Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Aquarius

Por Jon San José Beitia

Aquarius representa uno de los últimos coletazos del cine de terror italiano. El Giallo y los directores más representantivos del género, con Argento a la cabeza, comenzaban el descenso a los infiernos del olvido.

La película es la ópera prima de Michele Soavi, arropado por el propio Argento presenta un relato sencillo con asesino en serie, reuniendo lo mejor y lo peor del Giallo, ofreciendo momentos de suspense y terror, pero sin un ápice de calidad en su conjunto. El tratamiento de la imagen es muy pobre y no logra crear una atmósfera lo suficientemente tenebrosa, como para inquietar al espectador.

En el apartado interpretativo, los miembros del reparto dejan mucho que desear, ofreciendo insulsas e incluso ridículas interpretaciones, haciendo que en algunos momentos la historia de terror, resulte cómica.

Sobre el papel, el punto de partida de la película es interesante, una compañía de teatro, encerrada en el propio teatro, a merced de un psicópata, lamentablemente la forma y los motivos que llevan a esta situación resultan forzados e incomprensibles.

aquarius2

Como ocurre en este tipo de películas, los protagonistas irán cayendo uno a uno a manos del asesino. El comportamiento y las decisiones que toman a lo largo del relato, se alejan de toda lógica y parece que solo desean morir a manos del asesino.

El desarrollo y finalización de algunos de los crímenes realizados por parte del asesino resultan muy pobres y poco convincentes. La película consigue mantener el interés a base de presentar los diferentes asesinatos paulatinamente. El director logra ofrecer pequeños destellos de buen hacer, ofreciendo sustos puntuales, y demuestra que sabe jugar con el suspense en determinados momentos.

A medida que van desapareciendo los integrantes de la compañía, la película centra el interés en las posibilidades de salir con vida la protagonista, ofreciendo un enfrentamiento con el asesino irregular y aparatoso. El director en su afán por ser original, abusa de la capacidad de supervivencia del asesino y da demasiadas vueltas para alcanzar el ansiado y torpe desenlace.

La historia que presenta resulta interesante, pero su desarrollo, conclusión y la baja calidad del conjunto hacen que resulte mediocre y poco recomendable.

Jon San José Beitia

Escribe un comentario