Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Cadena Perpetua, un hermoso final de película

Por Lourdes Lueiro

Frank Darabont nos regala en 1994 su Ópera Prima, y su mayor Obra Maestra, basada en una novela corta de Stephen King, y considerada por muchos uno de los mejores films de los noventa, y por otros tantos (entre los que me incluyo), una de las mejores películas jamás hechas.

Este prodigioso drama carcelario, estuvo nominada a siete Óscars, incluyendo mejor película, e increíblemente, se fue a casa sin ninguna estatuilla; 1994 era un año de grandes películas como Forrest Gump o Pulp Fiction, pero la crítica tuvo que darse cuenta, años más tarde de que Cadena Perpetua era la mejor.

The Shawshank Redeption (título original), es una oda a la amistad, una búsqueda incesante de esperanza, una reiteración de que la vida hay que lucharla, y una intensa persecución de ese final feliz que todos anhelamos.

cadenaperpetua3La amistad es la que une a Andy, un hombre condenado a cadena perpetua por un delito que nunca cometió, con Red, un preso que lleva casi toda su vida en la cárcel sin expectativas de salir, y a la vez es el narrador de la historia; la suya es una amistad profunda, enriquecedora y estimulante, una de las amistades mas bellas contadas en el cine.

La esperanza es la que Andy nos muestra durante todo el metraje, sin descanso, esa que la mayoría de nosotros perderíamos si estuviésemos en su situación, esa que hace que se arrastre hacia la libertad a través de quinientas yardas de residuos malolientes y sin embargo salga completamente limpio, esa que hace que se empeñe profundamente en vivir.

La lucha (incesante), es la que Andy no abandona nunca, la que está representada por un martillo de gemas y un póster de Rita Hayworth, y la que Andy contagia a su amigo Red durante su larga estancia en prisión, una lucha que Red creía olvidada, quizás ignorada, pero que recupera gracias a las convicciones de su amigo.

Y el final feliz es el que hace que se nos quede cara de satisfacción plena, de profundo placer por estar asistiendo a semejante maravilla, ese final es el nos muestra esa secuencia que pone todos los pelos de punta, en la que los dos amigos se encuentran en Zihuatanejo.

Durante 142 minutos el film no pierde intensidad, y es capaz de narrar, sin decaer en ningún instante, dos décadas, donde sus personajes evolucionan y envejecen.

La película posee escenas memorables, como aquella en la que Andy le cuenta a Red de manera subliminal sus planes para escapar de prisión, y para que más tarde éste se reúna con él; o un poco después aquella en la Red sigue todas las indicaciones de su amigo, para conseguir así la ansiada felicidad de ambos que tan injustamente les fue arrebatada, o por supuesto ese instante en el que te das cuenta de algo que ya sabías desde un principio: la inocencia de Andy, que llega por pura casualidad a prisión gracias a Tommy, un joven que desenmascara la verdad y que por desgracia se lleva la peor parte.

cadenaperpetua4

Durante el metraje, Darabont incluye un breve pero emocionante relato, que no es otro, que la historia de Brooks, un anciano que lleva toda su vida en prisión, un lugar donde (aunque parezca imposible), es plenamente feliz, ya que en medio de los presos es alguien importante; al quedar libre ya no concibe la vida, ya que en la calle sólo es uno más, un hombre completamente desubicado, en un mundo que ya no conoce; así termina, suicidándose, y acabando así con una vida que para él ya no existía.

No puedo terminar ovacionar a los dos actores principales, brutales, soberbios, perfectos, Morgan Freeman (del que destaco su profunda y deliciosa voz), y sobretodo, el grandísimo Tim Robbins, un actor que maravilla, que hace igual de bien, de malo que de bueno, que te lo crees, sin más.

Y debo acabar por donde empecé, por ese final, un final que deja una sensación de felicidad extrema, que a mi personalmente no me dejó jamás ninguna otra película, un final que deja claro que la esperanza está por encima de todo, que no debemos dejarla escapar nunca, un final que yo catalogo como el más hermoso de la historia del cine, para mi lo será siempre.

¡Nos vemos en Zihuatanejo!

Escribe un comentario