Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Calles salvajes

Por Jon San José Beitia

Claro caso de cine de serie B que presenta un relato de venganza evidente, presentando un relato plagado de violencia que cuenta con la presencia estelar de una venida a menos Linda Blair.

El argumento de la película peca de sencillo y previsible, siguiendo los esquemas habituales del cine de venganzas, donde desarrolla un enfrentamiento entre unas chicas y una banda de punkis que da como resultado la violación de una de las chicas que no debía haber salido perjudicada. Linda Blair se erige en protagonista absoluta y toma las riendas de un relato de venganza carente de sorpresas, donde se abusa del empleo de desnudos gratuitos para mantener la atención de ciertos sectores del público, pero que no llega a conectar por completo. La intérprete nominada al Oscar por su trabajo en El exorcista intentaba salir adelante con pequeños trabajos donde seguir explotando su imagen, cometiendo el error de no desarrollar más sus dotes interpretativas y cayendo en papeles ridículos y burdos como el que interpreta en esta película. Para los seguidores de la muchacha, mencionar que luce sus pechos al descubierto en una escena, demostrando que ya había crecido un poco desde El exorcista. Lo cierto es que el argumento no da para mucho, los personajes son demasiado simples y el desarrollo de los mismos es insultante. Lo único que mantiene el interés es la comprobación por parte del espectador de que se llevará a cabo una justa venganza final, pero el camino hasta ese instante resulta tedioso y soporífero.

callessalvajes2

Tiene un aspecto visual ochentero, donde gran parte del vestuario se antoja ridículo y bochornoso en ciertos momentos, pero bueno es cine de los 80, es lo que tiene, un producto barato y mediocre que cae en la reiteración de esquemas y que no logra ofrecer nada verdaderamente relevante. Para una tarde de sábado lluviosa y poco más.

Jon San José Beitia

Escribe un comentario