Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Comedia digestiva y alegre

Por Enrique Fernández Lópiz

En la película El próximo oriente hay dos hermanos: Caín y Abel. El primero, Caín (Javier Cifrián), es un joven grueso, bonachón y que se gana la vida trabajando en una carnicería en el bullicioso barrio madrileño de Lavapiés. Se relaciona con gentes de todas razas, nacionalidades y religiones: inmigrantes marroquíes, bangladesíes, chinos, senegaleses, colombianos, búlgaros, peruanos, etc. Pero Caín no tiene éxito con las mujeres, no resulta atractivo para ellas pues además de ser gordo es tímido y con escasos recursos para el alterne, como lo demuestran estas imágenes del film: https://www.youtube.com/watch?v=Rkns2UFgsEc. Caín se encuentra solo. Su única familia es su hermano Abel (Asier Etxeandia) que posee todo lo que Caín anhela: es atractivo, seductor, está casado con una bonita mujer y es padre de dos preciosas gemelas. Pero en una de esas, Caín descubre que Abel ha dejado embarazada a Aisha (Nur Al Levi), una vecina linda que es hija de inmigrantes de Bangladesh y de religión musulmana. Sin pensarlo mucho, Caín ve ahí la oportunidad de su vida y se ofrece a hacerse cargo de la chica y del hijo que lleva en sus entrañas, lo que incluye hacerse pasar por el padre, asumir el mantenimiento y la educación de la criatura e incluso convertirse al Islam. Pero como se verá, la cosa no es tan sencilla como parece.

La dirección y el guión (guión predecible y con deficiencias) de este film digestivo y plan comedia costumbrista que tiene sus “ratitos” divertidos, corre a cargo del conocido Fernando Colomo, que hace lo que sabe hacer: historias bonitas escritas desde el sentimiento, una peli alegre y optimista. Eso, la verdad, lo hace bien, tal vez con un exceso de espíritu cómico y verbenero. Colomo nunca hace grandes películas, pero mantiene siempre su “nivelito” de corte en la calidad de sus obras. Tiene una música agradable de Juan Bardem y una fotografía muy acorde a la obra de Néstor Calvo.

elproximooriente2

El reparto es bueno, con actores que interpretan sus papeles con vis cómica y que transmiten alborozo. Actores como Javier Cifrián, quizá el mejor de todos, que interpreta el papel de Caín con soltura y convicción. Le acompañan actores y actrices de reparto bien conjuntadas y en clave suelta y alegre como Nur Al Levi (muy bien en el rol de de Aisha), Asier Etxeandia (correcto en el papel de Abel); y Laura Cepeda, Kira Miró, Víctor Benjumea, Ash Varrez, Lalita Ahmed, Gayathri Kesavan, Laskmi Khabrani, Lilian Caro, Carlos Bañuelos, Carmen Parra, María Parra, Azmi Ayyashi, Carlos Olalla, Fernando Vivanco, Juan Rueda, Julián Teurláis, Luis Yáñez, Christian Esquivel, Magali Revollar Quispe, César Augusto, Gregorio Paniagua y Julio Hidalgo. Todos OK.

Entre nominaciones tiene en 2006: Premios Goya: 2 nominaciones incluyendo actor revelación (Javier Cifrián).

La película es de las normalitas si uno quiere pasar un ratito agradable y distendido, y si no tiene nada mejor que hacer. Por supuesto carece de entidad, desde mi modo de ver, y su principal mérito es el de transmitir un mensaje abierto y humano, de eso que hoy llaman “alianza de civilizaciones”, mensaje “buenista”, buen rollete, realidades sociales complejas en un simple tono pastel, comedia de enredo, actores muy en onda, obra tratada con el desparpajo que caracteriza a Colomo, pero con algunos excesos y detalles que se notan precipitados.

Película, pues, sin mayores aportaciones, un entretenimiento “simplex”, donde tal vez habría podido hacerse una reflexión sobre la inmigración española, las relaciones inter-étnicas, la “multiculturalidad”, el diálogo inter-religioso, y la situación de todo este entramado en nuestro país. Pero que no lo hace.

Lo que ocurre es que en una peli light como esta, aunque sea irregular, pues tiene buenas intenciones y uno perdona muchas cosas. Al fin, lo que se pretende al verla es echar el ratito de, como anuncia el film, “amor al curry”.

Puedes ver el tráiler aquí: https://www.youtube.com/watch?v=9r4seiDmmLA

Escribe un comentario