Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Cuento de invierno

Por Desiré Soriano

Todo vale si en la película aparece la magia. O al menos eso es lo que ha tenido que pensar Akive Goldsman con los constantes fallos de guión de su Cuento de Invierno. A finales del siglo XIX Peter Lake (Colin Farrell) entra a robar a casa de Beverly Penn (Jessica Brown Findlay), de la cual se enamora y quien está gravemente enferma.

   Akiva cuenta en su carrera con haber escrito los guiones de películas como A Beautiful Mind, Cinderella Man o Batman y Robin. Las dos primeras son películas por las que tengo predilección pero de la tercera creo que no hace falta ni hablar. Tras años en el negocio se lanza a lo grande dirigiendo y escribiendo el guión (o más bien adaptando la novela de Mark Helprin). Vale sí, primero tienes que saber lo que vas a ver, y eso es un cuento de amor incondicional, magia y fantasía. Pero ni así. El principal problema es considerar que por la excusa de la magia todo vale sin dar gran explicación. La primera hora es prácticamente discursos filosóficos, espirituales y prácticamente sin gran sentido.  Akiva falla al contar un amor creíble y además se niega a darles ninguna dimensión a los personajes que no pueden ser más planos, sin un mínimo matiz. Desde un principio te presentan al bueno y al malo, y no creas que la historia variará mucho de ahí, porque estoy segura que no te será difícil adivinar cómo concluirá todo. Un grave error del film es su final atropellado debido a que las tres cuartas partes tienen lugar en la época pasada y al llegar al presente no da tiempo a asentar la historia ni las relaciones entre los personajes que se introducen (aunque en el pasado tampoco es que lo estuvieran). Winter’s Tale es una historia de amor, pero Akiva no consigue dar una historia con la que puedas encariñarte pues todo es demasiado rápido, como que tras haber cinco minutos un día (sí, tan sólo cinco minutos) al día siguiente ya se profesan amor eterno y ni se imaginan la vida el uno sin el otro… Por otro lado, a parte de la historia de amor los villanos podrían haber dado mucho más juego del que dan, que es prácticamente nada. Ahí está el mayor error del director (y guionista) y es ese miedo que parece tener a narrarnos la historia, así que nos deja demasiado fríos.

cuentodeinvierno2

Por suerte no todo es tan fallido y Akiva cuenta con algunos puntos a favor como la correcta banda sonora, la bonita fotografía, un gran vestuario y unas correctas actuaciones por parte de Jessica Brown Findlay (conocida por ser parte de Downton Abbey), Colin Farrell y Russell Crowe. Los protagonistas tienen química, lo cual se agradece, y aunque Crowe está bastante pasado en algunas escenas, no está mal del todo, siendo esto algo muy, muy alejado a lo que acostumbra a dar. Poco hay que decir de las interpretaciones de Eva Marie Saint y Jennifer Connelly pues no aparecen prácticamente.

En conclusión, un film fallido, con ridículos momentos que va a suponer un duro golpe para Akiva. Más le vale alejarse del género si quiere limpiar un poco su nombre después de esto.

Escribe un comentario