Image Image Image Image Image Image Image Image Image

¡ARGOderse!

Por Diego Bordonau

LO MEJOR DEL 2012

Seguramente, Argo pasará a la historia no por ser una obra maestra o algún referente para alguna generación, sino por ser la película que ganó el Óscar sin estar nominado su director, hecho que desde hace 23 años no ocurría, con la también sorpresiva y muy querida por el público en su día Paseando a Miss Daisy.

Unas caprichosas nominaciones dejaron fuera a grandes nombres entre ellos Affleck, cosa que a la larga, esto le benefició, decantándose los gustos de los académicos más por los veteranos y algún novato que por el propio actor. Este hecho hizo que Affleck y su film, en algo insólito, comenzaran a cosechar todos los premios hasta llegar por fin al ansiado y más que esperado Oscar.

La película se confirmo desde su estreno allá por septiembre en el Festival de Toronto como una gran favorita de la que muchos y en especial la critica especializada renegaron, no viéndola como potencialmente ganadora, posiblemente por el hecho de estar dirigida por un actor y por la poca calidad artística que a priori podía tener el film pero también tenemos que tener en cuenta que el Cine no solo es arte, que lo es y mucho, sino que también es espectáculo y entretenimiento y no tienen porque estar reñidas ambas cosas. Así que la película se convirtió más en un resarcimiento para Affleck ante las no tan justas nominaciones, que lo habían dejado fuera y sin posibilidades de triunfo pero ocurrió todo lo contrario, siendo su ascenso imparable y la cinta de la que todo el mundo hablaba llevándose todo tipo de elogios y no teniendo rival alguno ya que fueron cayendo uno a uno: Hooper y su particular y floja interpretación del éxito de Broadway, Bigelow y su controvertida y mas que polémica caza a Bin Laden o el vehiculo de lucimiento de un gran actor en manos del Rey Midas de Hollywood, Spielberg.

El film tiene a su favor que sabe combinar perfectamente el thriller político más clásico de los años 70 con algo de comedia pero sin decaer en ningún momento en intensidad y tensión requeridas, propias de este genero, apoyándose también en unos hechos reales, acaecidos durante 1979 que refuerzan todavía más todos estos aspectos del film, haciéndolo una casi perfecta obra de ingeniería que nos transporta a esa época y nos implica de tal forma que hace del film algo tan creíble que, en algunos momentos, roza el documental, convirtiéndose en el film que a todos agrada y a nadie disgusta.

De ahí que consiguiera casi todos los triunfos, porque al final lo importante en cuestión de premios es conciliar y acercar posturas con la mayoría, tanto al público como a la crítica, cosa que sus rivales más directas no consiguieron y finalmente dividieron votos. Así que guste más o guste menos,  sea pasajero su éxito o no, Affleck consiguió ser el hombre del año y hacer de su película la mejor, aunque no la más buena, de 2012.

argo2

Affleck se consolida pues, gracias a este film, en uno de los actores-directores más interesantes dentro de la industria bajo la estela del gran Clint Eastwood, del que dicen es su sucesor aunque todavía le queda bastante. Su opera prima Adiós Pequeña, Adiós fue toda una sorpresa y ya dejo un buen sabor de boca, sentando los  precedentes de su particular cine, con este potente thriller policial.  Con su segundo film The Town abordó el genero de los atracos y aunque no es tan redondo si consiguió estar en boca de todos señalándola como lo mejor de ese año. Y si nos remontamos a sus inicios como guionista y ganador de otro Oscar junto a su amigo por aquél entonces Damon, entenderemos que sabe donde se mete y es un buen conocedor de la industria y de los gustos del publico, otra cosa es como actor, aunque en la que nos ocupa hace un sólido papel protagonista y es capaz de aguantar casi todo el peso de la cinta él solo, eso sí, apoyado por unos magníficos secundarios como son Arkin, que consiguió la nominación, y Goodman, dándole la replica, poniendo la nota de humor ante tanta tensión.

argo3

En lo musical destacar el espléndido trabajo de Alexander Desplat que injustamente todavía no tiene recompensa a nivel de premios, en lo que es una de las carreras más prolíficas de estos últimos años (La Noche más Oscura, Moonrise Kingdom, De Oxido y Hueso, entre otros) aportando al film una enigmática partitura con toques árabes que ayuda más si cabe a potenciar la intriga y el suspense que se  requiere, obteniendo también la nominación pero perdiendo finalmente por la efectista Vida de Pi. La banda sonora también combina temas de grandes de la música propios de la época como Stones, Zeppeling, Halen o el Sultans of Swins de los míticos Dire Straits.

video1argovideo2argo

Escribe un comentario