parte indispensable de la historia del cine.

Este cuento de Navidad plagado de tintes góticos (que tanto caracterizan a Burton), da comienzo con una conversación entre una anciana y su nieta (no puedo evitar adorar las películas que comienzan de este modo, contando una historia), ésta contempla desde la ventana como cae la nieve, y pregunta curiosa a su abuela el porqué nieva…de esta forma, la anciana empieza su relato…

Este relato narra la historia de Edward, un ser que vive en una siniestra y lúgubre mansión, y fue creado por un extravagante inventor que muere dejándole inacabado; Edward lo tiene todo, entrañas, corazón, un cerebro…pero en lugar de manos posee unas enormes tijeras. Peg Boggs, una comercial de cosméticos (”¡Avon llama!”, frase que quedaría para la posteridad), llega a la tétrica mansión con la idea de vender alguno de sus productos, y en ese instante conocerá a Edward, ese ”monstruo” que le robará el corazón desde el primer momento; la vendedora, conmovida por su inocencia y bondad, le llevará a vivir con ella y su familia, para cuidar de él y de esta forma, que no vuelva a sentirse sólo nunca; Edward intentará adaptarse a la cotidiana vida del pueblo, y conocerá el amor por primera vez, gracias a la hija de Peg, Kim (una bellísima Winona Ryder), un amor totalmente correspondido, pero completamente imposible; ya que Edward deberá comprender que los seres extraordinarios (como él), no tienen cabida en este mundo tan intransigente (crítica clara de Burton a nuestra sociedad, una sociedad, en ocasiones, muy injusta).

eduardomanos2

Jamás en una película la palabra ”magia” cobra tanto significado; para muestra, la escena (quizá) más entrañable del film, esa en la que Edward crea una escultura de hielo con forma de ángel, las virutas comienzan a caer haciendo que parezca nieve, y Kim baila bajo ellas; o el diálogo siguiente entre Edward y Kim (después de que éste cometiera un pequeño acto delictivo obligado por Kim y sus insufribles amigos), que refleja amor puro y honesto:

Kim – ”Pero si lo sabías, ¿Por qué lo hiciste?
Edward – ”Porque tú me lo pediste” 

La espléndida fábula de Burton recoge pinceladas de otros mitos clásicos, como Frankenstein o el musical El fantasma de la Ópera, y nos evoca un poco a los fascinantes cuentos de hadas de Walt Disney, como Pinocho o La bella y la bestia; logrando así mezclar fantasía, drama y amor, para conseguir convertirse en una de las películas más hermosas y conmovedoras que podamos recordar.

Sin palabras te quedas en el momento en la Banda Sonora invade el film, para mí la mejor banda sonora de la historia, sin ningún tipo de duda; la música de Danny Elfman te transporta al maravilloso mundo de Edward, te invita a soñar y hace de esta película el más bello poema contado jamás; es lo que sucede cuando música y arte van unidos, de la mano, de nuevo magia pura.

Los escenarios contrapuestos donde transcurre el film, son elementos fundamentales para redondear la cinta; el primero, la triste, vieja y oscura mansión de Edward que se alza sobre la colina (hermosa también), y el segundo, el pueblo, lleno de preciosas casitas, todas iguales pero de distinto color, donde reina la armonía.

Si todo el film es prodigioso, no podía ser menos la maestría con la que Johnny Deep desarrolla el personaje principal, un Edward al que dota de puro sentimiento, con muy pocas frases, pero con una increíble capacidad para transmitir su mundo interior, lleno de amor y tristeza; alcanzando así, tan prematuramente, el punto álgido de su carrera, con su mejor papel hasta el momento (a pesar de que Deep en todos sus papeles está fantástico).

eduardomanos3

Y, acabo ya, descubriendo que la anciana del comienzo resulta ser Kim; (algo quizás bastante previsible, pero que dota a la película de más belleza si cabe), que revela a su nieta el motivo por el que nieva, y es que Edward sigue vivo, esculpiendo estatuas de hielo… Maravilloso, fascinante, esperemos que siga nevando por mucho tiempo… en mi corazón siempre lo estará.

Termino con la trascripción completa de la conversación final entre Kim y su nieta, que permanecerá imborrable en la mente de todos aquellos que amemos Eduardo Manostijeras, una OBRA MAESTRA con mayúsculas.

-  ”Nunca más volvió a verle, nunca después de aquella noche”
+ ‘‘¿Cómo lo sabes?”
-  ”Porque yo estaba allí”
+ ‘‘¿Porqué no volviste a la mansión? Aún podrías ir”
-  ”No, cariño…ahora soy una anciana; prefiero que siga recordándome como era entonces.
+ ”¿Cómo sabes que sigue vivo?”
-  ”Pues no lo sé, no estoy segura, pero presiento que lo está; verás…antes de que el viniera, aquí no nevaba nunca; en cambio después, si nevó; si no siguiera vivo, ahora no estaría nevando. 
A veces, aún bailo bajo la nieve…”

Comentarios

  1. Antonio Clemente

    La película por la que empece a amar esta cosa que algunos llaman séptimo arte. Una gozada inmortal. Buena critica.

  2. Lourdes Lueiro

    Muchas gracias, un gusto encontrar gente que le guste tanto esta maravilla como a mi. Un saludo.

  3. pepe

    entre las cinco mejores de la historia del cine, Winona insuperable

Escribe un comentario