Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Drama de atmósfera tensa y enrarecida

Por Enrique Fernández Lópiz

En Foxcatcher, Mark Schultz (Channing Tatum) es un luchador de élite, medallista de oro olímpico, que es invitado por un rico hombre, John du Pont (Steve Carell), a su mansión, a fin de que le ayude a crear un lugar para entrenar al más alto nivel para preparar un equipo para los Juegos Olímpicos de Seúl de 1988. Schultz responde afirmativamente pues ve, entre otras y de manera preferente, poder evitar a su hermano Dave (Mark Ruffalo). Podrá centrarse en sus entrenamientos y dejar de vivir a la sombra de su hermano mayor. Pero las cosas no son como se preveía y los acontecimientos se suceden de manera imprevista.

Hace nueve años Bennett Miller debutó en la dirección de películas con el gran film Truman Capote, 2005; luego apenas se prodigó, sólo habría de dirigir Moneyball: rompiendo las reglas, 2011, y la que comento ahora. En esta película que nos ocupa Miller realiza un estudio magistral sobre una mente retorcida que pretende manejar los hilos de la vida de los demás, concretamente de dos luchadores olímpicos. Gran dirección sin discusión de Miller, al que no en vano le fue concedido el Premio a la mejor Dirección en el Festival de Cannes de 2014. Pero no hay que olvidar que el film está conducido por un excepcional guión basado en hechos reales, de Dan Futterman, E. Max Frye y Kristin Gore, que sostienen con un pulso firme y conmovedor la historia. Música de calidad de Rob Simonsen y fotografía esplendorosa de Greig Fraser. Y una maestra propuesta escénica, también de Miller.

Reparto de lujo con Steve Carell en un papel que probablemente dé un giro radical a su carrera en el rol de mecenas perturbado cuyo protagonismo labra a golpe de cheque; la expresión del cuerpo, la ponderada falta de expresión de sus gestos, sus inopinados brotes de ira, el carisma que desprende; evidentemente todo hace pensar al espectador que algo no está bien en su cabeza: un trabajo actoral propio de un maestro; Channing Tatum hace otra interpretación antológica metiéndose de lleno en el papel de un luchador campeón olímpico siempre a la sombra de su hermano mayor, una interpretación que empatiza mucho con el espectador; Mark Ruffalo, un actor todoterreno, es el entrenador de lucha, hermano mayor del protagonista, que realiza otra interpretación magistral; no quiero olvidarme de la madre de millonario du Pontl, una gran Vanessa Redgrave de ojos grandes y atónita ante la locura de su hijo. Acompañan con gran maestría Sienna Miller, Anthony Michael Hall, Tara Subkoff, Sherry Hudack-Weinhardt, Guy Boyd, Brett Rice, Jackson Frazer, Samara Lee, Francis J. Murphy III, Jane Mowder, Davis Bennet, Lee Perkins y Robert Haramia. Un elenco envidiable y muy bien dirigido.

foxcatcher2

Entre Premios y nominaciones en 2014 tiene: Premios Oscar: 5 nominaciones incluyendo Mejor director. Globos de Oro: 3 nominaciones incluyendo Mejor película–Drama. Festival de Cannes: Mejor director. Premios BAFTA: 2 nominaciones a Mejor actor secundario (Carell y Ruffalo). Independent Spirit Awards: Distinción Especial. Satellite Awards: 2 nominaciones incluyendo Mejor actor (Steve Carell). American Film Institute (AFI): Top 10 Mejores películas del año. Sindicato de Actores (SAG): 2 nominaciones incluyendo Mejor actor (Carell). Critics Choice Awards: 4 nominaciones incluyendo Actor secundario (Ruffalo). Críticos de Chicago: Nominada a Mejor actor secundario (Ruffalo).

Estamos ante un drama psicológico insidioso, que seduce al espectador y le hace seguir al milímetro el film. Lo hace con una narración oscura y soterradamente violenta, muy reconcentrada, que hace prever algún desenlace peligroso, sin que se sepa por dónde saldrá la historia. Siniestra a la vez que triste, la vida de John du Dupont, un monstruo de la riqueza americana, junto al pobre e inocente luchador Channing Tatum, está trazada por Miller a modo de relato gris, inquietante e hipnótico.

Dupont necesita del magnetismo de ser reconocido, de ser admirado y encuentra en la lucha su leitmotiv, pugnando con su madre, a la sazón amante de los caballos, quien considera el deporte de la lucha algo vulgar. Dupont, a propósito de esta extremo, llega a decir que los caballos no le interesan, en alusión a que su doma se centra en los hombres, los luchadores que tiene en su mansión y en su emporio de entrenamiento de alto rendimiento.

La película en sí no cuenta demasiado. Hay deporte, un campeón olímpico y un mecenas millonario. Pero como dice Ocaña: “Miller opta por un angustioso drama existencialista en el que nunca se ofrecen respuestas y sí una atmósfera de terror moral, donde el reverso tenebroso del sueño americano se articula por medio de la megalomanía, el desamparo social y familiar, y el más oscuro y tétrico de los deseos.” Y es que verdaderamente la película te sobrecoge aunque en realidad no hay grandes aspavientos sino meramente, que no es poco, un clima denso y gris de gestos, miradas y silencios mantenidos que hace presagiar malos acontecimientos, que son como un nido de serpientes con malos augurios.

Con el transcurrir de los hechos y dado que la cosa no marcha bien, Dupont se ve obligado a recurrir de nuevo a Dave, el hermano mayor para que salve la decadencia que impera entre los deportistas, sobre todo en Channing. Es en este punto donde se traza el triángulo diabólico en el que el hermano salvador intenta por todo los medios reconducir a su hermano pequeño de nuevo a la vía del éxito. Como dice Oti: El triángulo es fascinante y sus intérpretes lo llenan de hipnótico atractivo: Chaning Tatum, el hermano pequeño, arisco e influenciable; Mark Ruffalo, el hermano mayor y mentor, que le da seguridad y fuerza, y el sorprendente Steve Carrell, que compone el histriónico personaje de DuPont, una mezcla explosiva de papanatas inútil, patriota bellota y magnate botarate.” Y así Foxcatcher es la metáfora del pobre Channing, un ser de tercera categoría en esa sociedad norteamericana, que es una sociedad ampulosa en su cúspide, donde todo se compra y se vende, para la que el éxito, si no se somete, deviene en desfachatez.

Esta película crea desasosiego, y también provocó, al menos a mí, otras sensaciones emocionales variadas y complejas como el disgusto, el enojo que produce la percepción de injusticias y la prepotencia de un insensato con ínfulas de grandeza, pero con la vulnerabilidad y la problemática de un pobre niño rico solo (aunque adulto) y desamparado. Y es que, justamente a este tipo de personaje perturbado, solitario y rico, le hace falta otro igualmente solo, pero pobre: ¡toda una enfermedad moral!

Quiero finalmente hacer algún aporte psicológico del film. A poco que uno esté atento, observa que en el trío principal de personajes diversos, hay un elemento común: la evidente falta de padre. Pues bien, está comprobado que esta ausencia de padre, conlleva un fuerte anhelo del mismo, la búsqueda de un (otro) padre, y tiene un efecto patológico comprobado en quienes lo padecen. Es la búsqueda de la identidad inacabada, una pulsión esencial inevadible y destructora que confunde y dificulta la asunción de roles en la vida, a la par que obstaculiza el anclaje vital e incluso confunde el intelecto. Ser huérfano emocionalmente es como haber ingerido un insidioso veneno mordaz y obstinado que turba y descoyunta la existencia. Entonces, creo que no hay que olvidar este extremo, a la hora de hacer una lectura psicológica del film.

La película trata de un suceso real, como ya he apuntado, pero el trasfondo que Miller ha colocado en los personajes del film es estremecedor. Con Miller, nos sumidos en un genial compás lento que nos coloca de manera fascinante dentro de un paisaje melancólico y sin atributos, de cielos grises y hombres tristes. De silencios. Un mundo viril y, al mismo tiempo, extremadamente frágil y vulnerable.(Llopart).

En resolución, Foxcatcher es un drama dentro de una atmósfera sucia, enrarecida, tensa y extrañamente incómoda, lo cual se expresa en una presión psicológica que acabará en celos, traición y venganza.

A la salida del único cine de mi ciudad donde proyectan esta película, dos señoras debatían ante mí que acababa de salir de verla sobre si entrar o no. Y con riesgo de pecar de impertinente les pregunté: ¿les gusta el cine bueno? Y me dijeron, SI. Entonces les dije: no se la pierdan. Y fueron a comprar las entradas.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Comentarios

  1. Alberto

    Película bastante recomendable, fascinante Steve Carell, Mark Ruffallo como siempre solvente, incluso Channing Tatum está bien (nunca me ha dicho gran cosa con esa expresividad de encina que tiene). La película te sujeta, agarra, bloquea y revuelca a base de una soberbia atmósfera desasosegante en la que sientes que puede pasar cualquier cosa. Por fortuna la vi sin conocer su historia y la verdad es que me dejó un poco impactado. Como ves comparto tu buena crítica Enrique, sin duda cine de altura, eso sí me habría gustado conocer la opinión de las señoras a quienes se la recomendaste ;)

    Un saludo, y gracias por la crítica Enrique

    • Enrique Fdez. Lópiz

      Gracias por tus palabras y me agrada mucho departir con colegas a los que les gusta el cine de nivel. Y no entiendo bien, salvo por las artimañas de la industria y todo eso, por qué no le han dado nada a esta peli en los Oscar… En cuanto a las señoras, yo por si acaso no las esperé a la salida del cine, ja ja!! Un abrazo. Enrique

Escribe un comentario