Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Confesiones de una mente peligrosa

Por Jon San José Beitia

Interesante y arriesgado debut en la dirección de George Clooney, que se apoya en un relato inusual, uniendo el mundo del espectáculo con el espionaje al apoyarse en la historia de Chuck Barris, productor de televisión y espía en sus ratos libres.

George Clooney muestra su capacidad para la dirección al ofrecer un relato interesante bien conducido y presentado, con enfoques de cámara variados y novedosos que posteriormente repetiría en Buenas noches y buena suerte, para plasmar el mundo que se encuentra detrás de los programas de televisión.

Con su trabajo tras las cámaras logra dotar a la película de un extraño sentido del humor que funciona de forma intermitente en gran parte del relato, tiene instantes de elevada calidad cinematográfica combinados con situaciones que caen en la reiteración de ideas.

La película muestra de una forma original y desenfadada la doble vida que llegó a llevar el protagonista, alternando su faceta de creador de programas de televisión con el de sicario de la CIA.

confesionesdeunamentepeligrosa2

Clooney, al igual que el protagonista, se mueve con acierto en los dos mundos, el del espionaje y el de la televisión, logrando ofrecer los paralelismos que encuentra entre ellos el protagonista.

La película cuenta en su reparto con intérpretes conocidos del actor, que se pasean por la trama en forma de pequeños cameos, como Brad Pitt y Matt Damon, junto con una participación más notoria, como la de Julia Roberts y Drew Barrymore.

Uno de los grandes intérpretes de la función y que, sin duda, está por encima de los ya mencionados, es Sam Rockwell, que lleva el peso de toda la historia a sus espaldas, resultando muy convincente.

Algunas ideas, como la importancia del sexo para el protagonista, alargan en exceso el metraje, algo que, en un principio, sirve para presentar al protagonista, aunque termina por resultar demasiado reiterativo.

El relato presenta baches de ritmo y de calidad artística. No es una obra redonda, pero deja patente la osadía y atrevimiento de George Clooney para trasladar al cine historias diferentes a las habituales del cine comercial.

Jon San José Beitia

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario