Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Comedia picaresca y ácida que tiene un poco de todo

Por Enrique Fernández Lópiz

Esta película la han titulado en España como Amor a la siciliana, pero su título original, más acorde es, “En guerra por amor” (“In guerra per amore”). Es la segunda película dirigida por Pierfrancesco Dilioberto (nombre artístico: Pif). Resulta ser una mezcla de comedia, romance, peli de guerra y film-denuncia llevada a buen puerto por un polivalente Pif, técnicamente impoluta y muy apropiada para pasar un rato con risa o con sonrisa, según a cada cual le permita su doctrina.

Cuenta una historia de amor ambientada en julio de 1943, justo cuando las fuerzas aliadas desembarcan en Sicilia para iniciar la reconquista y así forzar la caída de Mussolini. El protagonista, Arturo Gianmaresi (Pi) está enamorado de Flora (Miriam Leone), sobrina de Don Tano (Mario Pupella), hombre pudiente dueño de un restaurante en Nueva York. Pero Flora ha sido prometida con el hijo de un capo mafioso. Esto hace que Arturo pierda momentáneamente las esperanzas, pero encuentra una oportunidad alistándose en las fuerzas armadas norteamericanas para ir a Sicilia. Giammaresi es un soldado, pues, parte de la misión de guerra norteamericana que pretende arrebatar la isla al fascismo y a la vez tiene la secreta misión de pedir la mano de su prometida al padre de ésta, toda vez que la familia americana de Flora intenta casarla con un joven del entorno de Lucky Luciano. Pero esta trama romántica se entrelaza con la lucha de los aliados contra el Duce y la errada decisión de los mandos de entrar en acuerdos y componendas con las mafias locales. Este extremo constituye la parte de protesta del film, pues se ve a las claras cómo los yanquis preferentemente, pusieron en manos de la mafia no sólo Sicilia sino gran parte de Italia, lo que contribuyó poco después al nacimiento de la tristemente recordada Democracia Cristiana que gobernó el país durante más de cuatro décadas.

amor-a-la-siciliana-2

El director Pierfrancesco Dilioberto (Pif), a la manera de Benigni encarna la figura un infortunado que por males de amor se ve impulsado, cual modesto peón, en turbulencias históricas y sociales reales, capítulos históricos que sucedieron, para desgracia de Italia. Pif es la síntesis del italiano recluta y sin mando que sabe resignificar su pequeño papel histórico en aquella Sicilia de 1943 que vino a ser un punto trascendental durante la Segunda Guerra Mundial. Pif es protagonista, guionista y director, todo un cómico con un discurso que ofrecer; con un proyecto, en definitiva, que “reclama un espacio en el moderno cine italiano para esa gran tradición autóctona que supo convertir la comedia en una herramienta de cuestionamiento de la realidad y la memoria, a través de las tragicómicas peripecias de personajes que jamás ocuparían ni siquiera las zonas más marginales del relato oficial” (Costa). Efectivamente, hay que resucitar ese cine italiano de siempre y maravilloso donde la periferia se cuela de rondón en el nódulo de las cosas. No digo que esta obra lo consiga plenamente, pero al menos hace el intento.

Tiene un guión trabado, interesante y a la vez humorístico de Pierfrancesco DilibertoMichele AstoriMarco Martani en que la trama colorea de afección la segunda gran Guerra mezclando los dos terrenos de juego en los que todo vale: la guerra y el amor. Diálogos ocurrentes, análisis social y antropológico con gracia pues compara la idiosincrasia siciliana con la americana, y otros. Además, da rienda al actor Pif para que muestre su siempre ‘discutible’ vis cómica.

Bonita música de Santi Pulvirenti, magnífica fotografía de Roberto Forza y una muy buena puesta en escena.

En el reparto sobresale Pierfranceso Diliberto que en la generalidad de su trabajo acierta a desarrollar un papel en que confluyen hilos diferentes como el amor, el humor, la perspicacia y otros a los que dota de credibilidad como el humilde personaje de Arturo Gianmaresi. Miriam Leone, muy hermosa, está estupenda como Flora. Y por mencionar a otros buenos artistas de reparto tenemos a Andrea Di Stefano (muy correcto como el buen teniente Philip Catelli), Stella Egitto (la bonita chica del pueblo) o Mario Pupella (el tío de Flora y su tutor en los EE.UU.).

Premios en 2016: Premios David di Donatello: Premio David Giovani. 6 nominaciones.

El film narra la historia siguiendo unos patrones conservadores nada predecibles ni mansos, con cierta exuberancia formal en la que el pueblo siciliano de Crisafullo cobra vida, “el juego de montaje que relaciona unas bombas con unas patatas, el efecto de congelación de la imagen cuando se anuncia el enlace de Flora. Le funciona tan bien la comedia de base -la petición de mano en el lecho de muerte- como el equilibrio de slapstick y golpe trágico -la caída del ciego sobre el montón de cadáveres” (Costa). Pero nada comparable a la sagacidad política de la resolución, que puede fácilmente trasladarse al momento actual.

Es una película que ha tenido enorme éxito en Italia con más de cuatro millones de espectadores y siete candidaturas en los David di Donatello, una obra en la que se pueden reconocer fácilmente imágenes fellinianas (soldado descendiendo en paracaídas sobre los lomos de un burro, y otras) y que tiene ideas buenas y llamativas como el ‘pre-selfi’ de Arturo y Flora en Nueva York con una máquina convencional, el ciego que anticipa los bombarderos antes que nadie, en fin, un discurso disperso con algún ribete surrealista.

Creo que es una película para pasar un buen rato. Como apunta Fausto Fernández: “odisea amorosa que nos lleva (a lomos de un asno volador) de una Nueva York imaginada en Cinecittà a una Sicilia de mafiosos y soldados […] Nostalgia con un punto de ironía donde lo heroico y lo cobarde se dan la mano para bailar, donde el ‘chico encuentra chica’ posee más fuerza que la liberación y donde la comedia italiana hace de la Historia un ‘¿Qué hiciste en la guerra, papi?’ (Blake Edwards, 1966) ante el que servidor no puede más que rendirse”. Bueno, no sé si la cosa da como para rendirse, pero desde luego yo prefiero esta especie de comedia ácida y picaresca a otras películas actuales de truculenta confección o, sencillamente, malas de solemnidad.

Tráiler: https://www.youtube.com/watch?v=RVGBGOYQdKs.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario