Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Carrie

Por Alejandro Arranz

-Buenas interpretaciones, terror clásico y drama interesante, pero al final sólo hay de lo primero.
-Algunas imágenes y diálogos son calcos exactos de la original y aún así la película se hunde, otro remake completamente innecesario.

En 1976 se estrenó una película de terror que se convirtió en un clásico instantáneo gracias a sus interpretaciones, a su puesta en escena capaz de ponerte los pelos de punta en segundos y a la magistral dirección del irregular Brian de Palma que obtuvo verdadero reconocimiento por esa película de título Carrie. Casi 40 años han pasado, entre incesantes series de televisión y algunas películas para el olvido, y llega Hollywood con su moda de hacer remakes de todas las películas de terror de los años 70 y 80 -especialmente si son de Stephen King- y se pone manos a la obra con la nueva versión del clásico de Brian de Palma, y al escuchar el nombre de la directora que llevaría el proyecto, este cronista se sintió muy tranquilo; para quien no la conozca, Kimberly Peirce es una directora de cine independiente cuyas dos películas anteriores son Boys Don’t Cry y Ausente; la primera un drama estremecedor que le consiguió el primer Oscar a Hilary Swank y la segunda otro drama, esta vez sobre la guerra de Irak, realmente fascinante aunque inferior que su ópera prima; siguiendo esta estela su tercera película tenía potencial para ser grande, aunque iba a ser muy difícil superar lo que antaño logró De Palma.

Al final las expectativas eran demasiado altas y la fe en Peirce demasiado ciega; no diré que no tiene ciertas virtudes que no tenía la original pero son pocas y el resto es todo mucho peor, incluso utilizando los mismos diálogos o calcando escenas no consigue provocar nada en el espectador exceptuando el trabajo de los actores -tema que trataré en las siguientes líneas-. Después de todo hay poco material nuevo que sonsacar de este remake salvo algún tema que toca por encima y un desarrollo mayor del acoso escolar o de la religión de lo que podíamos ver en la película de Brian de Palma, la cual está varios niveles por encima de este innecesario y moribundo remake.

carrie2

Los primeros 20 minutos de Carrie son aterradores, hábiles, bien rodados y montados, pero tras el comienzo todo empieza a desmoronarse, va convirtiéndose en una película de adolescentes (de esperar teniendo en cuenta que es el guionista de Glee) en la que la directora Kimberly Peirce se olvida de Carrie y empieza a regalarles minutos a los crispantes secundarios y deja a un lado el terror y lo sobrenatural, no provoca las sensaciones de la original, hay diálogos incoherentes y al final la película sobrevive gracias al tenso clímax, a la inquietante actuación de Julianne Moore y, como estaba claro, a Moretz que es el alma de la película.

Es la hora de hablar de las intérpretes, es decir, de Moretz y Moore; empiezo por el final para alabar el trabajo de Julianne Moore pues me dejó sorprendido, no por su complejidad ni por su matización sino simplemente por lo terrorífica que llega a estar como madre de Carrie. Y luego está Moretz, que continúa con su carrera meteórica, tras volver a dejarnos impresionados en la floja secuela de Kick Ass, vuelve a dejarnos impresionados en el flojo remake de Carrie, lo siento pero no me podía resistir; ahora en serio, ella es lo mejor de la película, es una actriz estupenda que tiene un futuro brillante e interpreta su papel con suma eficacia, borda todas las facetas de Carrie y aunque cueste decirlo, deja el listón por encima de Sissy Spacek; lo mismo ocurre con el personaje, más realista y creíble que aquella Carrie con tintes de posesión infernal, es lo único de la película que muestra una evolución positiva, el resto habría sido mejor no tocarlo.

No hay ni una pizca de habilidad de la directora más allá de los primeros minutos, todo parece apresurado para llegar al sangriento clímax final y que rueden las cabezas, si no me creéis en el tráiler aparece toda la película, así que no necesitáis pagar la entrada. La verdad es que los últimos minutos son realmente escalofriantes y divertidos a partes iguales, pero también es donde el personaje pierde todo lo logrado, todas las facetas de esa adolescente triste con ganas de ser normal e ir al baile se desvanecen para entregarnos un personaje completamente distinto, que no es el demonio ni la niña del exorcista, es Magneto de la franquicia X-Men.

Hay una conclusión bien clara, y es la misma de siempre, hay ocasiones en las que los remakes son necesarios y otras en las que no; en este caso no lo era y aunque lo fuera lo mínimo exigible es hacerlo bien, no contratar a un guionista completamente ajeno al género y hacer con el resto de la película lo que hizo Gus Van Sant con Psicosis, puede que esté siendo algo extremo pero deberíais ver este remake e imaginar lo que estará pensando Brian de Palma, yo tengo claro con lo que me quedo, y es que estoy ansioso por volver a ver a Chloë Grace Moretz en pantalla.

Comentarios

  1. Lourdes lueiro

    No te quito razón en que Moretz y Moore están geniales y son lo mejor de la película, pero aún así no la salvan en absoluto, no vi la original del 76 pero esta desde luego es infumable, no tiene ni pies ni cabeza, la trama carece de sentido alguno, ni el acoso escolar me tiene sentido, es wue nada en la película lo tiene. En fin, Hollywood y sus remakes innecesarios, como bien dices…

  2. Alejandro Arranz

    Gracias por tu comentario, Lourdes.
    Y tras leerlo, te insto a que veas la original de 1976, estoy seguro de que te gustará mucho.

    • Lourdes Lueiro

      Te haré caso entonces, más que esta seguro que me gusta, que eso no es dificil, un saludo!!

      • Yo, como Alejandro, te sugiero que veas la del 76. Esa es de obligado visionado.

  3. A mí el resultado final de la película me gustó. Si es cierto que la dirección y el montaje no provocan ni un solo escalofrío, y si le echo en falta un poco más de tensión al guión y que en los momentos de ira se debería haber arriesgado más y hacerlos más espeluznantes, pero por otra parte la película trata muy bien el drama adolescente que vive Carrie y el acoso escolar.

    Estoy contigo en que las actuaciones de Chloë Grace Moretz y Julianne Moore son de lo mejor de la película. La cara De Julianne Moore como madre psicótica es brutal, y el cambio de expresión de Chloë M. De la timidez a la dulzura y de ahí a la ira es genial y ya tengo ganas de ver las cinco películas en las que Chloë participa en este siguiente año.

    Aunque me encantó la peli del 76 esta Carrie es más real y más adecuada a su edad ya que esta actriz sí tiene los 16 años en cambio en la Carrie original la mayoría de actores ya superaban los veinticinco.

    ¿Remake innecesario? No sé hasta qué punto era necesario o no, pero no creo que haya salido mal como otros tantos remakes. En el fondo este tiene su personalidad propia no como el remake de Psicosis al que tú acertadamente has hecho referencia

    Quizás como ya he comentado la hayan hecho demasiado comercial, muy “bonita” a pesar de la crueldad de la película, quizás demasiado comercial para poder llegar a un público más joven y amplio, pero es de agradecer que no se haya convertido en otro de los bodrios en los que se convierten algunas de las adaptaciones de King.

    Un saludo y gracias por tu crítica.

  4. Iñigo

    Yo ví la del 76 hace mucho, Lourdes. Habiéndola dirigido Brian de Palma tiene muchos toques “hitchockianos” (es un fiel admirador de Hitchcock, en cada película hay siempre un pequeño homenaje al gordo), y la Carrie de Sissy Spacek realmente asusta. Pero el paso del tiempo la ha hecho envejecer un poco mal. Aún así, también te la recomiendo.

Escribe un comentario