Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Da lo que promete: un ritmo furioso con Statham a la cabeza

Por Enrique Fernández Lópiz

La película Safe (2012) trata la historia de una niñita china de nombre Mei (Catherien Chan). Mei vive con su madre enferma en los bajos fondos de Nueva York, con la particularidad de ser una niña superdotada intelectualmente, con una mente prodigiosa para las matemáticas. La mafia china (las triadas), la mafia rusa y para que no falte nadie la propia policía de Nueva York la persiguen. Quieren hacerse con ella a toda costa, pues guarda en su increíble memoria un código secreto de gran importancia dineraria y estratégica para todos los interfectos en la persecución. El azar quiere que se cruce con Luke (Jason Statham), un antiguo agente de élite que se ha dejado llevar, convertido en un vagabundo alcohólico e incluso a punto del suicidio. Pero cuando esto iba a suceder, Luke observa a la niña perseguida por los sicarios rusos en una estación del metro, abandona su idea de tirarse a las vías e inicia una frenética carrera para salvar a la niña de sus perseguidores. Luke salvará a Mei, de la misma manera que Mei lo salva a él de la indigencia y la autodestrucción.

La dirección y el guión son obra del inclasificable Boaz Yakin, que dirige con un increíble pulso y tensión este thriller de acción, persecución, disparos por doquier, golpes, peleas y en el medio la pobre y atemorizada niña china. Y lo hace de forma que, la verdad, te mantiene atento a la pantalla con un gran fervor y centrado para no perderte detalle. El quid de la cuestión es, creo yo, cortes rápidos, energía sin límite y ausencia de sentimentalismo.

Yakin ya ha dirigido películas tipo dramas de cierto prestigio como Fresh (que ganó en 1994 en el Festival de Sundance el Premio de los cineastas); y otras pelis para no recordar como Niñera a la fuerza, 2003, que sólo sirve para perder el tiempo viéndola. Pues bien, con esta película, Yakin vuelve al paradigma del thriller sucio y sin compromiso, más propio de los sesenta (p.e. con Sam Fuller). Una banda musical atmosférica de Mark Mothersbaugh acompaña a una cámara frenética con fotografía genial de Stefan Czapsky por los bajos fondos neoyorkinos. Película que es trasnominación de una América del Norte con dificultades para gestionar los pactos con el lado oscuro en mundos turbios que Yakin denuncia. Es, pues, también, un film de denuncia sobre unas mañas abyectas y corruptas que se extienden a todos: políticos, policías y por supuesto a las mafias. Como apunta Ceballos: Tan certera en su crítica social como en sus set pieces, ‘Safe’ contiene un retruécano final que acredita a Statham como la gran estrella de acción para estos tiempos turbulentos.”

safe2

El reparto es ante todo Jason Statham, que es quien lleva el peso del film. Statham se ha convertido en el duro por antonomasia de nuestra época, un Bronson (actual) al que quizá ha superado en los aspectos técnicos de la violencia y de preparación física. Bronson era un duro de rostro impenetrable y moral entrañable, que hizo todo tipo de filmes; y Statham es hoy un actor más monotema, un auténtico seguro para para los amantes del cine de acción, pues teniéndolo a él en pantalla hay garantías de sentirse cómodo y con la sensación de que las cosas van a estar en su sitio sin dramas, amoríos ni monsergas, y que la peli acabará bien y el espectador complacido. Aunque la verdad, a mí me puede la añoranza del desaparecido Bronson, y me atrevo a decir que este film es como las películas de Charles Bronson de los ochenta, pero sin tanta gracia; o sea, que las cosas no son tan sencillas y no creo que podamos calificar por encima a Statham así como así..

Le secundan actores y actrices muy profesionales como Catherien Chan (que hace de niña prodigio, si bien un poco parcamente), Robert John Burke, James Hong, Anson Mount, Chris Sarandon, Sándor Técsy, Joseph Sikora, Reggie Lee, James Colby, Matt O´Toole, Jack Gwaltev, Barry Bradford, Jay Giannone y Danni Lang. Todos estos actores de reparto hacen un equipo de personajes de acción delirante y palpitante que no cualquiera, créanme.

De manera que si tuviera que concluir algunas ideas sobre este film, diría que es una peli que acelera el ritmo del corazón porque ella misma es taquicárdica, una ultraviolenta parábola de acción y… también de perdón. Película sangrienta sin florituras ni adornos, con un mero Statham matando y golpeando sin piedad y sin tregua, a fin de salvar a la niña china Mei y a la vez, redimirse y salvarse él mismo. Es, así, un film más de acción que de intriga. ¿Y a fin de cuentas, qué? Pues que la película no da nada que sugiera en ningún momento una mejora en el nivel medio de calidad que la preside.

Puedes ver un avance aquí.

Tags

Escribe un comentario