Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Amor pasional y película mediocre

Por Enrique Fernández Lópiz

Ulises (Jordi Mollà) llega a una pequeña localidad valenciana para trabajar como profesor de literatura y conoce a Martina, una bella mujer (Leonor Watling), que trabaja junto a sus padres en la pensión donde él se hospeda. Ambos jóvenes acaban casándose y tienen un hijo. Pero poco después, Ulises, una madrugada sale a pescar atunes en su pequeña barca, desaparece y es dado por muerto. Al cabo de poco tiempo Martina vuelve a casarse con Alberto Sierra (Eduard Fernández), un rico constructor local. Cuando ella se siente instalada en esa vida de lujo, Ulises reaparece porque no ha podido olvidarla. Martina decide darle una segunda oportunidad y lo aloja en lo alto de un elevado edificio sin terminar que su marido está construyendo, para que nadie descubra que está vivo. Los encuentros entre la pareja son cada vez más encendidos. Pero como suele ocurrir en los triángulos amorosos, el destino depara apenas un estrecho hueco para la felicidad. A partir de aquí se producirá un dramático desenlace.

Son de mar es una película tipo drama romántico llevada con profesionalidad de la mano del conocido director Bigas Luna, con un flojo guión de Rafael Azcona sobre la novela homónima de Manuel Vicent (¿cómo se puede devaluar de manera tan inexplicable Rafael Azcona?). Ya se sabe que Bigas es un director dado al erotismo, y en la película se prodigan escenas en este sentido entre Ulises y Martina. Pero la pasión de Ulises y Martina se quedan en un encadenamiento de escenas estéticamente preciosistas, que no alcanzan la esencia que pretendían las páginas del escritor valenciano Vicent. Sin embargo Watting se esmera en el papel de Martina y logra una real sensualidad en la obra con una interpretación sobresaliente, que hace olvidar a Ulises-Mollá que está bastante mal en general en su interpretación.

son-de-mar-2

En la película intervienen otros intérpretes como Eduard Fernández (bastante bien), Sergio Caballero, Neus Angulo, Pep Cortés, Juan Muñoz, Ricky Colomer, Pablo Rivero y Carla Collado que cumplen con oficio sus roles. Así mismo, el film cuenta con una buena música de Piano Magic y fotografía meritoria de José Luis Alcaine. La película fue rodada en la hermosa población valenciana de Denia.

Lo que cuenta el film es lo archisabido: el amor que queda en mera pasión y no trasciende a un sentimiento más profundo y comprometido, acaba mal. Así mismo habla de la infidelidad y de la imposibilidad de recuperar el pasado. Y además, hay un exceso de sexo descontextualizado.

Una película que no pasará a los anales del cine. De hecho, yo que la había visto en el cine ya y la volví a ver en TV, la tenía casi borrada de mi mente… puede que sea yo… pero no creo. Los malos productos cinematográficos provocan resistencias en el subconsciente y se olvidan a modo de defensa o higiene psíquica.

 Disparate pretencioso y vacío.

Tráiler: https://www.youtube.com/watch?v=3wCvjN6xtw0.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario