Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Dredd es la ley

Por Javier Fernández López

El mundo del cómic tuvo en 2012 uno de los mejores años que se han visto en el cine. Cuatro grandes adaptaciones se vieron ese año: El caballero oscuro: La leyenda renace, The Amazing Spiderman, Los vengadores y Dredd. A juicio de un servidor, todas fueron más que decentes, cuatro buenas películas que merecerían una buena tarde de entretenimiento. Ahora bien, ¿cuál es la mejor? Me voy a poner en la posición de un cinéfilo valiente, y voy a decir que Dredd es, no la mejor quizá, pero sí la que se merece más reconocimiento que ninguna. ¿Por qué? Porque el film es excelente partiendo de un presupuesto que hoy día se consideraría absurdo para cualquier superproducción: alrededor de 40 millones de dólares. Después de aquel error, aquella película prácticamente imposible de digerir protagonizada por Sylvester Stallone, Pete Travis dirige y nos trae una fabulosa película, una auténtica adaptación de uno de los cómics más interesantes en lo que a argumento se refiere. Ésta es, sin duda, la mayor sorpresa de los últimos años en cuanto a adaptaciones de cómic se refiere.

Se aparta de cualquier elemento que llame a la fantasía, la fotografía es gris, sucia, todo muestra una realidad sorprendente. La ambientación resulta magnífica. En un futuro distópico y desolado, Dredd nos sitúa en un mundo donde existen “megaciudades”, extensas y que dan cobijo a cientos de millones de personas. Reina el caos y el desgobierno, pero de ahí surge una nueva forma de justicia y de orden: los jueces. En “MegaCity 1”, donde se ambienta la película, viven 800 millones de habitantes, y para contrarrestar el caos surgen estos jueces, los que imparten la ley, policías, jurados y verdugos. El policía que te arresta será también el juez que dicte tu sentencia en el acto. ¿Cómo te declaras?

Lo que se echa de menos es un mayor enfoque al mundo de los jueces. La cinta apenas muestra cómo se desarrollan las actividades de estos, pero Travis exprime hasta el último dólar para ofrecernos un producto sólido, redondo. Karl Urban (El señor de los anillos) se presenta como un protagonista imponente, que no tiene problema alguno con no mostrar su rostro (error del que sí padeció la cinta de Sylvester Stallone). Unos primeros minutos brutales que demuestran el poder de un juez a la hora de impartir justicia. Cabe destacar que la película no tiene reparos en mostrar escenas de un fuerte contenido violento, lo cual la hace aún más frenética, puesto que el argumento de por sí ya lo es. Al más puro estilo de un videojuego, nuestro juez, acompañado de una joven Olivia Thirlby (Juno), tendrá que ir superando los distintos niveles de un edificio hasta llegar a lo más alto y encargarse de la villana, Lena Heady (Juego de Tronos).

dredd2

Todo en la cinta funciona bien, no hay baches. Las escenas de acción están bien hechas, justificadas, no hay nada gratuito. El pacificador, el arma de los jueces, un protagonista más en esta historia. La mecánica del arma, aun ya conociéndola los más seguidores del cómic, sorprenderá a más de uno. Su uso y variedad es todo un espectáculo.

Son 200 niveles los que tienen que superar esta pareja de jueces. El personaje de Thirlby aportará a la película un toque de lo más particular y divertido. La película se ambienta en un mundo donde la radiación está presente prácticamente por todo el planeta. Esto ha provocado que surjan ciertas personas con habilidades especiales.

Los efectos especiales muestran una gran calidad, y el uso de la cámara lenta no empañará el resultado de la cinta debido al argumento de la misma. La puesta en escena, pues, es brutal desde el primer minuto, y la banda sonora muestra a veces unos temas bastante buenos, sobre todo cuando nuestro protagonista reparte justicia por el edificio. Ojo al nivel de presentación de la película, sencillamente impecable.

¿Qué le podemos echar en falta? Más minutos, un argumento con algo más de filosofía de por medio y que se muestre con mayor detenimiento la ciudad. Por lo demás, ésta es una excelente adaptación del cómic, una muy buena película de acción. Ojalá las posibles secuelas de la cinta obtengan un mayor presupuesto, y por supuesto, ojalá Karl Urban siga siendo el protagonista. Sólo se le ve los gestos de la boca, pero es suficiente para saber que ha hecho en esta película un trabajo magnífico.

Comentarios

  1. Avicii

    Lo dire en siete palabras en vez de en siete parrafos: Es un pedazo de toston esta pelicula.

  2. Adrian Pena

    Totalmente de acuerdo con la crítica. Una de esas cintas “tapadas” que sorprenden. Recomendable si tienes claro que lo que quieres ver son tiros y acción.

  3. Miguel Ávalos

    La vi no hace mucho y sin ser ni mucho menos un conocedor del cómic, me entretuvo bastante. Quizás me paso lo mismo que con Scream 4 y otras más, que no tenía muchas esperanzas depositadas en ella y a veces el resultado es distinto a lo que creías.

    Buena película la verdad y muy buen artículo Javier.

    Un saludo.

Escribe un comentario