Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Dragon Ball: La batalla de los dioses. Comedia dragonbolera por metro cuadrado

Por Miguel Ávalos

Los fenómenos de masas no se cansan de estar de moda.

El Universo Tolkien nos sigue deleitando con sus relatos, a la mítica Trilogía de El Señor de los Anillos hay que sumarle ahora las películas de la novela El Hobbit. Hemos podido disfrutar de El Hobbit: Un Viaje Inesperado y en breve lo haremos con el que promete ser el más espectacular de los tres films, El Hobbit: La desolación de Smaug.

En lo que respecta al Universo de los Superhéroes, las franquicias DC y Marvel no paran de lanzar películas exitosas, tenemos Superhéroes hasta en la sopa.

El Universo Star Treck pisa más fuerte que nunca gracias a su saga moderna e incontables personas estamos en ascuas por el regreso del Universo Star Wars con su Episodio VII.

Lo mismo ocurre con los Mangas y Animes. Saint Seiya no deja de extenderse con nuevas sagas, conquistando más y más corazones.

Era evidente que el principal fenómeno de masas nipón, no se podía quedar rezagado y debía lanzar nuevos productos al mercado. Así ha sucedido con Dragon Ball. A partir del año 2007 Akira Toriyama decidió que su eterna oda debía de proseguir con nuevas historias, puesto que es una manera efectiva de que las actuales generaciones infantiles y adolescentes se empiecen a identificar con ello. Dicho y hecho. Las pruebas son las siguientes:

*Dragon Ball especial 2008: Goku y sus amigos regresan
*Dragon Ball especial 2010: El plan para exterminar a los Saiyajins
*Dragon Ball especial 2011: Episodio de Bardock

A estas tres películas se les ha unido, Dragon Ball: La Batalla de los Dioses. Sacada en este año 2013.

El Dios de la destrucción Bills ha despertado, después de muchos años de letargo, debido a una leyenda que afirma que, entre los escasos Saiyajins supervivientes al genocidio provocado por Freezer, hay uno que será capaz de retarlo. Este Saiyajin logrará alcanzar el denominado estado Super Saiyajin Dios, un nivel al que ningún ser perteneciente a la orgullosa raza podría alcanzar jamás por sí mismo, puesto que se necesitan 6 para el proceso, 5 para que unifiquen sus poderes alrededor de un sexto y último que es quien tendrá ese sagrado privilegio. Son Goku se encuentra entrenando en ese momento en el restaurado planeta del Kaioh del Norte. Bills, junto con su ayudante Wiss, se persona en dicho lugar percibiendo al instante que Goku es el Saiyajin que buscaba. Son Goku se emociona al saber que su oponente es un Dios y lo combate transformado en Super Saiyajin nivel 3 o Mega Guerrero, sin embargo es derrotado en un abrir y cerrar de ojos. Bills queda profundamente decepcionado, pero localiza la Tierra y con ella a más Saiyajins, con lo que se traslada allí de inmediato. Kaioh del Norte se pone en contacto con Vegeta para informarle de la situación y de quien se presenta allí ¡en pleno cumpleaños de Bulma! Los guerreros Z tendrán que hacer frente a una nueva amenaza y esta vez en forma de Dios.

labatalladelosdioses2

Al igual que pasó con Dragon Ball especial 2008: Goku y sus amigos regresan y con Dragon Ball especial 2011: Episodio de Bardock, Dragon Ball: La Batalla de los dioses ha generado diversas polémicas entre las/los fans. La película se ha presentado con una leyenda que resulta interesante, pero que al mismo tiempo puede ser considerada una destrucción de la historia entre los Saiyajins y Freezer. Al mismo tiempo nos descubre un estado Super Saiyajin que no puede ser alcanzado en condiciones individuales, lo que resulta un buen punto.

Otra cuestión que no ha agradado a mucha gente es el villano de la película. En cuestión de caos y fuerza vital nada que reprochar, es un Dios y en consecuencia es un gran ejemplo de ambas cosas al igual que lo es Majin Boo, contando además con el hecho de que sus poderes superan incluso los de este último. Sin embargo la cosa cambia si nos referimos a su carisma, un corte que ni un solo villano de los mostrados en estas últimas 4 películas ha logrado pasar. Cuan largas son las sombras de Piccolo Daimaoh, Freezer y Cell. Esto sin duda es un hándicap negativo para Dragon Ball. Los villanos no solo deben hacer temblar a los héroes porque individualmente estén a otro nivel, deben poseer una personalidad que logre envolver a las/los fans. De lo contrario nada de nada. Bills logra de sobra lo primero, pero se queda por el camino en cuanto a lo segundo. Lástima.

No obstante, si hay un punto que parece haber molestado a bastantes fans es la comedia. Dragon Ball se caracteriza por tener buenas dosis, eso lo sabíais todas y los sabíamos todos. No es nuevo. Sin embargo Dragon Ball: La Batalla de los Dioses explota ese recurso hasta sobrepasar el propio límite. Hay comedia por metro cuadrado. A las payasadas tradicionales de Son Goku, se le añade el retorno de Pilaf, Shu y Mai quienes se han convertido en niños/niña por su mal uso de Las Bolas de Dragón. Bulma ni se acuerda de ellos, Trunks se enamora de Mai creyéndola una niña de su misma edad y acto seguido se monta un lío padre considerada una representación teatral. La cosa no acaba ahí, pues vemos también a un Dragon Shenron cómico por la llegada de Bills, a quien empieza a hacer la pelota. Los propios Bills y Wiss, en especial este último, prestan mucha más atención a los manjares que al verdadero asunto que les ha traído a la Tierra. Vemos también a un Gohan borracho. Finalmente se presenta el número cómico que, al parecer, más ha molestado, un Vegeta que abandona su orgullo de la manera más tremenda y que para evitar una catástrofe efectúa un baile al más puro estilo Ginyu Tokusentai, anunciando el momento del ¡Bingo!

Este abuso de comedia ha sentado de manera desigual entre la gente, desatándose opiniones de toda clase.

Sin embargo no podemos obviar los detalles positivos. Sigue siendo Dragon Ball y como toda peli de este universo tiene sus virtudes. Ofrece ese entretenimiento característico que solo la cumbre de Toriyama puede conseguir. Nos deleita con una macrorreunión de personajes tan queridos y con el retorno de otros. Nos descubre nuevos detalles así como nuevas leyendas y nuestros protagonistas vuelven a recordar que por muy lejos que lleguen individualmente, la unión es el mayor poder de todos, puesto que en lo primero siempre hay alguien mejor. Hay motivos para sonreir.

CONCLUSIÓN

Dragon Ball: La Batalla de los Dioses no es en absoluto la mejor película del gran universo de Toriyama. Las hay mejores:

*Los mejores rivales
*Guerreros de fuerza ilimitada
*Estalla el duelo
*Los guerreros de plata
*El regreso de Broly
*El ataque del Dragón

Sin embargo entretiene, ofrece dosis interesantes para pasar un buen rato enfrente de la pantalla disfrutando de estos míticos personajes y descubre nuevos aspectos de este fenómeno que no deja de expandirse. A vaso medio vacío o vaso medio lleno, yo prefiero lo último. Dragon Ball: La Batalla de los dioses consigue que se vea así. Aprueba.

PROS

*Sigue siendo Dragon Ball, la excusa perfecta para ponerse enfrente de la pantalla y disfrutar de un rato muy entretenido.
*La historia tiene puntos muy interesantes y que pueden suponer el trampolín para futuras películas.
*La macrorreunión de personajes que tiene lugar es muy de agradecer.

CONTRAS

*Algún punto de la historia puede que no sea nada bien recibido.
*El villano. Será todo lo poderoso que se quiera, un buen ejemplo de ello y de caos, pero en cuanto a carisma no está a la altura exigida, se queda por el camino.
*Excesivo abuso de comedia, se han pasado algún que otro pueblo.

Comentarios

  1. Javier Fernández López

    Decir que el diseño de Goku como Super Saijan Dios me pareció un tanto chocante. Si bien me agradó ese toque light, menos musculoso, lo del toque rosa me pareció algo ridículo, y luego realmente la película te deja a medias con eso.

    El villano es un error garrafal. Pienso lo mismo que con Buu, un villano que es invencible y punto no es un buen villano. Por eso agradecí, por poner un ejemplo, el enfoque de ‘El hombre de acero’ a hacer vulnerables físicamente los rivales de Superman.

    ‘La batalla de los dioses’ me pareció un especial flojo. Éxito en Japón, pero creo que la saga necesita ir por un camino más serio y solemne. Últimamente me están decepcionando con lo que sacan del universo ‘Dragon Ball’, aunque también he de decir que ‘La batalla de los dioses’ me ha parecido más coherente que ‘El episodio de Bardock’, con el cual quedé indignado.

    Buen artículo, un saludo!

  2. Miguel Ávalos

    Hola Javier, muchas gracias por comentar. Lo del Super Saiyajin Dios, bueno a mi el toque ese Rosa no me molesta, aunque te confieso que, si de mi hubiese dependido, habría elegido el color Rojo, creo que hubiese impactado más. En el tema de los villanos Toriyama tiene que ponerse las pilas y diseñar a uno que este a la altura de Piccolo Daimaoh, Freezer y Cell o que por lo menos se aproxime a ellos. Estas 4 películas puede que sean últiles para atraer a gente nueva, pero quienes llevamos años adorando Dragon Ball reclamamos una quinta película más seria.

    Aprovecho también para comentarte que, aunque reniego al completo del GT, creo que debería hacerse una peli de dibus sobre los 7 Dragones Malignos. Eso si, el diseño de los Dragones de 2, 5, 6 y 7 estrellas debe ser mucho mejor. Los otros Dragones, los gemelos de 4 y 3 estrellas y el de 1 estan muy bien, esos deben dejarse tal cual.

    ¡Un saludo y gracias de nuevo por tu comentario!

Escribe un comentario