Image Image Image Image Image Image Image Image Image

È solo un trucco

Por Borja Álvarez (Jita)

La Gran Belleza es una película extraña, pero es precisamente en la rareza de sus formas y de su estilo narrativo donde se cimientan sus virtudes. Paolo Sorrentino reflecta en Jep Gambardella (interpretado con suma elegancia y autenticidad por Toni Servillo) la decadencia de la sociedad actual.

Roma es la protagonista, cualquier otra metrópoli podría haber servido, pero si hay una ciudad con historia, con arte, con letras y personajes, esa es la Città Eterna. Su inicio es desconcertante pero toda imagen cuenta para entender el significado de la obra.El lastre de la vejez, el recuerdo nostálgico del amor de tu vida, el rutinario encuentro con lo mundano, todo ello convive con Jep, un famoso escritor que lleva años sin escribir y que vive cómodamente en un lujoso piso (la ubicación de la casa ya dice mucho de lo metafórico del film) en el que celebra numerosas fiestas. Sin embargo, es un hombre vacío en sentimientos y sin motivaciones emocionales que le hagan mirar al futuro. Un espejo para los que pensamos que cualquier tiempo pasado es mejor, para los que creemos que la vida es sólo un truco.

Sorrentino juega con lo ambiguo y nos cuenta todo este deterioro mediante imágenes muy bellas. Son imágenes con colores vivos, muy bien iluminadas y que dan una lección de cómo ajustar el brillo y el contraste. Tanto en significado como en forma el film recuerda a La dolce vita. Fellini estaría orgulloso de la influencia de su legado.

lagranbelleza2

El director compara lo que fue Roma con lo que es ahora. Cosas tan hermosas como las esculturas o los monumentos de la ciudad, el solemne y espiritual tema Beatitudes o personas como la monja («Yo me case con la pobreza, y la pobreza no se cuenta, se vive») conviven y chocan con el arte moderno y abstracto (el cuadro de la niña), el significado de éste en la sociedad actual (véase a esos padres ricos a costa de su hija), con la música sin alma (los remix discotequeros) y con una generación hasta arriba de drogas y botox que lo cuenta todo y finge constantemente.

Hay que recalcar un puñado de buenas y profundas conversaciónes (la de Jep recriminando a Stefania su estilo de vida) lo que demuestra la buena labor como escritor del director napolitano. Decían algunos críticos que es una película que hay que ver dos veces; yo creo que es una película para visionar cada diez años. Las diferentes etapas de nuestras vidas y el progresivo envejecimiento serán los que nos hagan sentir de una manera más profunda su verdadero mensaje.

Una cinta para paladares exquisitos, para aquellos que también creen en un cine sin guiones enrevesados, alardes técnicos o historias fantásticas. Un homenaje a los que creemos que el cine –y la vida- son imágenes y palabras en toda su extensión, las que subyugan, emocionan, y no se olvidan pese a que la mentira intente sepultarlas.

¿Quién no podría ser nostálgico teniendo tan poca fe en el futuro?

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Comentarios

  1. Desiré Soriano

    Una de las mejores películas que nos deja este 2013. Al principio no estaba muy segura de ella y creería que no me agradaría mucho, pero cómo me alegro de haberla visto. La gran belleza es pura belleza, como su nombre indica. Una preciosa rareza de film que nos ha regalado Sorrentino. Además como leo, Toni Servillo está espectacular.

  2. Creo que la palabra “auténtico” es la que mejor define la actuación de Toni Servillo. Hay que reconocer que se siente cariño y cierta lástima por su personaje. Todo un dandy por fuera con sus americanas chillonas, y por dentro, un ser humano nostálgico y poco optimista. Servillo hace muy creíble esas dos “personalidades”.

    Siendo la Academia digamos, un poco “conservadora” (por no decir vejestorios) La Gran Belleza puede llevarse el Oscar. En mi opinión, La vida de Adele está un peldaño por encima, pero su temática le puede costar (recordemos que en USA llegó a ser censurada en algunos sitios) el premio.

  3. Enhorabuena a Sorrentino por el Oscar, muy merecido.

Escribe un comentario