Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Despiadada sátira antinazi y genial comedia de Lubitsch

Por Enrique Fernández Lópiz

La película Ser o no ser (1942), se desarrolla en Varsovia 1939, poco antes de ser invadida por la Alemania Nazi en el inicio de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945). Se centra en una conocida compañía de teatro, donde los protagonistas principales son un matrimonio donde él está celoso de ella y ella cada día es cortejada en su camerino por un aviador polaco que vive en el Reino Unido, justo cuando el marido comienza a recitar en la famosa obra de Shakespeare Hamlet, el comienzo del soliloquio: To be, or not to be, de ahí el título de la película. Una vez ocupada Varsovia, el profesor Siletsky, un espía al servicio de la Gestapo que acaba de llegar de Inglaterra, está a punto de entregar una lista con el nombre de los colaboradores de la Resistencia polaca. El principal actor de la compañía Joseph Tura, esposo de la igualmente conocida actriz María Tura, intentará evitarlo. De esta guisa y con la colaboración de los actores de su compañía, se hará pasar por Siletsky y por el cruel coronel Erhardt, para penetrar en el inexpugnable cuartel general de las SS.

Ernst Lubitsch realizó esta antológica película, una humorada cargada de sarcasmo contra Hitler y el movimiento Nazi, en plena contienda militar. Esto fue sin duda un signo de valentía, pues aún no se conocía quién sería el vencedor.

Es mi opinión, y no solo mías, que esta película puede considerarse sin paliativos como una de las grandes comedias satíricas del cine de todos los tiempos y la más despiadada sátira antinazi jamás rodada; presenta a los nazis como hipócritas, brutales, cobardes y además estúpidos. Enorme, insuperable, genial, inteligente y demoledora parodia contra el nacismo, con un rosario de secuencias tan mordaces como hilarantes. Ya sabemos que Lubitsch es uno de los GRANDES maestros del cine, pero en este film da un sobresaliente “do de pecho” dejando al descubierto las miserias de los facinerosos germanos y su crueldad, pero lo hace desde el humor: ¡todo un detalle!

seronoser2

El guión del propio Lubitsch junto a Edwin Justus Mayer, está basado en un relato de Melchior Lengyel, un escritor, articulista, dramaturgo y guionista cinematográfico húngaro. La película posee una sorprendentes banda sonora a cargo de Werner R. Heymann, con abundancia de viento y metal y combinando pasajes dramáticos, tensos, jocosos y gloriosos, y añadiendo la adaptación de una versión orquestal de la Polonesa de Chopin y el canto de German National Anthem, de Haydn. Tiene también una ambiciosa fotografía en blanco y negro de Rudolph Maté que se sirve de incisivas proyecciones de sombras, ambientes expresionistas, una iluminación propia del teatro (luces pobres y focos aislados) y numerosos lances visuales de humor e ironía.

El reparto es de antología, destacando Carole Lombard que está genial como mujer inteligente y seductora; Jack Brenny brillante como marido celoso; un jovencísimo Robert Stack fantástico en su rol de joven y seductor aviador; Stanley Ridges brillante como profesor Alexander Siletsky; Tom Dugan, grande en el papel de Hitler; y así el coro de reparto con actores y actrices en perfecta sintonía: Felix Bressart, Lionel Atwill, Sig Ruman, Charles Halton o George Lynn.

El guión partió de una idea del propio Lubitsch y es llevado a la pantalla con distinción, de modo que la farsa cobra un aspecto único y una originalidad tal, que sigue manteniendo la frescura pasados más de setenta años. Por empezar tiene un comienzo magistral, con un “Hitler” invadiendo pacíficamente las calles de Varsovia. Y al poco reparamos que lo que parece un cuartel de la Gestapo es meramente un teatro, un ajustado flashback en el que juega con la simbiosis entre el teatro y la vida, y las oportunidades en las que la ficción puede salvar la realidad. Esta conjunción jugará a través de todo el film presentado de un modo sutil como sólo Lubitsch podía hacerlo.

La película utiliza los recursos de la revista, como disfraces, malentendidos, suplantaciones de personalidad, desconciertos, barullos, expresiones de doble y triple sentido, etc., y recurre a las secuencias de la una guerra de géneros entre un marido inseguro y torpe, y una mujer atrevida, intrépida, lista, resuelta y a la que le gusta disfrutar de las ventajas de un triángulo amoroso. Y entre un tinglado y otro, se prodigan diálogos sagaces, y situaciones esperpénticas y alegres.

He visto varias veces esta película y siempre encuentro detalles y matices nuevos en cada visionado. Para mi es una ENORME película, muy interesante y muy divertida, y nos retrotrae a aquellos tiempos en que escribir un buen guión era la costumbre, era imprescindible y un principio para todo buen director. Hoy parece que es una excepción. Ha recomendado muchas películas, pero esta lo hago encarecidamente, pues sé que gustará a todo aquel a quien le guste el cine bueno.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario