Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Drama romántico turbulento: Kubrick- Nabokov

Por Enrique Fernández Lópiz

Lolita es una adaptación de la conocida novela del mismo título de Vladimir Nabokov. Narra la historia la llegada a Ramsdale, New Hampshire, de Humbert (James Mason), un profesor de literatura de cuarenta años, que decide pasar unas vacaciones estivales antes de volver a su trabajo en otoño. Mientras busca casa para alquilar, llega a casa de la viuda Charlotte Haze (Shelley Winters). Aunque no le convence mucho alquilar habitación en el lugar, antes de marcharse la señora le muestra el jardín de la casa donde está su hija de catorce años (en la novela tiene doce) Lolita (Sue Lyon), una bonita muchacha por la que el profesor queda prendado al instante, e incluso obsesionado sexualmente por ella. Al instante Humbert alquila la habitación para estar cerca de Lolita. Charlotte se enamora de Humbert pero éste sólo piensa en Lolita. De otra parte, Lolita hace con él el doble juego de seducción por un lado y hacerle sufrir por otro. Finalmente concibe el perverso plan de casarse con la madre, lo cual que acaba haciendo, para poder estar siempre cerca de la irresistible Lolita. Con el tiempo, Charlotte se entera de las verdaderas intenciones del profesor, lo que llevará a éste por las amenazas de ella a pensar en asesinarla. Pero el azar quiere que Charlotte muera en un accidente atropellada por un automóvil. Finalmente, Lolita acaba viviendo con Humbert quien la inscribe en un colegio, pero Lolita tiene una serie de relaciones con amigos que enferman de celos a Humbert, lo cual que el pobre profesor enloquece y comienza todo un esfuerzo por controlar a la joven Lolita. Para ello parten de viaje Humbert y la niña, para estar solamente él con ella, pero un misterioso coche les sigue. Por cosas de la historia, Lolita acaba escapándose con un hombre ligado a Hollywood con quien se casará pasado el tiempo, quedando embarazada al poco. Lolita le cuenta a Humbert con quien huyó en su momento, y Humbert loco de rabia y celos lo mata y es apresado. Tras un juicio es llevado a la cárcel a la espera de su ejecución.

Y como siempre pasa, Stanley Kubrick no falla y dirige una cinta de excelencia donde la tragedia puede mascarse desde casi el principio, y lo hace con total maestría y sentido del relato. Cuenta para ello con el maravilloso guión muy bien adaptado del propio Stanley Kubrick y el mismísimo Vladimir Nabokov, reconocido novelista de origen ruso y nacionalizado norteamericano, autor de la novela, y un retratista de la sociedad estadounidense, amén de un esteta en toda regla. Genial también la música de Nelson Riddle que busca coherencia con las imágenes: acompaña a Charlotte con un tema de West Side Story, a Lolita con una balada suya y a Humbert con Irma la dulce; y añade como tema de amor una composición de Bob Harris; y no hay que olvidar la hermosa fotografía en blanco y negro de Oswald Morris, que aporta un eficiente trabajo de cámara, que facilita elipsis notables.

lolita2

En cuanto al reparto, cuenta con un elenco de actores de primera fila donde destaca James Mason que luce sobradamente sus dotes de genio de las tablas con un papel de lujo, convincente, dramático y de relieve, en suma; Sue Lyon borda a la Lolita mítica que todos conocemos (espero); Shelley Winters está superlativa en el papel de Charlotte, la madre; y nada que hablar de la maestría de todos conocida de Peter Sellers, por mencionar los principales. Pero hay también un coro actoral de primera, con artistas de reparto como Marianne Stone, Diana Decker, Jerry Stovin, Gary Cockrell, Suzanne Gibs, Roberta Shore o Cec Linder entre otros.

Así pues, Kubrick se atreve con la turbulenta relación de un padrastro con su seductora hijastra en un drama romántico auténticamente arte, un film con fuerza, inteligente y arriesgado. En el metraje se describe el amor compulsivo y dominado por los celos, alimentado por un deseo de posesión límite, con temores, inseguridad y frustraciones.

Pese a las críticas de aquella época gazmoña, finalmente la obra triunfa como una película de primer orden donde el talento de Kubrick se impone a la moral puritana del momento.

Entre nominaciones y premios en 1962 tiene: Nominada al Oscar: Mejor guión adaptado. Globos de oro: 4 nominaciones, incluyendo mejor director. Creo que habría merecido más, pero en aquel año había grandes superproducciones y películas importantes tipo Lawrence de Arabia de David Lean; Matar a un ruiseñor de Robert Mulligan; El día más largo de Annakin, Marton y Wicki; El milagro de Ana Sullivan de Arthur Penn; o Días de vino y rosas de Blake Edwards (a la espera de publicación en estas páginas), nada menos.

Desde mi modo de ver esta película es Literatura en movimiento; una historia que nos cuenta cómo un hombre desciende a lo más bajo de su condición, sin preservar su dignidad, un descenso propiamente a los infiernos. Desde que se cruza con la perversa Lolita, ya se ve que el profesor Humbert va a acabar mal, muy mal. Una película que aúna drama, comedia (con sus toques de humor) y romance. Como dijo el gran crítico que fue Ángel Fdez. Santos: Gran cine e inteligente, vigoroso y arriesgado ejercicio de puesta en pantalla que nos abre al Kubrick en plena posesión de su talento.

Comentarios

  1. Cinepata

    No pasan los años para esta película. Estupenda crítica, felicidades.

  2. Enrique Fdez. Lópiz

    Gracias amigo. Un abrazo. EFL

Escribe un comentario