Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Corriendo toda la noche

Por Enrique Fernández Lópiz

La película Una noche para sobrevivir empieza casi como acaba. El mercenario veterano Jimmy Conlon (Lian Neeson), alias El “Cavatumbas”, lo persigue interiormente la culpa por los crímenes del pasado y su vida violenta. Es primo y acólito de su jefe, un capo mafioso de cuidado (Ed Harris). Pero no sólo le persigue su conciencia, también la mismísima policía, que le ha seguido el rastro durante más de treinta años. En una desafortunada coincidencia, Mike (Joel Kinnaman), el hijo de Conlon, que trabaja como conductor de limusina, se ve envuelto en una refriega justo donde participa el hijo del mafioso principal. Su vida corre peligro y Jimmy tiene que elegir entre el clan criminal al que ha pertenecido siempre y su familia, a la que había abandonado hacía mucho tiempo. El acoso de los mafiosos, sicario y policía, hacen que sólo disponga de una noche para averiguar con quién debe mantener su lealtad. La trama nocturna se desliza por una huida sin fin y una cascada de acontecimientos violentos, a los que Mike y su hijo deben hacer frente para sobrevivir.

Tratase de un film del español Jaume Collet-Serra, que comienza a ser una presencia habitual en las carteleras norteamericanas, un punto de inflexión positivo en la evolución artística del cineasta catalán. El guión de Brad Ingelsby está bien desarrollado para lo que pretende, aunque no cuente nada que no se haya visto antes; pero las líneas de diálogo son dignas e incluso tiene buenas conversaciones. Así, es un film dirigido con frenesí por Collet-Serra, con el preaviso ya desde el principio de una carrera a todo gas (el título original es Run All Night), acompañada de multitud de disparos, sangre y cuerpos sobre el asfalto: ¡misión cumplida!

La música me ha gustado, de Junkie XL, más que a propósito para persecuciones a todo tren; y una fotografía propia del thriller negro, de Martin Ruhe, con zooms de la cámara por la ciudad y buenas maneras a la hora de rodar huidas. Así, sin ser brillantes, la banda sonora y la fotografía cumplen su función.

unanocheparasobrevivir2

El reparto es de lujo para esta ocasión de cine de acción sin paliativos: Liam Neeson que hace de duro y arrepentido individuo, sicario de siempre y que encabeza el reparto de manera ejemplar; Joel Kinnaman, en un buen rol de hijo honesto que ha de pasar un calvario junto a su familia, mujer e hijas; Ed Harris, sensacional en su papel de capo principal; y acompañan perfectamente actores y actrices como Vincent D´Onofrio (excelente como policía principal), Genesis Rodríguez, Boyd Holbrook, Common, Holt McCallany, Malcolm Goodwin, Nick Nolte (poco tiempo para tan gran actor) y James Martínez entre otros, todos muy bien, profesionales y conjuntados.

El veterano de varias películas de acción de las que es protagonista, el irlandés Liam Neeson, ocurre que sigue siendo consistente y sobre todo poderoso y convincente en la pantalla de la que es hoy el dueño y señor en este género. Algunos lo han querido comparar con aquel Charles Bronson de los setenta y ochenta. Yo creo que es algo más, que es un actor con más repertorio y recorrido. Y es que, como apunta Lucero Solórzano: Personalmente lo considero un desperdicio de talento pues es un actor clásico, con una gran presencia, espléndida voz y un rostro que se queda en la memoria.” Y es cierto. Yo creo que Neeson querría–a ver si lo consigue- enderezar su errática trayectoria de los últimos tiempos como actor, después de una época dorada en la que reunió sus más destacadas interpretaciones en títulos como La lista de Schindler de 1993. Es un actor dramático y daría mucho más juego que para las meras pelis violentas. Aunque Solórzano atinadamente escribe: No creo equivocarme diciendo que de toda la serie de cintas dentro del thriller de acción que ha protagonizado Liam Neeson, incluyendo la trilogía Taken (Búsqueda implacable), The A Team, Sin identidad, The Grey, etcétera, es Una noche para sobrevivir (Run all night, Estados Unidos, 2015), una de las que salen mejor libradas […] una historia que se antoja diferente a todas las que ya hemos visto, en la que va madurando la relación entre Collet-Serra y Neeson, y que se ve muy beneficiada por la presencia poderosa de un actor como Ed Harris. Bueno, me alegra pensar que es bajo la batuta de un director español que ocurre este progreso que tan bien relata la Solórzano.

Pero hablemos un poco más de la peli. Un aspecto llamativo, si bien nada que no se conociera, son las transiciones entre escenas, con unas aproximaciones desde un plano general de la ciudad hasta algún detalle de los hechos que, aunque digitales, resultan bastante sugestivas. De otro lado, la película puede ser considerada como un juego de espejos que da pie … a un thriller frenético que muda, a hipérboles, en western urbano de redención., como apunta Costa. La eficacia del director al mover sus piezas es intachable, aunque delegue su noción del estilo en ciertos trucos de posproducción y textura fotográfica. Un blockbuster en absoluto rutinario. Para quien no conozca el término, un blockbuster es una producción multimillonaria, con gran gasto en publicidad hecha para llevarla a las salas de medio mundo. Puedes ver un avance aquí.

En resumen, es una cinta a la que no le falta detalle para ser una obra perteneciente al género de acción: tiros, muertes, puñetazos, persecuciones en coche, etc. A quien le guste este tipo de cine, no le defraudará. De hecho es entretenida. Si tienes una tarde nublada, lluviosa o fría, si tus amigos han desaparecido, si tu novia te ha dejado, o todo lo anterior a la vez, es tu ocasión para ver esta peli. Ahora bien, no esperes alardes, es una cinta de acción más, como hay muchas; a lo sumo, se le puede añadir el calificativo de thriller mezclado con toques de western, como antes decía.

Escribe un comentario