Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Cruce de Caminos

Por Alejandro Arranz

-Gosling y Cooper no podían estar mejor, son sus estupendas interpretaciones las que hacen a la película brillar con luz propia.
-Sofocante, angustiosa y también preciosa; está llena de sentimientos; te sacude muchas veces y tú decides si te quitas el polvo y te levantas para seguir el camino junto a ella. Una de las mejores películas del año.

Derek Cianfrance y Ryan Gosling vuelven juntos a la gran pantalla tras Blue Valentine, un drama romántico que a muchos nos dejó fascinados, en especial por la facilidad del director para transmitir sentimientos al espectador. Y esta vez traen un doloroso y fascinante relato sobre familias rotas, la búsqueda del hogar y las consecuencias de nuestros actos, en el que también cuentan con Bradley Cooper como coprotagonista para el duelo interpretativo con Gosling y con un gran abanico de secundarios como Dane Dehaan, Eva Mendes o el resurgido Ray Liotta. Es casi tan difícil encontrarle algo malo a Cruce de Caminos como denominarla obra maestra, pues aunque te deja exhausto también notas que falta algo, sin embargo es una de las mejores de la temporada.

crucedecaminos2

La película está dividida en tres partes, y ahí es donde podemos encontrar uno de sus pocos fallos, la inconsistencia que existe entre las partes provoca que la película se alargue en exceso, y más teniendo en cuenta que dura casi dos horas y media, además, durante la mayoría de su metraje el ritmo es lento, como el de una novela. Y al igual que ocurre con las grandes novelas, no todo el mundo puede aguantar una película de semejante envergadura, Cruce de Caminos no es una película para todo el mundo, sólo para algunos afortunados que consiguen mirar en su interior y quedar deslumbrados por sus virtudes.

La primera parte es la más veloz y puede que para muchos las más entretenida, Gosling demuestra que es un actor magnífico con una poderosa y emocional actuación que no debería pasar desapercibido. Mientras la película avanza más densa es la historia y sus personajes, la segunda parte deja de ser un torrente de adrenalina para darle paso al thriller dramático al estilo más clásico, Cooper se reafirma como uno de los grandes intérpretes de los últimos años con una actuación potente y llena de matices (la más compleja de todas). Por último, la tercera parte es la más densa y, sin embargo, la que está más diluida, tras casi dos horas, más de la mitad a ritmo lento cuesta mantener el tipo ante un argumento que empieza a desviarse de lo primordial e irse por las ramas, sin embargo en el epílogo la película arranca y termina con unos 10 minutos finales electrizantes.

Es una de las películas más atrevidas de la temporada, se agradecen las más de dos horas de duración que hacen posible el desarrollo de esta insólita novela. Semejante densidad en los personajes; los cambios que sufren con el tiempo y como afrontan las consecuencias de sus acciones, lo que conduce a los múltiples registros que componen los actores de manera emocionante, la sincera interpretación de Eva Méndes o DeHaan como protagonista repentino, la extraordinaria estructura argumental o incluso la música y la fotografía. Todo está magistralmente dispuesto para lograr que la película emocione, y lo consigue. Nada de lo que pasa te deja indiferente, sientes lo que sienten los personajes: miedo, amor, odio, desesperación.  La película es sencillamente apasionante y te da un puñetazo emocional en la garganta. Para extraer tanto material Cruce de Caminos requiere un segundo visionado.

Comentarios

  1. Enrique Fernández Lópiz

    De acuerdo en gran medida. Puedes leer mi crítica aquí: http://www.ojocritico.com/criticas/excelente-drama-con-tintes-de-tragedia-griega/

Escribe un comentario