Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Begin Again: Mira como la música me acompaña por la Quinta Avenida

Por José Manuel Morales

O ver como un cazador de talentos encuentra a una joven promesa que tiene lo que no ve en ninguna otra. Es un film estupendo, no sé como no lo había encontrado antes. Keira Knightley canta como nunca imaginé que podría cantar la chica que grita “Piratas” en la saga del capitán Sparrow (que perdido andas Johnny Depp).

El film no empieza de forma muy rimbombante, pero se hace hueco en tu interés rápidamente. Mark Ruffalo muestra las heridas del fracasado medio que recibe palo tras palo con cara de no sentir nada. Bebe, se emborracha y no deja de gastar dinero en inutilidades. ¡Por Dios Mark! que antes eras bueno (según dicen en la película). ¿Qué demonios te pasó para perder el rumbo de tu vida?

El film se me pasó por delante como si no hubiera existido y ahora alimenta cada tarde de mi vida. Porque su música es delicada, tierna y se desarrolla de un modo normal y lleno de sentimientos suaves que te acarician un alma que quizás, muchos, la tengamos demasiado machacada ya.

Keira Knightley vive una historia de amor con otro músico interpretado por el guaperas de Maroon 5 llamado Adam Levine, y este la deja por el primer polvo neoyorkino que se le cruza, no sin antes sacarle alguna canción y dejándola con ganas de matarlo y de maltratarlo (¡Cómo no! Es mujer… Tendrá que pegarte un poco y tú tendrás que aguantarte).

begin

Ruffalo ve en ella un artista de las buenas y le promete un disco grabado, pero el socio con el que levantó una discográfica no le puede financiar el gasto para el disco. La Knightley, entendible, se queda mirándolo con ganas de que le explique porque demonios le ha prometido eso si no puede ser, y surge la idea de repente entre café y pelea por la ciudad de Nueva York. ¿Por qué no grabar en los rincones más solitarios y hermosos de la ciudad de los rascacielos? Y con la ayuda de un rapero adinerado que fue descubierto por Ruffalo, se lanzan por el viaje de la música intentando dibujar lo que el alma de la Knightley siente.

Hay canciones que son un canto hermosísimo: Desde la tranquila A Step You Can´t Take Back a la genial y motivadora Lost Star que luego canta hacia el final el ex  novio de la prota, pero es que hay canciones que pasan un poco de tapadillo como Coming up Roses o Tell Me If You Wanna Go Home, que mantienen un ritmo muy marchoso a través de una historia donde podemos ver como el personaje de Ruffalo se va arreglando con su hija adolescente interpretado por la actriz Hailee Steinfeld y con su esposa (la actriz Catherine Keener).

Las ganas de ver la película no se te quitan en un buen tiempo y cada personaje si no está muy bien profundizado (los escritores nos gustan los personajes muy reales), sí que te mantienen interesado y muy animado durante el film. Es cierto que no hay pocos momentos en los que te preguntas como puede ser que haya tan buenos amigos que se presten a recogerte en casa o a ayudarte hasta casi la muerte. Uno que no ha dado con muy buena gente últimamente no dejaba de preguntárselo y queda, a uno, un poco irreal. Lo cierto es que si su final es algo desmotivador o poco realizado, no es malo del todo (desechan la oportunidad de que se les publique el disco y prefieren venderlo a precio irrisorio por una web de descargas por internet).

El film es la leche, a mí me ha dejado con una BSO bien buena para mis tardes y las interpretaciones son interesantes. No sólo es recomendable, es necesario su visionado, pero… ¿Qué habría sido del film si hubieran hecho personajes más verosímiles a la realidad? No sería lo mismo, pero… Olvide usted el asunto, la película de John Carney es una delicia amena y de muy buena música y por eso debe usted verla. Deléitese con la fotografía de la ciudad y con la maravillosa música que sale de ella.

Comentarios

  1. Enrique Fernández Lópiz

    Felicitaciones por tu crítica que yo comparto en gran medida, como puedes ver en la que escribí en su momento: http://www.ojocritico.com/criticas/pelicula-agradable-para-una-tarde-de-verano/
    Abrazo
    EFL

Escribe un comentario