Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Catwoman

Por Jon San José Beitia

Polémica y decepcionante adaptación al cine de Catwoman, protagonizada por Halle Berry encarnando a la protagonista en un relato descafeinado y carente de interés y personalidad que, desde su gestación y puesta en marcha, ya estaba dando preocupantes síntomas de broma barata.

La película cumple con lo que se espera de ella, es decir, cumple con los peores pronósticos puesto que no se respeta la obra original y los responsables de la producción se atrevieron a conceder el papel protagonista a Halle Berry, recién ganadora del Oscar en esos tiempos, que comenzó a echar por tierra toda su carrera participando en un producto bochornoso de estas características. Cierto es que la chica está muy bien, tiene buenas curvas y se ajusta al traje, pero alguien debería haberse planteado mejor la puesta en marcha de esta abominación.

El argumento no es nada del otro mundo y presenta un hilo que peca de sencillo y limitado. Todo se antoja previsible y lo mejor que se puede decir de la película es que dura poco. Resulta cómico en muchos momentos que la trama se centre en el mundo de la imagen y la moda, haciendo que una crema facial pueda convertirse en una amenaza mundial.

catwoman2

El diseño de producción resulta insultante, el tratamiento de la imagen y el empleo de diversos efectos especiales generados por ordenador lamentables, con mención especial para las tomas con edificios generados por ordenador que resultan insultantes para una producción moderna.

Las interpretaciones no son nada del otro mundo y lo único que resulta medianamente interesante es ver el intercambio de golpes que se dan entre las dos protagonistas, unos enfrentamientos con unas coreografías carentes de intensidad, donde los movimientos se antojan especialmente parsimoniosos teniendo en cuenta que se trata de dos poderosas guerreras. La única forma que encuentro para que el espectador disfrute de semejante producto es dejar a un lado los prejuicios y tratar de no analizar en exceso lo que le están ofreciendo, de esa manera puede que llegue a ver algún aspecto positivo.

Personalmente creo que la industria cinematográfica y los atrevidos responsables de la película, podrían haber ahorrado al espectador la creación de semejante broma sin garra.

Jon San José Beitia

Escribe un comentario