Image Image Image Image Image Image Image Image Image

De pura raza

Por Jon San José Beitia

Producción familiar con claras buenas intenciones que presenta la historia de un padre despreocupado y en plena crisis que debe hacerse cargo de su hija tras la muerte de su madre.

El argumento de la película es bien sencillo y previsible, ofreciendo un relato entrañable donde un padre y una hija se descubrirán y conocerán mejor, gracias a la presencia de un perro del que se harán cargo.

La película cuenta con la presencia de un, por aquel entonces, poco conocido John Travolta en un papel protagonista donde intenta ofrecer su lado más gamberro y entrañable al ponerse en la piel de un padre despreocupado e irresponsable que deberá madurar rápidamente para sacar adelante a su desconocida hija.

depuraraza2

El relato es entrañable y ofrece instantes de diversión, sufrimiento y superación, logrando generar todo tipo de emociones en el espectador, explotando en muchas ocasiones el carisma que despierta el perro. Los responsables de la película logran jugar con ese carisma del perro protagonista y logran romper el mito perverso y sombrío que se esconde tras la figura de los Doberman, ofreciendo el lado amable de su naturaleza y ganándose al espectador y a los amantes de los animales.

El argumento de la trama y su desarrollo no ofrece grandes novedades, cayendo en lo monótono, pero cumple con lo que se espera de ella, nada más y nada menos que un relato entrañable donde se consigue llegar al espectador desde la sencillez. El director y guionistas intentan desarrollar un hilo argumental relacionado con las peleas de perros clandestinas, pero lo hacen por la superficie, sin llegar a profundizar en consideración, optando por alcanzar un desenlace precipitado al tiempo que previsible. Todo se resuelve de una forma excesivamente simple.

Producto ideal para amantes de los animales y fieles seguidores de John Travolta, pero puede que al resto llegue a decepcionarles.

Jon San José Beitia

Escribe un comentario