Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Apasionante película sobrela maternidad posesiva, la decadencia y la corrupción

Por Enrique Fernández López

La historia narra el relato de Cornelia (Liminita Gheorghiu), mujer de 60 años de clase alta en Rumanía, una mujer muy absorbente que se siente profundamente infeliz desde que su hijo Barbu de 34 años (Bogdan Dumitrache), decidió ser independiente a toda costa. Se marchado a vivir con su novia a un apartamento, tiene coche propio, y según Cornelia su novia no le merece. Y lo peor es que el joven evita a su cariñosa madre a toda costa. La historia inicia su punto álgido cuando Cornelia se entera de que su Barbu ha tenido un grave accidente con víctimas. El accidente se ha producido por un exceso de velocidad del joven quien por su conducción temeraria ha atropellado y matado a un pobre niño de un pequeño pueblo. Este delito le puede suponer varios años de cárcel. Su madre hará lo imposible para salvar de la cárcel a su vástago y habrá de emplearse a fondo moviendo todos los hilos posibles, lo que incluye pagos poco ortodoxos a testigos o el recurso de influencias corruptas. Todo para exonerar al niño de su responsabilidad-culpabilidad en tan grave hecho. A cambio, está convencida de que Barbu volverá al hogar materno y será el niño dependiente de antes. No parece una tarea imposible, dada lo conmoción por la que Barbu parece pasar. En la película quedará planteada la delgada frontera que separa el amor materno de la mera manipulación.

Esta película es la tercera obra rumana del director Calin Peter Netzer que dirige con pulso firme y tempo pausado y vibrante un auténtico drama psicológico y social, donde se entremezcla la malsana y enfermiza relación de una madre ansiosa y absorbente con su débil hijo, y las cuestiones de tipo moral que plantea la situación generada con el accidente en un país donde las influencias y el dinero pueden resolverlo prácticamente todo. La película se vertebra con un excelente guión del propio Peter Netzer junto a Razvan Radulescu. Se trata de un excelente guión con gran vigor, donde se entremezclan las cuestiones sociales de una Rumanía en estado de corrupción, junto al drama de una familia disfuncional. En una entrevista con Netzer éste comenta así del guión: Razvan y yo empezamos a trabajar en un proyecto totalmente diferente, aunque también tenía que ver con los conflictos familiares. Lo dejamos por otro que hablara de nuestras vidas y de las relaciones que manteníamos con los miembros de nuestras familias. Nos pareció un tema interesante. El guión partió de la relación con mi madre, y acabamos desarrollando una historia de ficción […] La relación entre madre e hijo es casi patológica. Decidimos situarla en la clase media alta porque nos pareció que una relación de este tipo sería mucho menos probable en una clase social inferior. No olvidemos que MADRE E HIJO es un drama psicológico. […] Por mi experiencia, aunque es una opinión personal, en los países del antiguo bloque de la Europa del Este, el sentido de posesión que sienten los padres hacia sus hijos está muy desarrollado. Es un fenómeno más común en Rumanía que en Alemania, donde viví doce años y vi que la educación de los niños es muy diferente.” Es, así, un fascinante y a la vez controvertido retrato social y familiar, de una familia y una sociedad asfixiantes ambas.

La fotografía de Andrei Butica revela la esa situación oscura e incluso yo diría marrón en la se encuadra la historia. Y me parece y asocio, que nada retrata mejor este estado de cosas que esa letra de Luz Casal en su canción Un día marrón en la que dice: Pienso al despertar, que es un día ingrato/ Y voy a llorar, casi todo el rato/ El aire se perfuma de aprensión/ Voy a tener un día marrón/ Día de bruma en mi corazón/ Se presenta mal, hoy el panorama/ Me voy a arropar dentro de mi cama/ Me clava la amargura su aguijón/ Voy a tener un día marrón/ Día de bruma en mi corazón. […] Crece como la espuma mi obsesión/ Voy a tener un día marrón/ Día de bruma en mi corazón.” Y es que la fotografía capta toda esa angustia, el odio, el miedo e incluso la capacidad de su director de generar en cada larga conversación la más tensa secuencia de acción, pero una tensión densa y como decía la letra de Luz “marrón”, pues No es gris ni negro, es sólo marrón”, como lo peor que puede ser un día aciago, una relación funesta, un acontecimiento desasosegante donde hay un pobre niño muerto, pero que parece ser más un sucedáneo que el nódulo del drama. Y qué decir del poderoso colofón de la película donde Cornelia, frente a los padres del niño fallecido en el accidente, se lamenta amargamente por su hijo muerto, o sea, simbólicamente la muerte de sus expectativas maternales.

madreehijo2

En esta cinta la cámara es muy importante, una cámara nerviosa que a veces se sitúa en planos donde incluso desaparecen los rostros de los protagonistas, pero que siempre busca comunicar estados mentales, emociones, conflictos violentos, ataques de desesperación, vehemencia. Y entonces parece que uno está viendo un documental, una especie de trozo de vida muy realista. Y es que la película es lo más parecido a un profundo análisis psicológico de los personajes para que el espectador pueda entender; e incluso pueda llegar a sentir compasión por esta maltrecha familia y por el encuadre viscoso en el que habitan. Es decir, el escalofriante relato de una mujer incapaz de concebir las relaciones humanas si no es como una lucha de poder permanente. Es, pues, una película dramática notable de principio a fin y con una excelente puesta en escena.

Además hay que tener en cuenta que Cornelia es una mujer en conflicto territorial –como dicen los etólogos- permanente con su nuera; y en pie de guerra con ella por el dominio afectivo de su hijo. A todo esto, su esposo y padre del joven es un hombre pusilánime y timorato que sabe moverse por entornos hostiles con la suficiencia del dinero y comprando, en una sociedad corrupta, cualquier arreglo o favor inconfesable.

Esto que refiero tiene su componente social e histórica para mejor entender la trama. Pensemos que Rumanía fue un país durante décadas gobernado por la férrea dictadura comunista de Nicolae Ceaușescu y esposa, apoyados por la temible Securitate o policía del estado. Y si recordamos, la brutalidad de este país ya fue puesta de manifiesto por el asesinado en directo allá por Diciembre de 1989 en TV, del dictador y su señora ametrallados delante de las cámaras. Entonces, el tránsito de esa dictadura brutal a una supuesta democracia no es tarea históricamente fácil. Y en la película podemos ver que Rumanía aún colea por los cenagales de la corrupción y el poder omnímodo, ahora de los nuevos ricos que sobornan o compran a las personas; ejemplo de ello es el tenso diálogo con el conductor testigo del accidente en un centro comercial, con esposa e hija burguesas al fondo, al cual se le está ofreciendo dinero para que calle o modifique su declaración.

En la película se nos vuelca como una excreción la angustia de lo que en su momento fue denominado desde la Psicología y la Teoría de la Comunicación por la Escuela de Palo Alto en California, en los escritos de Gregory Bateson, como el Doble vínculo, esto es, cómo hay tipos de comunicación contradictorios que generan un escenario imposible, una relación paradójica entre dos personas, donde una de ellas se encuentra “atada” a la otra por dos peticiones (o comunicaciones) contradictorias, de tal modo que cualquier respuesta resulta “errónea”, sin ganadores o soluciones satisfactorias. Esto, que es una manera de análisis de Cornelia con su hijo, se complementa con las ideas de la conocida psicoanalista Frida Fromm Reichman, que acuñó la expresión madre esquizofrenógena” para describir una madre equivalente a la protagonista del film, una madre agresiva, dominante, rechazante e insegura, lo cual según la autora acentúa la el impacto de la relación madre-hijo en el desarrollo de trastornos psíquicos como la psicosis. Y de hecho, el hijo de esta historia es claramente incompetente para tomar las riendas de su vida. Y Cornelia es una madre que incapacita la individuación del hijo, envolviéndolo en una tupida red de relaciones patológicas. Esto ocurre en la peli que además de ser una cinta social, es sobre todo psicológica, con un hijo que aparenta eso que se denomina “indefensión aprendida”, inhibición máxima, obsesividad por que las cosas estén limpias, problemas sexuales, incapacidad para la paternidad y veinte asuntos más que no relataré para no ser extenso con esto.

Y de las interpretaciones qué decir. La protagonista Liminita Gheorghiu (Cornelia) es una actriz de excelencia, una rara avis por su capacidad de sintonía con la cámara y sus potenciales dramáticos que fluyen de su rostro con absoluta credibilidad; y en este film está admirable en este difícil papel al que incluso confiere toques de humanismo. Y es ella la que prácticamente se echa a sus espaldas el film. Pero le acompañan magistralmente Bogdan Dumitrache en el papel de Barbu, su hijo, quien también borda el papel de sumiso y amedrentado hijo. Y además tenemos un muy buen coro actoral de Florin Zamfirescu (Aurelian Fagarasanu), Natasa Raab (Olga Cerchez), Ilinca Goia (Carmen) y Vlad Ivanov (Dinu Laurentiu).

Esta película ha ganado en 2013 el Oso de Oro a la mejor película en el Festival de Berlín; y en los Premios del Cine Europeo: Nominada a mejor actriz (Luminita Gheorghiu). Además, ha conseguido 8 Premios Gopo, máximos galardones otorgados por la Academia de Cine rumano, donde se destacan los premios a la mejor película, mejor guión, actriz y actor de reparto. Y parece mentira que teniendo en el antiguo continente estas joyas en cuanto a calidad de realización, guión, calidad actoral y etc., distribuyamos tan mal las cintas que cualquier banalidad norteamericana nos gana en su capacidad para divulgar sus mediocres y manidas películas, quedando este cine relegado a salas muy concretas, por muy poco tiempo de duración y sin apenas posibilidad de verlas salvo que te encuentres en una ciudad importante y vayas dentro de los tres o cuatro días que dura su proyección en un recóndito cine (lo bueno, eso sí, de la mayoría estos cines, es que no hay inundación de palomitas o Coca-Colas).

En resumen se trata de una obra maestra, un denso drama que incorpora el retrato de una madre posesiva, así como un conflicto moral extremo, con un tenso suspense jurídico y la mordaz descripción de la decadencia de las élites sociales en general, y en Rumanía en particular.

Escribe un comentario