Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Annabelle

Por Jon San José Beitia

Annabelle es un Spin off de la película de terror dirigida por James Wan, Expediente Warren, presentando de forma independiente la historia de la muñeca que aparecía al comienzo de Expediente Warren y que tanto atrajo al público.

La creación y desarrollo de esta producción, dedicada a explicar el origen de la historia que estaba detrás de la muñeca hace que la película parta de un interés creado inicialmente en Expediente Warren, un factor que, sin duda, hace que el relato goce de un interés potenciado. Es un producto que ya despertó el interés del espectador y aficionado al terror en su corta e intensa aparición, haciendo que su historia resulte muy interesante.

La película gozaba con el interés inicial del espectador, pero los responsables de la misma no han sabido explotar ni desarrollar, al máximo, todas las posibilidades que ofrecía la misteriosa muñeca, ofreciendo un producto ajustado a los cánones habituales del cine de terror actual, pero sin un argumento lo suficientemente sólido para mantener las expectativas. Los responsables intentan dar cuerpo a la historia que rodea a la misteriosa muñeca, pero lo hacen de una forma torpe e insulsa, ofreciendo un producto cuyo interés inicial se va diluyendo, salvándose puntualmente en algunas secuencias de terror en las que emplean los trucos y efectos de sonido empleados en Expediente Warren, como si James Wan se hubiera pasado por el plató para dar algunas indicaciones, pero el resto de la película es paja. El desarrollo de la historia no se sustenta por ningún punto y todo el interés se vuelca en las escenas de terror puntuales.

annabelle2

Las interpretaciones de los actores dejan mucho que desear, haciendo que la película tenga el toque habitual de los telefilms de sobremesa, haciendo que el espectador no llegue a creerse en ningún momento el relato ni los personajes. Transmite más credibilidad la muñeca sin pronunciarse que el resto leyendo líneas de dialogo.

La película emplea y explota instantes de terror vistos con anterioridad en otras producciones de terror, perdiendo el factor sorpresa y la originalidad, haciendo que se siga el relato con relativa indiferencia. Lo único que logra despertar al espectador son algunos sustos potenciados por los efectos de sonido y la banda sonora, lo demás se hace previsible.

Una creación que surge de una idea interesante y atractiva, pero que no llega a estar a la altura de la tensión ofrecida en los primeros minutos de Expediente Warren, dejando en evidencia que se nota la mano de su director y creador James Wan, que supo sacar el máximo partido a una muñeca en cuestión de minutos. En esta película, de mayor duración, lo único que se aprecia es la sensación de parsimonia y aburrimiento, carente de verdadera tensión. Una notable decepción.

Jon San José Beitia

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario