Image Image Image Image Image Image Image Image Image

De Dioses y hombres

Por Manuel G. Mata

Des hommes et des dieux es una buena película, pero sobre todo, es un película valiente, de esas que sólo saben rodar los franceses, ya que si esta película se rueda en España, el director no recibiría apoyo de la Academia en todos los días de su vida. La película del cineasta francés Xavier Beauvois está basada en la historia de ocho monjes cistercienses que convivieron en Argelia con un poblado musulmán, y que ven como su rutina se ve amenazada con la llegada de una ola de violencia extremista. Partiendo de esta idea, el espectador puede pensar que  la película va a ser una oda al cristianismo y un ataque al mundo árabe, pues tengo que decir que la cinta consigue no caer en tópicos religiosos y sabe respetar ambas religiones, centrándose sobre todo, repito, en el factor humano, en los miedos que rodean a los monjes que, a pesar de ser hombres de Dios con una misión, también son personas, también temen al martirio, también tienen dudas cuando la sensación de vacío es inevitable, pero el film también nos enseña los miedos de los musulmanes que viven alrededor del monasterio, que temen que los monjes desaparezcan, que temen que la comunidad que han conseguido construir y que convive en paz a pesar de las diferencias que les unen se desmorone. Y es ahí donde radica la grandeza de la cinta, que nos presenta casi desde el principio un debate moral que puede ser interpretado por cualquier espectador, independientemente de su religión.

dediosesyhombres2

Bien es cierto que la película no se caracteriza por ser dinámica, es algo lenta y se recrea muchas veces en su lograda puesta en escena y en su magistral fotografía, pero a pesar de este exceso que le resta energía a la producción, la cinta cuenta con unas interpretaciones notables (siendo la de Michael Lonsdale premiada con el César y recibiendo una nominación la de Lambert Wilson). Un guión muy sólido, bien estructurado y con unos hermosos diálogos y monólogos que invitan a la reflexión y un vestuario muy trabajado.

La cinta francesa se llevó el César a mejor película en la edición de 2011 y en Cannes el gran premio del jurado en la edición de 2010, aunque no se llevó la Palma de oro, galardón que consiguió el coñazo -en mi opinión- tailandés Uncle Boonmee recuerda sus vidas pasadas. Tal vez no sea una película realmente buena, tal vez pase con más pena que gloria por la historia del cine francés, pero no es una película mala, aporta muchas cosas, y repito que, a pesar una historia religiosa, en absoluto la cinta se recrea en intentar “vender” la existencia de Dios o la grandeza del cristianismo.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Comentarios

  1. Enrique Fdez. Lópiz

    Esta peli me encantó; y comotú dices, aquí en España no se hubiera rodado ni por casualidad.

Escribe un comentario