Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Buenas son thor-tas

Por Víctor Lozano

Segunda parte de las aventuras del dios y guerrero asgardiano Thor tras sus peripecias con los Vengadores, aquí que ha aprendido más humildad y valor humano durante su corta etapa de convivencia con ellos, que ya vimos en la primera parte; y también segunda película de la Fase 2 del Universo Cinematográfico de Marvel. Esta secuela se nota más madura y entretenida visualmente hablando que la predecesora, los personajes los conocemos de sobra desde hace dos años.

Thor (Chris Hemsworth) sigue igual como humilde defensor de los Nueve Reinos pero más carismático y sin la presuntuosidad y arrogancia que abundaba en él antaño. Loki (un magnífico Tom Hiddleston que siempre lo borda) sigue dando mucha guerra por tercera vez y se dibuja cada vez más su faceta de villano; al final hay que reconocer que se le coge cariño a pesar de ser un redundante malo malísimo, pero tendrá que colaborar con su medio hermano para frenar un caos proveniente de una raza alienígena llamada Elfos Oscuros; que no tardó nada en extrañarme esa “ayuda” sin más por parte del medio-hermano renegado. Odín (Anthony Hopkins) tiene más protagonismo y diálogo aquí, y sabe tocar pies con tierra metafóricamente hablando; y Jane Foster (Natalie Portman) vuelve a reunirse con Thor y haciendo sus gajes de científica pero pasa a ser fundamental para esos elfos debido a un “error de cálculo”.

thor2_2

El apartado técnico está muy bien trabajado, por no decir que cuando Kenneth Branagh dirigió la primera entrega parecía una tragedia shakespeariana y ahora que la realiza un tal Alan Taylor (director de Juego de Tronos) parece eso, una mezcla de Star Wars y la susodicha serie, que para mi gusto ha quedado bastante mejor. Aunque sea una película fantástica y de aventuras, no hay que olvidarse de la tradicional dosis de acción que hacen que Thor: el mundo oscuro quede como una secuela efectiva pero que no llega a la altura de Iron Man 3, ya que me pareció mejor, y aún me sigue excitando las escenas post-créditos. El único fallo que veo es que no han hecho mucha mella en el guión porque no se adapta a la perfección en el valor interpretativo del elenco, pero se puede dejar pasar porque tampoco iban a hacer una película muy voluble. Con un ritmo bien endosado y unos oportunos toques humorísticos y sarcásticos por parte de Loki y demás secundarios, la secuela del héroe asgardiano es aceptable para esta segunda ola de adaptaciones de Marvel.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario