Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Blue Valentine, la metamorfosis de un desamor

Por Víctor Lozano

Desde hace mucho tiempo, no era muy aficionado al género del melodrama independiente, estaba demasiado entretenido con el cine comercial. Empecé a ver películas pastelosas de final feliz con la esperanza de que sus historias me toquen la fibra sensible y me hagan llegar a tal punto de ponerme en la situación de esos personajes como haría cualquier espectador con El Diario de Noa, Querido John, o incluso con esta maravilla estrenada en nuestro país con tres años de retraso. Y tengo que confesar que esta fórmula funciona.

Blue Valentine es estupendamente brillante y conmovedora en todos los sentidos. El argumento nos ubica en las vidas de Dean (Ryan Gosling) y Cindy (Michelle Williams), un joven matrimonio en crisis que tienen una vida rutinaria y monótona, que en su tiempo protagonizaron un bonito noviazgo que va decayendo lentamente con el paso del tiempo por culpa de la distancia ocasionada por motivos laborales de ambos, de numerosos problemas que tienen al ocuparse de su pequeña hija y de la solemne incomunicación que se genera. Un día normal deciden fugarse juntos a un hotel cuya habitación llamada “habitación del futuro” la utilizan para reavivar la llama de la pasión que lleva años guardada en el baúl de los recuerdos. Con dos líneas temporales diferentes y a través de flashbacks, en una, nos muestra como se conocen hasta que llegan a tener una relación sentimental que en algunos momentos llega a tener escenas graciosas y otras escenas más serias como la devastadora relación de los padres de Cindy, algo que ha dejado huella en ella. Y en la otra línea temporal, por flashforwards, llegamos al punto de cómo lo que parecía una bonita pareja se desmorona debido a las complicadas circunstancias de la vida y a las inseguridades de cada uno, las numerosas peleas que ocurren entre Dean y Cindy a lo largo del metraje a menudo me produce una sensación que hace que tu seas la víctima de esas discusiones, ya sea en él o en ella.

bluevalentine2

Ryan Gosling y Michelle Williams hacen unas interpretaciones magistrales, aunque yo pienso que él actúa igual o incluso mejor que ella, por lo menos, podían haberle nominado por su papel como hicieron con Williams, que al final se lo llevó. Hasta la música que hay es muy buena, sobre todo, en la escena que Dean canta y Cindy baila. La película cuenta con los tópicos de amor y desamor, algo que ya hemos visto muchas veces en el cine, como por ejemplo, Leonardo DiCaprio y Kate Winslet en Revolutionary Road; pero aquí el desconocido director Derek Cianfrance le ha aportado a su historia una estética muy realista.

Blue Valentine es una película triste y hermosa que nos habla de la curiosa metamorfosis de un desamor.
Recomendable al 100%.

Comentarios

  1. Lourdes Lueiro

    Hace poquito vi esta película, y la verdad es que me gustó y me impresionó a partes iguales, es totalmente realista, y la interpretación de Gosling magistral, para mi muy superior a la de Michelle (que por cierto no se llevó el Óscar, ese año se lo llevó la Portman); para mi es quizás un film demasiado oscuro, triste…no se explicarte, pero si que es totalmente recomendable.

    • Víctor Lozano

      ¡Hola, Lourdes! Me ha encantado tu opinión sobre la película y en verdad lo más valorado son las interpretaciones de Ryan y Michelle. Y sí, tienes muchísima razón; el Oscar se lo llevó Portman, a Michelle solo la nominaron. Me he equivocado por el lío que tenía del año de estreno aquí y en USA (2010), mea culpa.

      ¡Un saludo!

Escribe un comentario