Image Image Image Image Image Image Image Image Image

DreamWorks vuelve a hacer magia

Por Javier Fernández López

Han pasado 4 años y parece que fue ayer cuando disfruté por primera vez de una de las aventuras más prodigiosas del cine de animación. Por entonces, no sabía qué tipo de proyecto iba a ser Cómo entrenar a tu dragón, si un producto sólido o un simple producto para el entretenimiento sin alma. Lo cierto es que acabó siendo un cúmulo de calificativos positivos y una sorpresa de lo más fresca. DreamWorks Animation se coronó con una cinta absolutamente genial que se apoyaba en una narrativa propia de un videojuego, con unos personajes entrañables y unas criaturas, los dragones, fascinantes.

Llega en este 2014 la tan esperada segunda entrega, vuelven Hipo, Astrid y el inigualable Desdentao. Vuelve la música de John Powell y vuelve a la dirección Dean DeBlois. Mejorado el diseño de la película hasta un nivel prácticamente perfecto, los poco más de 90 minutos que dura la película se convierten en un auténtico espectáculo audiovisual lleno de momentos épicos. Pero lo más destacado de esta secuela, la mayor sorpresa, es la madurez que el propio DeBlois, que también es el guionista del film, ha creado en Cómo entrenar a tu dragón 2. Dicho de antemano, la historia no es perfecta y en ciertos momentos algo precipitada, y quizá no se han aprovechado del todo ciertos elementos. ¿Pero saben qué? Lo cierto es que después de haber visionado la película, de haberla disfrutado, sólo puedo aplaudir el mérito del equipo de DreamWorks por ofrecernos una historia, quizá no perfecta, pero sí oscura, madura y emotiva, con momentos duros que un cinéfilo sólo podía recordar si echaba la mirada atrás hasta la década de los 90, cuando en una película de animación podías ver cosas que, a priori, no están hechas para el corazón de los más pequeños.

comoentranaratudragon2_2

Desdentao multiplica por cien su protagonismo en la película convirtiéndose, sin necesidad de diálogo, en el compañero más entrañable que uno puede imaginar, divertido en cada momento. Veo en Desdentao la misma esencia que DreamWorks puso en el corcel Spirit, de Spirit: El corcel indomable. Y el final con él al máximo añade a la cinta un nivel de operística absolutamente magnífico.

Los momentos dramáticos están bien escogidos, y bien es cierto que un servidor habría querido más minutos, pues he salido del cine pidiendo más, no porque le faltara algo a la película, sino porque todo lo que estaba visionando era una genialidad de principio a fin. Las carencias del guión no deberían no me han empañado los ojos, porque he visto el esfuerzo por querer hacer un producto profundo y con cierta oscuridad, tanto que creo que hay alguna escena que quizá a los más pequeños les aburra. El tema musical creado por Jónsi y John Powell, Where No One Goes, me ha resultado fascinante, aportando frescura al principio de la película, emotividad al final y dándote ganas de ver la tercera entrega ya confirmada por DreamWorks Animation, en la cual creo que se confirmará, con respecto a mis suposiciones, que todas esos bajones de guión que uno pueda verla están justificados por el propio argumento de la tercera entrega, pues no creo que la batalla de Hipo haya terminado, más bien creo que sólo acaba de comenzar.

Aviso de SPOILERS en este párrafo aunque no profundizaré mucho en detalles. Simplemente diré que agradezco muchísimo que la historia haya escogido un camino oscuro y dramático, dándose muertes que uno no espera al ser una película de animación con muchos momentos cómicos. El argumento se muestra duro por momentos y en más de una ocasión da la sensación de que Hipo no lo conseguirá. Ver a Desdentao en su contra es algo que te llega al corazón, y todo un acierto que éste sea el causante, no siendo culpable, de la mayor sorpresa dramática de la película.

En definitiva, lo mejor que he visto en todo lo que llevo de 2014. Cómo entrenar a tu dragón 2 es un regreso a la madurez en el cine de animación, un disfrute audiovisual y una magnífica experiencia cargada de épica y de grandes emociones. Larga vida a Desdentao y a Hipo, y también a la estupenda Astrid. Ojalá que DreamWorks siga a este nivel con la franquicia y nos regale una saga digna del mismísimo Odín. Esta secuela se ha merecido la espera y más de mil aplausos.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario