Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Cosmopolis, bajo cuatro ruedas

Por Jose Luis Ferreirós

Uno de los principales aciertos de Cosmopolis es que está rodada bajo la mirada Cronenberg, un hecho más que determinante para una película condenada a ser enterrada incluso antes de su proyección. La puesta en escena habilita de la mejor forma posible una adaptación que se creía imposible y el director traduce sin tapujos la esencia de Don Delillo en un hábil y posterior recorrido mediante la claustrofóbica sensación de caos en una simple limusina. Un habitáculo meramente expositivo para tratar el capitalismo central de la obra y aparcar a la vista de todos temas de tan sumo interés como el poder, el sexo, la muerte, a través de una disección profundamente precisa, a la par que directa,… cual esa armadura (vehículo) que aisla al individuo de lo externo (a modo de protección), cual aquel otro simbolismo entre él (Eric Parker) y el éxito vs. insatisfacción.

cosmopolis2

Se respalda así la visión humanista del escritor donde la naturaleza del tiempo impregna lo humano. Eso sí, los niveles de gratificación estética permanecerán estables, no habrá mayor dinamismo que aquel dirigido al oyente en forma de diferentes lecturas de una obra (tanto la escrita como la adaptación cinematográfica) profundamente compleja y de impensable colación. Cronenberg acierta ahondando no mas allá de la transparencia del escrito, y a mayores, lo transcribe con suma elegancia y exquisitez.

Dirección: David Cronenberg
Intérpretes: Robert Pattinson, Paul Giamatti, Sarah Gadon, Samantha Morton, Juliette Binoche, Kevin Durand
Género: Drama / Crisis económica actual, 2012, Canadá
Duración: 110 minutos.
Sinopsis: A través de Manhattan un multimillonario de 27 años de edad, Eric Packercon, viaja en una limusina con el fin de conseguir un corte de pelo…

Escribe un comentario