Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Drive, solo conduzco…

Por Víctor Lozano

«Hay cien mil calles en esta ciudad… No necesito ruta… Tú me dices dónde y cuándo, y yo te doy 5 minutos. En el transcurso de esos 5 minutos soy tuyo. ¡Pase lo que pase! Para todo lo que sea un minuto antes o después, no cuentes conmigo… ¿Entiendes?»

Drive tiene todas las expectativas de ser una singular película del método, pero gracias a un realizador danés tan eficiente como Nicolas Winding Refn y un actor de provecho como lo es Ryan Gosling se ha convertido en otra cinta de culto empleando el asfalto como piedra angular y línea narrativa. A pesar de estar basada en una novela y ser una película de acción y thriller, las referencias salen por debajo de las piedras, envuelve el cine negro en una estupenda de estilo que frena sobre la serie B y el cine indie. El director se la dedica a Alejandro Jodorowsky y se inspira en otra cinta que desconozco, una tal Scorpio Rising de Kenneth Anger, y esta inspiración se refleja en Drive porque la chaqueta de Gosling tiene la estampa de un escorpión, que representa la soledad y el hacer las cosas de manera ajena, también alude a los mortíferos aguijones con armas de fuego.

drive2

Ryan Gosling es “El Conductor”, un tipo precavido, cauteloso, solitario, sin miedo en el cuerpo, con sus propios ideales y sigue el patrón de conducta: “pensar/meditar/ejecutar”; al principio vivía de sus peculiares trabajos, no le importaba nada más salvo eso, pero todo cambia al enamorarse de su preciosa vecina (una Carey Mulligan insatisfactoria), que no tardará en exponerla en peligro adentrándola en su mundo oscuro, pero ahora sólo le importa protegerla. Con la aparición de geniales secundarios como Bryan Cranston, Ron Perlman y Albert Brooks, la dirección de Refn es magnífica, sabe cómo construir secuencias desde la hipnosis para cazarnos como espectador y presa. Visita terrenos casi desiertos narrativamente hablando; Drive rememora ese cine trepidante de las décadas de los 70 y 80, y lo llena de violencia y brutalidad visualmente efectiva.

Refn deja a un lado las escenas de acción espectaculares y se dedica exclusivamente al diseño de una sensible y frágil estética lúgubre y tenebrosa para enseñarnos un film sombrío, apabullante y convulso para el público adulto. Hay más énfasis en la cinta como los magistrales grandes planos generales de esa ciudad que resplandece en la penumbra de la noche y su hipotética banda sonora que recopila varios temas de electrónica y reminiscencias retro ochenteras para ser acordes con la película. Rompiendo los esquemas de documentales, este escorpión no tiene el mismo comportamiento social que los demás, de carcasa puede ser solitario pero en su interior alberga el deseo de amar y ser amado. Drive es un excelente producto artístico, bonito y enormemente atractivo de principio a fin.

Comentarios

  1. Iñigo

    “Scorpio rising” es un conocido mediometraje norteamericano de los años 60 con tono “explotation” que trata sobre una panda de moteros… ¡nazis y homosexuales! Te paso la referencia en Filmaffinity:

    http://www.filmaffinity.com/es/film964233.html

  2. Irene Pardo

    Me ha encantado leerte.

    • Víctor Lozano

      Gracias, Irene.

  3. Miguel Ávalos

    Peliculón. Te atrapa de principio a fin. La naturaleza del escorpión en estado puro. ¡Muy buena crítica! ¡un saludo!

Escribe un comentario