Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Coherence

Por Alejandro Arranz

-Una de las mejores películas de ciencia ficción de los últimos años, toma ocho actores y una genial idea y la desarrolla con suprema agudeza, genio y minuciosa atención al detalle.
-Cine Sci-fi sin aliens ni fuegos artificiales, sólo cuenta con excelentes interpretaciones y un guión tan potente que inquieta.

Todos los años nos encontramos con sorpresas y muchas de ellas llegan en los festivales de cine, este año la ciencia ficción nos ha traído Coherence, un thriller psicológico de muy bajo presupuesto pero lleno de buenas ideas bien desarrolladas. Esta película representa la ópera prima de su director, James Ward Byrkit, que también ejerce de co-guionista junto con Alex Manugian, el cual además es uno de los ocho protagonistas de este magnífico filme sobre paradojas. Junto con él tenemos otros siete nombres, algunos de ellos bastante reconocibles dentro del género, estos son: Nicholas Brendon, Emily Foxler, Maury Sterling, Lorene Scafaria, Hugo Armstrong, Lauren Maher, Elizabeth Gracen. Tenía muchas ganas de poder visionar esta cinta que tanto ha gustado entre los medios internacionales y tras verla no me extraña lo más mínimo, es ciencia ficción clásica, apoyada en ideas y teorías, es una intriga inquietante y fascinante a partir del experimento (o concepto) del gato de Schrödinger. El diálogo es la base de toda la cinta, los personajes dialogan y la intriga se desarrolla, toda ella hilada a la perfección durante 90 minutos, una hora y media que no permite al espectador ni pestañear, a este debutante no hay que quitarle la mirada de encima, no creo que muchos otros pudieran lograr algo tan sólido e insólito menos aún con tal dominio de los -escasos- medios.

coherente2

Lo dicho, una casa y ocho personas, son los medios con los que cuenta el director para contar su historia, luego hay un par de luces de colores pero tampoco os creáis que había para más. Dejando la broma a un lado empezaré esta pequeña reseña del filme. Una cena de amigos el día que pasa un cometa, esta es la sinopsis de la película, a parte lo que se consigue con inteligencia, buenos actores y un acertadísimo dominio de la cámara. La película tiene un ritmo muy personal, es pausada pero nunca aburre porque siempre tiene algo interesante que decir, en todo momento sale por un camino nuevo y lo va hilando todo con suma maestría, nunca se pierde y logra que el espectador tampoco lo haga. Y la verdad es que aunque la dirección es cuanto menos vigorosa, el hueso del filme lo tenemos en el guión; Byrkit y Manugian desarrollan la paradoja con genio e ingenio desbordantes, siempre avanzando hacia un nuevo y sorprendente giro que se apoya en buenas y convincentes explicaciones, mientras tanto desarrollan a sus personajes con sorprendente eficacia y si bien el desarrollo de estos no es ni de lejos el punto fuerte de la película, sí que resulta de agradecer encontrarse con unos personajes más o menos (según cual) definidos.

Las constantes ideas que surgen de la original mientras la narración fluye son tan inteligentes como inesperadas, los diálogos se caracterizan en todo momento por su agudeza y el reparto sólo hace que mejorar esto, son caras poco conocidas pero su trabajo es estupendo. Cuanto más avanza la película y más se exprime la idea original el filme coge velocidad pero sin volverse lioso en ningún tramo, siempre consigue interesarte más y más hasta que acaba por tragarte. En verdad Coherence tiene todos los elementos para ser denominada obra maestra del género y para convertirse en un clásico instantáneo; ya sea su portentoso guión, su ejemplar dirección (no olvidemos que es una ópera prima), el sólido reparto, la manera de afrontar y narrar la idea junto con otro buen número de aspectos que harán volverse locos a los fans de este tipo de Sci-fis. Eso sin contar también que es una película “low cost”, de la que deberían aprender el resto de ellas, ni siquiera das cuenta de ello porque explota la totalidad de sus recursos con asombrosa habilidad. Y encontrarnos con todo esto en un tiempo donde las películas de ciencia ficción son simplemente un revoltijo de CGI, ruido, explosiones y en las cuales la historia brilla por su ausencia, pues nos indica claramente que sería merecedora de tal categoría. Aún así un servidor cree que está lejos de ser una obra maestra, no así de convertirse en cine de culto de aquí a un buen par de años.

El tramo final tampoco toma caminos fáciles sino que se decide a terminar con habilidad, por lo que los 90 minutos que dura el filme resultan del primero al último geniales, concluye así una gran película del género, cimentada en una brillantisima idea y sus ramificaciones. Un escalofriante y fastuoso thriller psicológico que te hará pensar y te mantendrá pegado al sillón, una de las películas más interesantes que he visto en lo que llevamos de año y todo un ejemplo a seguir en el género y como experimento cinematográfico. Total y absolutamente recomendable.

Alejandro Arranz

Escribe un comentario