Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Don Jon

Por Enrique Fernández Lópiz

En esta película ocurre algo anómalo, esto es: Joseph Gordon-Levitt es el director, el guionista y el principal actor, y quizá sea mucho arroz para tan poco pollo. Veamos. La película trata de Jon Martello (Joseph Gordon-Levitt), un joven adicto al porno sin que se le conozca otra actividad, salvo asistir de forma ritual a la misa los domingos con sus padres, lo cual incluye también un ritual de confesión siempre de los mismos pecados, de tipo sexual. Por más que intenta controlar su adicción, ve que no puede, pues incluso las mujeres reales no son para él comparables al placer y la sensación de descarga y libertad que experimenta con el porno y la masturbación, con la ayuda de Internet. Insatisfecho con su vida, decide cambiar. Y a tal fin y a lo largo del film aparecen dos mujeres con cierta capacidad para hacerlo. De un lado, una novia, Barbara (Scarlett Johansson), y de otra parte, una mujer madura, Esther (Julianne Moore). Con ellas, pero sobre todo con la segunda, aprenderá importantes lecciones sobre la vida y el amor.

Me parece una comedia más o menos entretenida y que da pie a algunas reflexiones que en estas líneas expongo. Así de entrada diré que la cinta merece una calificación aceptable por dos razones. La primera es la efectiva descripción del estilo de vida americano, que lo es también europeo ya, de tomar trivialmente las cosas: las relaciones de amor y el sexo, la religión, la vida como forma narcisista de estar en forma a base de gimnasio imperativo, la reverencia por los automóviles o la necesidad de hablar con los amigos sobre trivialidades sin fin; para mi modo de ver, la exposición de una vida un tanto-bastante desastrada y simplona. Y creo y espero que el guionista y director Joseph Gordon-Levitt haya querido exponer esta cuestión tan “triste” como elemento sustancial del film, como una dimensión crítica a este estilo de vida, crítica que a mí me parece necesaria y que no pretendo convertir en la “moralina pequeño burguesa” a la que se refirió Nietzsche. Es simplemente un estilo de vida pobre y vulgar.

donjon2

La segunda razón que considero importante es el intento por adivinar cuál es la sustancia del amor, lo radical, lo importante. Al principio del la película, y aunque no pudiera ser sustituido por la artificialidad del porno, se trata de la categoría física de las mujeres, que son evaluadas por el protagonista y sus amigos con las calificaciones habituales de siete o nueve o cinco, y así… Por fin, el protagonista parece encontrar una muchacha bella, incluso al gusto de los padres que, a la postre y como dice su aparentemente abstraída hermana, lo único que quiere es manejarlo a su antojo (Scarlett Johansson). La tal chica le prohíbe y acucia en muchas cosas, entre otras a que no mire más porno, pero también le dirige y poco menos que ordena “manu militari” que estudie, que no dedique tiempo a las cosas del hogar, que compre esto o lo otro, etc. O sea, que su hermana tenía razón. Tras cortar relaciones con ésta joven autoritaria y “peligrosa”, tropieza con una segunda mujer madura, viuda, con un historial de tragedias familiares, que le enseña el auténtico sentido del sexo e incluso del amor (Julianne Moore). Y este es el mensaje más positivo de la película, el mensaje del auténtico amor en el que nadie manda o dirige y en el que ambos pueden compenetrarse, gozar en la intimidad y mirarse a los ojos cara a cara. Este mensaje salva la cinta que sin ser nada del otro mundo, sabe contraponer el mundo casquivano y estúpido de la vida del joven en sus inicios, a una relación madura y enriquecedora. Al final, Gordon-Levitt es capaz de empatizar con el público y ser cómplice de sus más íntimos y genuinos deseos.

En resolución, la dirección, el guión y las interpretaciones son respetables. También es una película más o menos entretenida. Pero, sobre todo, es una historia con un mensaje optimista sobre la posibilidad abierta a un tipo de felicidad y de goce más genuino.

Comentarios

  1. Alfonso

    Me parece una gran crítica, con aspectos positivos. Por lo general, las críticas de cine suelen ser mordaces, y ésta le encuentra la vuelta a la peli,que yo también he visto, sacando a relucir con una redacción agradable de leer, los aspectos mas provechosos de la obra.

Escribe un comentario