Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Comedia pixelada

Por Javier Fernández López

Producto más que pasable es el que nos trae Chris Columbus este verano, una comedia con toques de ciencia-ficción y de tono friki, apadrinada por Adam Sandler, protagonista de esta aventura videojueguil que además es productor de la cinta. No se puede decir mucho más de lo que mostraran los avances de la película, si bien la obra nos da alguna sorpresa agradable para los nostálgicos de los videojuegos (aunque esa sorpresa sea, por otro lado, repetida). Sigue las premisas tradicionales del cine de Sandler: un reparto lleno de amigos y una actriz que, ante todo, sea muy guapa. Es el turno de Michelle Monaghan, que después de su paso por la franquicia Misión Imposible se anima con esta comedia para toda la familia.

Pixels no es ninguna maravilla y no lo pretende, pero hay mucho más potencial en esta idea, mucho más. Lo cierto es que choca ver la estructura del cine de Sandler unida a una serie de escenas de acción visualmente impactantes y coloridas. El más cinéfilo que conozca las comedias de las que se habla puede olvidarse de este detalle cuando empiece a sonar la música, con temas tales como la versión de We will rock you de VonLichten.

pixels2

Como film-homenaje a los videojuegos, está por debajo de lo que pueden ser otras películas como Rompe Ralph o Tron: Legacy. La adquiere algo de profundidad cuando se discute en uno de los diálogos sobre los videojuegos clásicos y los actuales, con lo que un usuario o gamer se puede sentir familiarizado con la conversación, y es que el niño de la película realmente no ve como videojuegos los que usan los extraterrestres para atacarnos. En los últimos 30 años ha habido una evolución en el campo de los videojuegos quizá demasiado rápida, no sólo por el aspecto visual (pasamos de gráficos poligonales casi ridículos a obras como Heavy Rain, Crysis o Uncharted), sino también por el enfoque del jugador dentro del videojuego. Los héroes de Pixels son llamados Arcaders, en homenaje a los clásicos que se basaban puramente en patrones, y es ése el juego que plantea la película para el personaje de Adam Sandler.

Poco más que decir de Pixels, salvo que es un producto disfrutable pese a lo excesivamente convencional que es. Quizá ver a Pac Man o a Donkey Kong de villanos de la función no sea suficiente para lograr algo que quede en el recuerdo. Lo de Kevin James de presidente de los Estados Unidos… eh… ¿a alguien le apetece tomar un refrigerio?

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone
Tags

Escribe un comentario