Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Comedia policial muy divertida

Por Enrique Fernández Lópiz

En Un cadáver a los postres, un multimillonario un tanto especial, Lionel Twain (Truman Capote), invita a cenar a su castillo a los cinco mejores detectives de todos los tiempos: la británica Jessica Marbles (Elsa Lanchestre); el chino Sidney Wang (Peter Sellers); el belga monsieur Perrier (James Coco); el norteamericano Sam Diamond (Peter Falk); y otro norteamericano de Nueva York, Dick Charleston (David Niven). Ellos vienen acompañados respectivamente por su enfermera (Estelle Winwood), su hijo (Richard Narita), su chófer Marcel (James Cronwell), su secretaria (la Señorita Skeffington, interpretada por Eileen Brennan) y su esposa Dora (Maggie Smith). Después de ser recibidos por un particular mayordomo ciego (Alec Guiness), Twain les explica durante la cena que a medianoche se producirá un crimen y que quien sea capaz de descubrir al asesino ganará un millón de dólares.

Se trata de una gran comedia de carácter policíaco y de intriga que termina siendo una reflexión a la vez que una crítica sobre el género. Tiene una estupenda dirección de Robert Moore, magnífico guión de Neil Simon basado en la obra de teatro de Neil Simon, Murder by Death, y una excelente fotografía de David M. Walsh. El vestuario de Ann Roth y la recordada música de Dave Grusin completan unas cualidades técnicas excelentes.

Las interpretaciones son de auténtica maestría con un elenco de lujo donde destacan Alec Guinnes, David Niven, Peter Sellers, Peter Falk, Maggie Smith, James Coco, y hasta el mismísimo Truman Capote junto a otros como Elsa Lanchestre, Nancy Walker, Estelle Winwood o James Cromwell, a cual mejor.

uncadaveralospostres2

Cargada de buen humor británico, la película es muy ingeniosa y elegante, mezcla la comedia tradicional con toques de surrealismo y sobre todo es una parodia a los libros y películas de detectives. Es realmente graciosa. Un humor, eso sí, que no a todos gusta.

Los diálogos son no tienen desperdicio, por ejemplo los de Peter Falk y Peter Sellers, con un Alec Guiness que es el mayordomo más surrealista en la historia de la mayordomía. Un divertidísimo disparate de marcado tono teatral, lo que no ensombrece las cualidades de la película.

Mezcla entre comedia de misterio, parodia de los libros y películas de detectives e interesante whodunit, o sea, un escenario donde se provee al espectador los indicios acerca de la identidad del autor del delito, para que pueda deducirlo antes de la solución que se revela en las últimas escenas del film. Morales dijo: Acertadísima comedia policiaca. Lo que empieza en parodia acaba en una ingeniosa y brillante reflexión sobre el género. No se la pierda.”

En esta película todos los estereotipos, tópicos y lugares comunes del género de detectives están presentes, e incluso ampliados y multiplicados por diez, dándoles las vueltas de tuerca más imaginativas posibles: los alter ego de los protagonistas traslucen vidas frívolas, promiscuidades soterradas, homosexualidad encubierta con la pose de individuo duro, soledad, excentricidad, deseos reprimidos, tacañería, etc. El complicado final pone el broche de oro a este asombroso artificio. La cosa es que la risa está asegurada.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario