Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Black Mass: Estrictamente criminal

Por Jon San José Beitia

Irregular e inconexo relato basado en la figura de uno de los grandes delincuentes de Boston, Whitey Bulger, un mafioso irlandés que llegó a establecer relaciones y contactos con el FBI para deshacerse de un enemigo común, la mafia italiana, y, de esa forma, dominar el terreno llevando a cabo todo tipo de crímenes con total impunidad.

Se trata de una película basada en hechos reales y eso puede hacer que la presentación y desarrollo de ciertos acontecimientos no llegue a formar un conjunto sólido. Los responsables de la película se centran en determinados y puntuales momentos de la vida mafiosa del personaje, intercalados con las investigaciones llevadas a cabo por la policía para destapar todo el proceso criminal oculto.

Cuenta con una buena ambientación, buen vestuario, una atractiva historia, acompañada por un reparto de primera clase, con un espectacular Johnny Depp a la cabeza, pero lo cierto es que no llega a funcionar por completo, quedando en un ejercicio inconexo.

blackmass2

El director va dando pinceladas para presentar y configurar determinados personajes y situaciones, pero no sabe sacar el máximo partido a las numerosas posibilidades que ofrecía la historia real. Cae en una exhibición de violencia y tensión gratuita, pero no logra dar cohesión a lo que cuenta. Muestra la contundencia y agresividad de su personaje principal, dejando clara su soberanía a base de violencia y amenazas, pero todo queda como un montón de recortes que no llegan a encajar por completo. Una muestra de esto se puede apreciar en el dibujo familiar que ofrece del personaje principal, cuya mujer desaparece de escena a partir de cierto momento y ya no se vuelve a saber de ella.

Posiblemente gran parte del atractivo de esta película reside en la espectacular aportación de Johnny Depp, que construye un personaje para el recuerdo, con una interpretación aplastante. Cada escena de la película en la que aparece gana mucho atractivo. El intérprete vuelve a ponerse el traje de trabajo y se aprovecha de una caracterización particular con la que adquirir el aspecto del personaje real. Resulta especialmente llamativa e incómoda su mirada. El resto del reparto está a la altura y logra dar cierta calidad al conjunto de la película.

Black Mass no ofrece nada verdaderamente novedoso y queda a la sombra de otras grandes producciones de mafiosos, de las que llega a nutrirse en determinados momentos. Queda pues, en un trabajo correcto que no llega a destacar por encima de producciones similares. Deja la sensación final de que podría haber dado para mucho más.

Jon San José Beitia

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario