Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Capitán América: El Soldado de Invierno

Por Alejandro Arranz

-Aquí está, la película que todo marvelita estaba esperando, Capitán America es tan electrizante que le fundiría los plomos al propio Iron Man.
-Con tiempo suficiente para profundizar en sus personajes, desarrollar la intriga, darles un par de momentos memorables a cada uno de los actores y desarrollar media docena de magníficas escenas de acción, los hermanos Russo han creado una película ejemplar, inteligente, épica, divertida, nostálgica, eficaz y realmente fiel al comic.

Tocaba volver a ver al Capitán América en acción con el regreso de la fase 2 de Marvel, tras un controvertido triunfo por parte de Tony Stark y una decepcionante aunque muy divertida secuela de Thor, nadie sabía que pensar de la vuelta de Steve Rogers al campo de batalla esta vez en el siglo XXI, muchos fueron los que criticaron la primera parte aduciendo que era aburrida, sosa y poco impresionante, quizá yo sea uno de los que la defendieron escudo en mano mientras alababa su historia, a su villano (cuyo final fue quizá demasiado rápido) y su preocupación por entregar cine de calidad sin necesidad de embadurnarlo todo de efectos especiales; esta vez no parecía repetirse la jugada pues las primeras opiniones ya ensalzaban el trabajo de los Russo y ponían de manifiesto lo inteligente y divertida que era la nueva aventura del superhéroe más clásico de todos los tiempos.

Ya he dicho que los hermanos Russo se encargan de la dirección en esta secuela, repiten los guionistas de la primera parte Christopher Markus, Stephen McFeely, en la música un habitual del cine superheroico que es Henry Jackman y el director de fotografía es nada menos que Trent Opaloch colaborador frecuente de Neill Blomkamp (District 9); en otro orden de cosas nos encontramos con un gran reparto protagonizado evidentemente por Chris Evans al que le siguen nombres tales que Scarlett Johansson, Samuel L. Jackson, Robert Redford, Anthony Mackie o Emily VanCamp -entre otros-.

No tarda más de medio minuto en engancharte, y desde el principio cuenta con easter-eggs que harán las delicias de los fans de Marvel y de los cinéfilos en general; el comienzo es fantástico, lleno de energía y con unas estupendas coreografías en las peleas (lo que se mantendrá durante todo el filme), pero lo mejor es la dirección de la intriga, su desarrollo, no tiene nada que envidiarle a un thriller de los buenos, lleno de suspense y tensión, con giros inesperados y claro está todo lo bueno de una película Marvel; el guión es muy bueno y tiene un par de momentos sencillamente memorables, los inteligentes diálogos tienen un poco de todo, hay momentos para el drama y momentos para la comedia, quizá lo único malo en ese aspecto sea algún que otro chascarrillo de más, pero no hay pegas mayores, todo se muestra adulto, muy perspicaz y el conjunto parece haber evolucionado mucho y muy bien tras Los Vengadores, otra virtud es que funciona eficazmente tanto como secuela y como película puente para La Era de Ultrón.

elsoldadodeinvierno2

Llegamos a los personajes, esto no es Thor: El Mundo Oscuro, no es un puñado de escenas de acción sin sentido y llenas de CGI sin dar un respiro a la trama para estacionarse y profundizar en los personajes, como he dicho aquí hay tiempo para todo gracias a la impecable dirección de los Russo, el Capitán ha evolucionado y contrariamente a lo que dice la gente de que el personaje es demasiado perfecto y no tiene demonios, si que se nos muestran en gran medida, vale que no es Iron Man con su recién curado estrés tras la batalla de Nueva York, no tiene un hermano malvado con trastornos de la infancia y desde luego si se enfada no se convierte en un monstruo enorme y verde que lo destroza todo, pero le persigue su pasado y empieza a desconfiar de las cosas, quizá no sea el vengador que más guste pues no tiene el carisma de los demás pero para nada es un personaje plano ni excesivamente perfecto; respecto a su carisma que todos sabemos que no es su punto fuerte, tiene un buen puñado de secundarios que equilibran la balanza pero que muy a favor, El Halcón, Nick Furia y La Viuda Negra son tan carismáticos y están interpretados por tan grandes actores que es un placer cada uno de sus segundos en pantalla, todos forman un equipo perfecto en el que Evans-Rogers es el punto clave, antes de zanjar el tema de los personajes-actores quiero mencionar a dos más que son Robert Redford y el misterioso Soldado de Invierno, el primero no hace falta decir que es un excepcional interprete que no necesita exceso de minutos para deslumbrar y construir un personaje magistral, a lo que voy, el personaje de Alexander Pearce es además de memorable, genial y muy inteligente, uno de esos personajes que incluso cuando no están en pantalla de un modo extraño sí que se les siente, puede que cuando lo veáis lleguéis a comprender lo que digo, por último el Soldado de Invierno, era difícil encontrar un villano a la altura de Craneo Rojo y aunque en esta secuela al Capi no le faltan enemigos, éste villano ha logrado igualar -sino superar- al Craneo Rojo de Hugo Weaving, aunque quedan incógnitas por resolver.

Siempre hay tiempo para la acción, y de la buena, el montaje es excelente pues cada escena está colocada en el sitio correcto para lograr un perfecto entretenimiento y ritmo constante, por supuesto queda hueco para el habitual e hilarante cameo de Stan Lee (uno de los mejores que haya hecho); desde la primera hasta la última escena de acción -que no son pocas- están coreografiadas a la perfección y sin la necesidad de utilizar cantidades ingentes de CGI, no es la acción por la acción sino que cada una de estas escenas ayudan a darle a la historia coherencia, ésto es lo que se llama acción de la vieja escuela, porque los clásicos nunca pasan de moda. Es fascinante como la intriga tampoco decae en ningún momento y se fusiona con el resto de géneros y subtramas, la parte final, la que más acción, más efectos especiales y menos suspense, también es a su modo excelente, da el golpe de gracia a una película de espías superheroicos realmente sorprendente y que quedará para el recuerdo, pero lo realmente grande es que sea la película más arriesgada de Marvel-Avengers, algo totalmente inesperado alejado de todo cliché y que mantiene todo lo bueno de cualquier película de la compañía sumándole factores anteriormente desconocidos y dotándola de una relevancia extraordinaria.

Un placer es el doble de grande cuando es inesperado, he saboreado cada uno de los 128 minutos que nos han entregado los Russo, superando con creces la primera parte, han conseguido evolucionar todo lo que rodea al Capitán América y mejor aún el propio Universo Marvel que habíamos visto hasta ahora en el cine, lo han dotado de vida y de una importancia mayor, y es que Capitán America: El Soldado de Invierno cumple en todos los aspectos y sobresale en algunos que ni siquiera eran de esperar, y lo más importante es que más allá de funcionar como secuela y como puente, es una parte significativa, en ellas ocurren cosas que trascienden la historia del capitán y por esa razón, por los detalles pequeños que no todos alcanzarán a ver y también por los grandes e impresionantes momentos, por todo ello esta es -excluyendo “Los Vengadores”- la mejor película de Marvel-Disney hasta la fecha. Por último debéis recordad dos cosas, primera, antes de salir de la sala ver las dos escenas post-créditos (la primera esencial y desde luego espléndida, la segunda obvia y menos importante) segunda, el Capitán América volverá en…The Avenger: Age of Ultron.

Alejandro Arranz

Escribe un comentario