Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Crítica a la vida “made in USA”

Por Enrique Fernández Lópiz

Jim McAllister es profesor de un instituto en los suburbios de Omaha (Nebraska) que participa con un enorme entusiasmo en las actividades del Centro. Pero este enardecimiento en su trabajo oculta su fracaso en otras áreas de su vida. De otro lado, Tracy Flick es una estudiante muy aplicada del último curso. Resulta ser que el anterior año, un profesor íntimo amigo de McAllister, de nombre Dave, fue seducido por la señorita Flick. La consecuencia fue el despido de Dave y a continuación el divorcio de su esposa Linda. Pero evitó ser acusado de abuso a la menor. Pues bien, en este centro de secundaria norteamericano, se han convocado elecciones donde se presentan distintos alumnos y alumnas a la Presidencia escolar, y Tracy se postula la primera para el tal cargo. Este es el punto de arranque de esta película, que al hilo de esta “sencilla” trama en apariencia, teje una urdimbre ácida e irónica sobre los valores dominantes, el poder político, la condición humana e incluso el grado de estultez que algunas personas pueden alcanzar. Cabe destacarse el cuarto de hora final, con la detallada conclusión de cada caso, y una clara y auténtica moraleja.

El excelente Alexander Payne de su primera época, hace una dirección genial de este interesante film, una obra amena y con un ritmo admirable que no decae en ningún momento. Cuenta para ello con un gran guión que escribe el mismo Payne junto a Jim Taylor, adaptación de la novela del escritor norteamericano Tom Perrotta, Election (1998). El guión es casi perfecto, con una línea narrativa sólida, diálogos ingeniosos, una trama argumental de gran interés y muchas significaciones latentes, para quienes quieran leer entre líneas. El afamado crítico y director de cine Peter Bogdanovich declaró, días antes de la entrega de los Oscar en 1999: Sólo me interesan dos Oscar: el mejor documental a ´Buena Vista Social Club´ y el de mejor guión a ´Election´“. La música de Rolfe Kent es excelente y muy buena la fotografía de James Glennon.

El reparto coral es de lujo con actores que brillan con luz propia como Matthew Broderick (estupendo y muy suelto en su rol de Jim, un sujeto a la vez querible y despreciable); Reese Withespoon (brillante en su incisivo personaje, da una clase de maestría interpretativa en el papel de Tracy Flick, una mujer insoportable, malvada y de todo punto merecedora de odio); Chris Klein (hilarante) y Jessica Campbell (muy natural en su papel). Y acompañando, un elenco muy bien escogido con personajes muy bien trazados; un elevado nivel actoral con figuras como Mark Harelik, Phil Reeves, Molly Hagan, Colleen Camp, Delaney Driscoll, Matt Malloy y Holmes Osborne.

Entre premios y nominaciones en 1999 cuenta con: Nominada al Oscar: Mejor guión adaptado. Nominada al Globo de Oro: Mejor actriz de comedia (Reese Witherspoon). National Board of Review: Reconocimiento especial. Círculo de críticos de Nueva York: Mejor guión adaptado.

election2

Esta es una de esas películas que pasaron casi de puntillas por las salas de proyección en su momento, y a la que quiero dedicar estas líneas con gran interés, pues me parece que la obra lo merece. Hay que tener en cuenta además, que el humor y el sarcasmo de Payne y sus films son poco apreciados en EE.UU. Payne se sigue manteniendo en lo alto del cine independiente con obras más que admirables, y su éxito más evidente lo tiene en Europa más que en Norteamérica.

Estamos ante una comedia esplendente, rebelde y punzante. El argumento puede engañar a primera vista. Se puede imaginar uno que va a ver otra de esas películas de adolescentes tonta e insulsa, y resulta que se encuentra con una diatriba en toda regla al estilo de vida “made in USA”.

Al comenzar las elecciones a la Presidencia del Instituto, como decía al inicio de estos comentarios, la situación irá avanzando por derroteros que hacen que aumente el interés y la curiosidad en torno a los protagonistas. La ambición por ganar, se convierte en una delirante carrera sin piedad que no repara en medios para triunfar y conseguir la presidencia. Formas y estrategias poco ortodoxas, y sencillamente hilarantes pero de doble filo, provoca una risa amarga junto a situaciones de auténtica comedia; sin olvidar la perversidad de algunos personajes.

Es, como digo, una despiadada crítica sobre la sociedad norteamericana, que resulta cómica pero a la vez mordaz en su sencillo envoltorio. Ambición, hipocresía. Un sistema educativo distante y frío, donde se cuestionan las relaciones humanas y familiares, y cómo al hilo de todo esto aflora el discutible valor de este tipo de educación; también las relaciones conyugales y las infidelidades afloran en un mundo un tanto inquietante. Todo ello en una excelente comedia que Payne construye de manera brillante y que, a pesar del humor, tiene un poso de amargura. Así pues, estilo ácido y punzante en una escuela secundaria que muestra los peores valores de las personas de forma magistral. Como escribe Palomo: Desmadrada sátira de la ambición, a la par que un divertido acercamiento a la estupidez humana [...] la parte final se desliza por los terrenos de lo previsible, pero el filme resulta de lo más divertido.”

Yo la recomiendo sin fisuras, y además me parece realmente lastimoso que más de quince años después, esta película siga siendo tan poco conocida y tan poco valorada. Vela sin esperar demasiado y acabarás sorprendiéndote.

Tráiler aquí: https://www.youtube.com/watch?v=XaQvqhtCYW0.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario