Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Capitán Phillips

Por Enrique Fernández Lópiz

La película, en tono documental y dramático, cuenta la historia real sucedida en 2009 en aguas internacionales próximas a Somalia, cuando un carguero de nombre Maersk Alabama, comandado por el Capitán de la marina mercante norteamericana Richard Phillips (Tom Hanks), fue abordado por piratas somalíes. Se dice que fue el primer barco norteamericano secuestrado en doscientos años.

Me ha parecido una buena película. Mantiene la tensión dramática del abordaje y secuestro de un barco con bandera de EE.UU. por un puñadito de piratas de Somalia, desesperados por conseguir un pingüe botín para los señores de la guerra de su atrasado país. Describe, así, dos situaciones muy desgraciadas. La primera, la penuria y la estrechez extrema en que se mueven poblaciones del Tercer Mundo dispuestas a todo para sobrevivir, unido al sometimiento de estas pobres gentes a terceros grupos de poder muy peligrosos. La segunda se refiere a la muy trágica experiencia para gente de occidente, no acostumbrada a estos despropósitos silvestres de la piratería u otras formas de extorsión que parecían desaparecidas. El director Paul Greengrass se aplica muy bien con un guión de Billy Ray basado en el libro de Richard Phillips y Stephan Talty. Y realmente consigue una película entre documental y drama que impresiona de forma suficiente. Acompañan muy bien la música de Henry Jackman y la excelente fotografía de Barry Ackroyd.

capitanphillips2

No puedo por menos que felicitar a Tom Hanks que es quien lleva el peso del film, junto con unos protagonistas que no sé de dónde los han sacado llamados Barkhad Abdi, y otros negritos seguramente musulmanes como Mahat M. Ali, Barkhad Abdirahman o Faysal Ahmed, los secuestradores, que hacen una interpretación coral de excelencia.

Esta película narra el enorme drama y le gran congoja que aqueja a una persona civilizada cuando es presa de la barbarie y del incivismo de un país, como Somalia, regido por los señores de la guerra que obligan a los pobres pescadores a realizar abordajes y secuestros para conseguir grandes cantidades de dinero a fin de financiar sus conflictos bélicos (probablemente alentados por la industria armamentística). Justamente aquí en España, se están juzgando y ya se ha condenado a un grupo de estos piratas que, al fin, son unos desgraciados manipulados y dirigidos por los gerifaltes de sus corruptos líderes. Me refiero a la también historia real de seis piratas igualmente somalíes condenados entre 8 y 12 años de prisión por haber asaltado el barco español Patiño (que curiosamente iba cargado de soldados españoles).

También se hace evidente la moraleja de: «con los norteamericanos no te metas», y es que poseen unos medios, una tecnología y una profesionalidad que excede lo meramente militar y se extiende a la atención médica que al final recibe el protagonista, y a otras muchas cosas más como la defensa de sus ciudadanos. Tal vez en otras dimensiones tengamos que ser críticos con los americanos, pero éstos son cien por cien eficientes, sobre todo, para preservar la vida y la seguridad de sus paisanos. Esto ya se ha evidenciado en otros filmes, sobre todo de guerra, pero en este queda muy clara esa actitud de, ante todo, salvar al protagonista de su nacionalidad sin reparar en los medios que hagan falta.

Es, pues, un metraje aconsejable y digno de ver en esta jungla de películas light que nos inundan. Un thriller de enorme tensión, película ambiciosa en el mejor de los términos y cautivadora desde una inmediatez moral abrumadora y vital.

Escribe un comentario