Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Causa justa

Por Jon San José Beitia

Película basada en una novela de John Katzenbach, que resulta seria, solemne e interesante, presentando la lucha de un preso por demostrar su inocencia. La trama abarca muchos temas de interés y presenta la posibilidad de que un preso sea inocente de los cargos por los que fue condenado a prisión.

Cuenta en su reparto con la notable presencia de Sean Connery, cuya serenidad y madurez logran aportar a su personaje de la astucia e inteligencia necesaria para resolver el misterio. Las indagaciones e investigaciones que realiza su personaje en torno al misterioso suceso logran captar la atención del espectador, sumergiéndolo en una trama de suspense, plagada de artimañas y mentiras, con el racismo como trasfondo.

El director presenta gradualmente nuevas pruebas, que van aportando luz sobre el caso y lo hace de una forma nítida y fácil de seguir. La película juega con el truco del falso culpable, desarrollando progresivamente lo que parece toda una conspiración, contra un hombre de color, que ha sido juzgado por la mentalidad de una sociedad racista.

causajusta1

Las interpretaciones del reparto son aceptables y destaca la presencia de Ed Harris que da mayor entidad a la película, aunque su interpretación y aportaciones resultan desmesuradas, cayendo en lo histriónico.

A medida que se van desvelando y aclarando ciertos puntos, la historia y su desarrollo se precipitan hacia una solución rápida y fácil. Alcanzado cierto punto, todo el misterio desaparece y el director pierde el pulso narrativo, haciendo que se desvanezca el suspense y la sorpresa. Todo lo que ocurre se ve venir y termina por finalizar, lo que hasta ese momento era una película interesante, en algo chapucero y precipitado.

El argumento deparará alguna que otra sorpresa para aquellos que no están acostumbrados a este tipo de películas, pero para el resto resultará previsible, a pesar de presentar diversos giros arguméntales, alcanzando su desenlace de una forma aparatosa y poco ingeniosa.

En términos generales, resulta ser una buena película de misterio, donde lo mejor y más interesante radica en las investigaciones y deducciones del personaje interpretado por Sean Connery.

Jon San José Beitia

Escribe un comentario