Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Ed Wood o el amor por el cine

Por Enrique Fernández Lópiz

Ed Wood (1924-1978) fue un director, productor, guionista, editor y actor de cine norteamericano, un visionario sin formación académica alguna, aficionado al travestismo y con pocas opciones ni aptitudes para hacer cine. No obstante, es un personaje empecinado que, tras una supuesta entrevista casual con Orson Welles, y después de reunir un reparto de curiosos personajes, puede al fin llevar a cabo su gran sueño: dirigir películas. Con escaso presupuesto, hizo películas excéntricas y de escasa calidad técnica. Tras su muerte en 1978, se le calificó como el peor director de todos los tiempos. Películas como Glend o Glenda y Plan 9 del espacio exterior tuvieron la culpa. Sin embargo, actualmente se le considera un «director de culto» y el precursor del subgénero de cine clase Z. Ed fue un joven apasionado, inteligente, un tanto perturbado y poco dado al perfeccionismo. Personaje ideal para un film.

A mediados de los noventa, el original cineasta Tim Burton se decidió a dirigir venturosamente la comedia sobre la vida de Wood, el gran enamorado del séptimo arte, a la vez que el “peor” director de cine conocido. Un reparto de envergadura y una dirección exquisita, amén de un guión muy estudiado dio lugar a una película brillante y distinta.

En su curriculum tiene, en el año 1994: 2 Oscar: Mejor actor secundario (Martin Landau) y maquillaje. Globo de Oro: Mejor actor secundario (Martin Landau) y 3 nominaciones. 2 Nominaciones BAFTA: Mejor actor secundario (Landau) y maquillaje. 2 premios del Círculo de críticos de Nueva York: Mejor fotografía y actor secundario. Asociación de Críticos de Los Ángeles: Mejor actor secundario (Landau), fotografía. En 1995, en el Festival de Cannes: Nominada a la Palma de Oro (mejor película). Grandes méritos.

edwood2

La película, como digo, cuenta la vida del director Wood, director de un cine bizarro, atropellado y con grandes dosis de improvisación. El guión fue escrito por Scott Alexander y Larry Karaszewsky, basado en una biografía escrita por Rudolph Grey. En la película se evidencian los grandes problemas de Ed Woods para encontrar financiación para sus películas. Pero con la ayuda de algunos personajes excéntricos pero incondicionales, especialmente el actor húngaro Béla Lugosi, podrá finalmente Wood dedicarse a lo que más amaba: hacer cine.

La película fue rodada por expreso deseo de Burton en blanco y negro, ya que Béla Lugosi apenas había rodado películas en color. En esta obra se da cuenta de los más importantes filmes de Wood como Glen o Glenda, La novia del monstruo, y su obra cumbre, Plan 9 from Outer Space.

Johnny Depp interpreta con genial maestría la figura de Wood, personaje que es retratado con todo lujo de detalles y del que se hace una semblanza de individuo alegre y desenfadado, cordial, incombustible al desánimo, soñador, combativo, y con tanta ambición de hacer cine como falta de capacidad para este cometido. De su parte, Martin Landau hace una creación antológica, una magistral interpretación de Lugosi, que le valió el Oscar al mejor actor de reparto. Uno de los elementos clave de la película es la singular relación de Lugosi con Woods. Entre ambos personajes se establece una amistad intensa y de mutua adoración, muy llamativa.

Con esta película se rinde un homenaje al cine de terror y de ficción de clase B, a la vez que describe muy fidedignamente una visión del Hollywood de los años cincuenta. Esto se narra sobre todo en la figura de Lugosi, un personaje ya en declive y con problemas con tóxicos como la heroína.

Aunque tuvo una mala acogida en Norteamérica a nivel de taquilla, esta es una de las mejores obras del realizador Tim Burton, debido a su creatividad, su estilo y la diversidad de temas que trata en el film.

En resumen, es una sorprendente película que destila amor por el cine y auténtico fervor por el mítico Wood, un personaje que con su enorme ilusión y frenesí propios de un niño, se empecinó con insólito ímpetu en hacer cine. Además, con Johnny Depp, Ed Wood aparece dotado de ese espíritu iconoclasta y naif que al parecer poseía el verdadero Ed. Film pues sobre la historia del mayor friki y estrafalario de la historia de la cinematografía. Wood, con zancadillas, en condiciones paupérrimas, incluso convenciendo a los de la Iglesia Baptista para dirigir su gran film Plan 9 from Outer Space, ponía el corazón en lo que amaba pensando que hacía un buen trabajo. Optimismo a chorros, travestismo expresionista, iconos ma non troppo, improvisaciones a velocidad de vértigo, caspa a raudales: un film maravilloso.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario