Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Dos versiones limitadas de El Gran Gatsby

Por Enrique Fernández Lópiz

He visto yo dos versiones cinematográficas, adaptaciones de la gruesa, densa y archiconocida novela, The Great Gatsby (1925), del escritor norteamericano Francis Scott Fitzgerald (1896-1949). Su obra fue el reflejo de los problemas de la juventud en los EE.UU. tras la I Guerra Mundial, donde expresa el desencanto de esa generación que arrastraban su lasitud entre el jazz y la bebida, o, como en la obra que inspira al film, en el fascinante decorado y dispendio de las ciudades estadounidenses.

Como sabéis muchos de vosotros, la historia cuenta la vida de un misterioso personaje, el señor Gatsby, que vive en una lujosa mansión de Long Island y organiza espectaculares fiestas a las que asiste la alta sociedad del momento. Gatsby, es un hombre de ascendencia humilde y enriquecido tras la I Guerra Mundial con turbios negocios, Gatsby vive atormentado por el amor de Daisy, quien no lo ha esperado, casándose con otro. Pero circulan oscuras historias que le hacen recelar del extravagante personaje-marido. A Gatsby le obsesiona la idea de recuperar el amor que dejó escapar años atrás. Para ello se hará amigo de su vecino recién llegado, el joven Nick Carraway.

Pues bien, la primera de estas versiones filmadas constituye un recuerdo de juventud, de 1974. Estaba yo estudiando cuando vi en su estreno aquella meliflua película de Clayton con el guión de Coppola, guión más que horroroso por cierto, sobre todo en su confusión con la novela de Fitzgerald. Resultó ser, ya en aquel entonces, una película adormecedora, lánguida, algo estúpida y aburrida, amén de superficial y pesada. Con un Redford estupendo dentro de sus limitaciones interpretativas y una cándida Mia Farrow como figuras principales. Eso sí, obtuvo en aquel año algunos premios significados, con relación sobre todo a la puesta en escena: 2 Oscar: Mejor banda sonora adaptada y vestuario. Y Globos de Oro: Mejor actriz de reparto (Karen Black) y 4 nominaciones. Como dice Neathara y yo acuerdo plenamente: En resumen, igualito que un anuncio largo de Freixenet. Gente guapa, argumento mínimo y un montón de burbujas. Y el regusto amargo del champán en la trastienda de la lengua.” No quita para que a pesar de ser un film mediocre, guarde un recuerdo imborrable… por mi juventud de entonces, claro, no por la película.

grangatsby2

La que he visto posteriormente es más luminosa aunque casi igual de limitada. Fue escrita en 2013 por el director de la cinta Baz Luhrmann, junto a Craig Pearce. Esta nueva versión de El gran Gatsby es menos lacia, algo más audaz y mucho mejor interpretada por Leonardo DiCaprio que hace un papel que me parece meritorio, ganando a los puntos al anémico y carente de recursos Redford. Un reparto en el que además de DiCaprio destacan Tobey Maguire y Carey Mulligan, que despliegan estupendas interpretaciones. La película habla como, la anterior, de ese sueño americano basado en el dinero y el fasto, incluso el amor, que son tratados diestramente. Amén de una larga lista de detalles y extravagancias emocionales que hacen que al menos durante un rato la película pueda resultar fascinante. Pero al final, cuando se reflexiona, uno cae en la cuenta de que la tosquedad de Luhrmann está diseñada para ganarse al público joven.

Esta versión de 2013 es un melodrama al gusto popular, pero es también recargada y un tanto “mentecata y exagerada”, como sugiere algún crítico con buen tino. El Gatsby de Luhrmann parece un personaje corto de mollera e ingenuo, como para haber hecho fortuna con negocios irregulares en conexión con el hampa. Mucha fiesta, mucho vestuario, decadencia, y una sensación de que hoy no se hace cine salvo para una industria trasnochada que no valora la calidad del guión. Así y todo, recibió en aquel año premios importantes como: 2 Oscar: Mejor dirección artística y mejor vestuario. Premios BAFTA: Mejor diseño de producción y vestuario y 3 nominaciones. Critics Choice: Mejor dirección artística y mejor vestuario. Satellite Awards: Mejor canción y dirección artística. 3 nominaciones. Festival de Cannes: Sección oficial largometrajes (fuera de concurso). Así, lo mejor es el reparto, el diseño de los exteriores, vestuario y las escenas que son muy parecidas a las de la novela. Algo-bastante parecida a la primera versión que he comentado, pero mejor esta.

Hay una tercera versión al cine de esta novela, de 1949, dirigida por Elliott Nugent, con Alan Ladd y Betty Field como protagonistas, pero como no la he visto, nada puedo decir. E incluso hay una versión para TV de 2000 de Robert Markowitz con Mira Sorvino y Toby Stephens, pero tampoco la he visto.

De las que he visto, mi opinión es que ninguna de las dos versiones da la talla. Puede que en vestuario o puesta en escena, pues El Gran Gtasby es ante todo ostentación y boato.

Mucho me temo que la industria de Hollywood se le va un poco la mano en generosidad cuando de Scott Fitzgerald se trata. Pero en ambas me ratifico en mi idea de que hoy día, y en las últimas décadas, no abundan directores como Cukor, Mankiewitz, Hitchcock, Wells o tantos otros de los cincuenta y sesenta; ni se cuidan como debieran los libretos. Ambas versiones que comento resultan triviales, con mucho colorido y también mucha afectación.

Tráiler de El Gran Gatsby de 1974: https://www.youtube.com/watch?v=P_aAt6kFius.

Tráiler de El Gran Gatsby de 2013: https://www.youtube.com/watch?v=Nm6XxDe4P3Y.

Escribe un comentario